Información Gral
Domingo 05 de Junio de 2016

Médicos correntinos celebraron la medida

Mencionó que él es terapista intensivo y que cuando se presentan negativas de familiares en casos similares "resistimos y también nos frustramos ante los amparos legales que nos impiden actuar".

El coordinador del Cucaicor (Centro Único Coordinador de Ablaciones e Implantes de Corrientes), Angel Piacenza, celebró el fallo y dijo que "fue priorizado el derecho a la vida y la salud, que es lo fundamental". Mencionó que él es terapista intensivo y que cuando se presentan negativas de familiares en casos similares "resistimos y también nos frustramos ante los amparos legales que nos impiden actuar".

"La salud y la vida de una persona deben estar por encima de una creencia religiosa", aseguró el profesional y agregó que "el bien superior debe oponerse a cualquier fundamentalismo religioso que pretenda impedir la curación de una persona".

Consideró además que la convicción religiosa "es respetable, siempre y cuando no implique la pérdida de la vida, sobre todo de una menor que manifiesta su deseo de curarse y tratarse".

El director del Hospital Escuela San Martín, Alfredo Revidatti, calificó de "valioso" el fallo de la jueza Esquivel Iglesia y señaló que "puede sentar jurisprudencia para otros casos similares que se presenten". El médico recordó el caso de una mujer que tras un accidente automovilístico falleció porque no pudo ser operada, ante la negativa de familiares e inclusive un escrito con la firma de la paciente, en el que se oponía a las transfusiones de sangre por ser Testigo de Jehová.

"La transfusión es un acto menor que le puede salvar la vida a una persona", afirmó Revidatti.

Por su parte, Susana Chercasky, también del Cucaicor, dijo que el fallo "prioriza la vida" y tiene que ver con la convención internacional de derechos humanos "que contempla los derechos de niños, niñas y adolescentes y que consideran como prioridad el derecho a la vida y a la salud".

Destacó además que la jueza de Menores, "no sólo tuvo en cuenta el derecho a la vida y la salud de la adolescente, sino también su derecho a la información y a decidir libremente".

"Ella manifestó su deseo de ser cuidada y protegida", dijo a Télam en referencia a la paciente y remarcó sobre el fallo que "es un muy buen precedente, porque los chico son personas conscientes que deben ser consultados y escuchados".

Chercasky afirmó que con la autorización que posibilita el trasplante "le están dando a esta adolescente la posibilidad de salvarse. Se priorizó el bien mayor".

Finalmente, destacó que la jueza contemplara también todas las condiciones necesarias para el tratamiento y post trasplante "como las condiciones de habitabilidad que son fundamentales para una persona trasplantada".

Comentarios