El Mundo
Sábado 03 de Septiembre de 2016

Medio millón de menores, en manos de traficantes

Alrededor de medio millón de refugiados y migrantes menores de edad, desesperados por llegar a una Europa cerrada, "se arriesgaron a ser explotados por traficantes de personas", en tanto que la crisis inmigratoria "se convierte en un gran negocio para los contrabandistas", reveló ayer Unicef. La información se basa en las cifras publicadas esta semana por Eurostat —la oficina de estadísticas de la Unión Europea (UE)— que revelan que, desde enero de 2015 a la fecha, se hicieron "más de 580.000 pedidos de asilo en Europa por parte de niños".

Alrededor de medio millón de refugiados y migrantes menores de edad, desesperados por llegar a una Europa cerrada, "se arriesgaron a ser explotados por traficantes de personas", en tanto que la crisis inmigratoria "se convierte en un gran negocio para los contrabandistas", reveló ayer Unicef. La información se basa en las cifras publicadas esta semana por Eurostat —la oficina de estadísticas de la Unión Europea (UE)— que revelan que, desde enero de 2015 a la fecha, se hicieron "más de 580.000 pedidos de asilo en Europa por parte de niños".

También se tomaron datos de un informe de Europol e Interpol que sugieren que más del 90 por ciento de los traslados de inmigrantes y refugiados que ingresan a la UE "son facilitados por contrabandistas que trabajan para redes criminales" y se estima que "al menos medio millón de niños utilizaron a estos contrabandistas en algún punto de sus trayectos". Los niños que viajan sin acompañantes "suman casi 100.000 de ese total y están expuestos a usar los servicios de contrabandistas", dijo Unicef.

El tráfico y la trata de personas es un lucrativo negocio que mueve entre 5.000 y 6.000 millones de dólares anuales y, como el número de personas que realizan estos viajes decayó, Europol dijo que los criminales "triplicaron sus tarifas, hasta 3.000 euros por una sola etapa de su viaje". Muchos de estos niños terminan debiendo dinero a sus traficantes, y liquidar sus deudas aumenta el riesgo de "explotación por contrabando", denunció Unicef, que recopiló testimonios de mucho chicos solos que llegaron a Francia y a Italia y que contaron que fueron "forzados a intercambiar servicios sexuales y cometer delitos". Para Unicef, aunque la ola de refugiados bajó por el cierre de fronteras, políticas migratorias más duras y el pacto entre la UE y Turquía de devolución de indocumentados, los criminales lograron adaptar "las ya muy establecidas rutas ilegales de armas y medicamentos para llevar a refugiados".

En junio, Unicef reveló en un informe que nueve de cada 10 menores de edad refugiados que llegaron en lo que va del año a Italia cruzando el mar Mediterráneo están solos, una cifra que se duplicó con respecto a 2015 y que apareja situaciones de abusos, esclavitud y explotación para esta vulnerable población mundial. En el informe "Peligro en cada paso del camino", afirmó que esta situación de desamparo "aumenta el riesgo de que sean víctimas de abusos, explotación y asesinato". En los primeros cinco meses de 2016, un total de 7.009 pequeños cruzaron solos desde algún punto en el norte de Africa hasta Italia, a través del Mediterráneo. Trabajadores sociales denunciaron que tanto niños como niñas "son sexualmente abusados y forzados a prostituirse en Libia y que muchas chicas llegan embarazadas a Italia producto de violaciones" mientras aguardaban a cruzar el Mediterráneo.

Comentarios