Edición Impresa
Martes 29 de Enero de 2013

Mejor que posar es realizar

Aparecer en la foto entremezclado con los deportistas es una tendencia común de ciertos funcionarios preocupados por su imagen más que por privilegiar a los verdaderos protagonistas de ese instante.

Aparecer en la foto entremezclado con los deportistas es una tendencia común de ciertos funcionarios preocupados por su imagen más que por privilegiar a los verdaderos protagonistas de ese instante. Es una postal habitual en todo encuentro deportivo de cierta relevancia. Los gobernantes de turno se acomodan en primer plano, con movimientos zigzagueantes para encontrar la posición ideal. Ponen la mejor cara y sonríen, siempre sonríen, ante la buena predisposición de los atletas, que se bancan a los entrometidos de ese momento que en realidad no les pertenece.

Encima, los organizadores de cualquiera de esos encuentros deportivos se preocupan porque aparezcan, y no los tape nadie, no a vaya a ser cosa que se ofendan y después les quiten toda clase de respaldo. Pero el hecho de apoyar una competencia, aportando dinero o la logística, no les da derecho a aparecer en un sitio reservado para quienes son los animadores principales de toda competición. Estos  funcionarios proclives a las cámaras piensan que poner el rostro les da mayor credibilidad, pero es difícil que las apariencias engañen.

En el mundillo deportivo se sabe quiénes son los que trabajan y quienes los que hacen la plancha. Y por fuera del ámbito deportivo, tampoco se ganan mayores adeptos ni se convence a nadie por aparecer siempre en la foto. Mejor que posar es realizar.

Comentarios