Información Gral
Viernes 02 de Septiembre de 2016

Mejora el joven atacado por rugbiers

John Little, un jugador de futsal de 26 años, que había sido duramente golpeado por un grupo de rugbiers del club Olivos, fue trasladado de terapia intensiva a una sala común del hospital Italiano porteño, donde sigue evolucionando favorablemente.

John Little, un jugador de futsal de 26 años, que había sido duramente golpeado por un grupo de rugbiers del club Olivos, fue trasladado de terapia intensiva a una sala común del hospital Italiano porteño, donde sigue evolucionando favorablemente.

Los agresores, unos siete, le provocaron fractura de cráneo y un edema cerebral.

El Olivos Rugby Club, donde juegan los rugbiers que agredieron a un joven a la salida de un boliche en San Isidro el sábado, repudió el ataque y se solidarizó con la víctima y su familia.

" Trabajemos internamente para que esto no vuelva a suceder.", afirmaron integrantes de la comisión interna del club.

Little contó a través de las redes sociales cómo fue lo ocurrido a la salida de la disco House.

"No queríamos pelear, de hecho, sólo nos pegaron ellos. Eran rugbiers, cuando salían nos empujaron, les preguntamos por qué y nos vinieron a pegar", relató el joven agredido a sus amigos del club.

Nahuel Fernández, amigo de la víctima y testigo del hecho, dijo que "uno de los rugbiers apareció por atrás y le pegó una piña de costado a John. El no llegó a advertir lo que estaba por pasarle".

Asimismo, dijo que en ese momento cuando John se cayó al piso empezó a llorar. "El golpe fue tremendo", remarcó el chico, que declaró e identificó a los atacantes.

Sebastián Bertalot, otro de los jóvenes que estuvo esa madrugada en House, afirmó que la agresión la empezaron y la terminaron los rugbiers.

"Nosotros les repetíamos que no queríamos problemas. A ellos no les importaba nada". "Primero, arrancaron con cachetazos en la nuca a John y a otro de los jóvenes que se llama Julián. En un patio delantero que tiene el boliche, vimos a un patovica y le pedimos ayuda para que los parara. Pero no nos hizo caso y nos dijo que saliéramos. Ellos, que eran entre 6 y 7, continuaron con los insultos. Y uno de ellos, le pegó una trompada en la boca a Julián", agregó.

Dijo que intentaron a correr hacia el auto, pero dos de ellos fueron alcanzados por los agresores. John fue el más golpeado ya que sufrió fractura de cráneo y un edema cerebral.

Comentarios