Edición Impresa
Sábado 02 de Noviembre de 2013

Medallas de oro, plata y bronce en ciencias y física para estudiantes del Poli

Lucas Díaz, de 14 años, quedó seleccionado para competir en el certamen mundial de Ciencias Junior

Tiene 14 años y en poco más de un mes estará en Pune, la India, compitiendo con chicos de todo el mundo en la instancia internacional de Ciencias Junior. Es Lucas Díaz, estudiante del Politécnico, que alcanzó una medalla de plata en la Olimpíada Americana, realizada en Mendoza. Su compañera, María Clara Cortizo, de 15 años, fue distinguida con medalla de bronce. No es todo: otro grupo de estudiantes que tienen entre 16 y 18 años, también del Poli, se volvieron de la Olimpíada Nacional de Física, que organiza la Universidad Nacional de Córdoba, con medallas de oro y plata. ¿El secreto? "Está en estudiar, ser constantes y disfrutar de lo que hacés", coinciden.

La charla con los chicos se hace apenas termina el horario escolar, en el departamento de física del Instituto Politécnico, una de las escuelas secundarias que depende de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Están María Clara Cortizo y Lucas Díaz. En octubre pasado fueron premiados en las Olimpíadas Americanas de Ciencias Junior, realizadas en la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza). Se trata de un certamen experimental y teórico de física, química y biología. "Es diferente a las demás olimpíadas, no sólo había chicos de otras provincias, sino de otros países, como Brasil, Chile, Bolivia, México. Los brasileños se ganaron todo y la Argentina quedó ubicada segunda", resume María Clara.

De los chicos premiados, seis fueron seleccionados para integrar el equipo nacional que viajará a la India, representando al país, Lucas Díaz de Rosario es uno de ellos (ver aparte).

Campeones de física. También en octubre se realizó la Olimpíada Nacional de Física, que organiza la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (Famaf) de la Universidad Nacional de Córdoba. Nicolás Curtis Messa y Lucas Báez Miranda, alumnos de 5º año, lograron la medalla de oro. Hay que saber que las distinciones se otorgan de acuerdo a los puntajes obtenidos, así puede haber uno o más jóvenes que compartan el mismo premio.

Hablan de la participación en las olimpíadas más como un tiempo de disfrute que de nervios propios de un riguroso examen.

Nicolás ya planea para el año que viene seguir ingeniería mecánica y Lucas ingeniería electrónica. Los dos habían pasado por estos certámenes, pero no con los mismos logros.

"Tenía muchas dudas de cómo me iría, pero cuando hice la prueba estaba más confiado", confiesa Nicolás, para quien lo mejor del certamen "fue estar una semana en Córdoba, sin escuela, haciendo lo que me gusta, que es la física". Los dos resaltan que el encuentro con otros estudiantes de todo el país hizo al certamen más interesante, y más rica la experiencia. "Hay oportunidades para hacerse de amigos, pasarla bien, conocer otras realidades", aprecian.

"La primera vez que participé de esta olimpíada no pasé la instancia local, quedé entre los últimos. A muchos les pasa que eso los desanima y no siguen. Yo insistí, no hay que tener miedo a participar. Sólo hay que estudiar y ser constantes", reflexiona Lucas Báez que este año se volvió con el oro.

También del Politécnico llegaron a la competencia nacional de física Gianni Weinand (16 años), Sara Destri (17), Franco Biglione (17) y Eduardo Martínez (18). Todos ganaron la medalla de plata.

Gianni estaba entre los más chicos de este certamen para estudiantes secundarios, que no diferencia en niveles por las edades, todos son parte de la misma competencia. Es quien describe que comprendió dos pruebas: una teórica y otra experimental, en días distintos para cada una.

"La verdad es que la pasamos muy bien, fue una competencia, pero también resultaron unas lindas vacaciones", expresa Franco Biglione sobre la semana que duró el certamen, quien ya tiene decidido estudiar biotecnología el año que viene.

Sara asiente lo que dice Franco: "De verdad la pasamos bien, y está bueno eso de compartir, conocer gente nueva". La estudiante de 5º año afirma que le da "más pena dejar las olimpíadas de física que el secundario". Tanto que para no perder el placer por lo que hace ya se anotó para estudiar la licenciatura en física el año próximo.

Al Balseiro. Eduardo Martínez es otro de los alumnos distinguidos. Duda entre psicología y licenciatura en física y matemática como carreras. Las dudas aparecieron hace poco, cuando regresó de una beca que ganó para aprender durante dos semanas en el Instituto Balseiro de Bariloche. "Para esa beca tuve que escribir una monografía sobre los dilemas éticos en la ciencia", precisa Eduardo sobre cómo llegó al Balseiro.

Juan Farina es el profesor que coordina el departamento de física en el Poli, entrena a los estudiantes acompañado por ex olímpicos y se encarga cada año de pasar por los salones tratando de que más alumnos se entusiasmen con estos certámenes. "En las olimpíadas estoy con ellos, y si requieren revisar algún tema lo tratamos. Aunque la idea es que cuando lleguen a este momento puedan disfrutarlo", cuenta sobre su participación.

No es la primera vez que Farina insiste en un pedido y deseo público: que más escuelas, alumnos y profesores puedan ser parte de estas experiencias educativas. Sabe, y lo reclama cada vez que puede, que son necesarias más horas, que estas disciplinas tengan su lugar propio en los planes de estudio y acompañamiento de las carteras educativas provinciales para los profesores.

Comentarios