Huracán Matthew
Sábado 08 de Octubre de 2016

Matthew pegó de refilón y la costa de La Florida se salvó del desastre

El huracán dejó ciudades inundadas en la zona atlántica de EEUU. Pero su paso por Haití resultó devastador: 842 muertos.

Florida esquivó ayer un golpe catastrófico del huracán Matthew en su zona más poblada pero el meteoro amenazaba igual a algunas de las ciudades más históricas y pintorescas del sur con devastadoras inundaciones y vientos a lo largo de la costa: St. Augustine (Florida), Savannah (Georgia) y Charleston (South Carolina).

"Hay casas que nunca volverán a ser las mismas o ni siquiera estarán en su lugar. Es una situación devastadora grave", lamentó la alcaldesa de St. Augustine, Nancy Shaver, mientras las aguas inundaban las calles con fuertes corrientes. La ciudad, de 14.000 habitantes y 451 años de existencia, fue fundada por los españoles.

Matthew al final golpeó de refilón la costa atlántica y se mantuvo lo suficientemente lejos para no causar daños más graves en ciudades como Miami, Fort Lauderdale y West Palm Beach.

A medida que perdía fuerza, el ciclón fue rebajado a categoría 2 por el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos.

Millones de estadounidenses fueron evacuados en la costa de tres estados del sudeste de EEUU temiendo lo peor. En la jornada se produjeron dos muertes: una mujer de 58 años y un anciano de 82, ambos del condado St. Lucie.

En Haití, en cambio, el paso del huracán desde el martes dejó 478 fallecidos contados hasta ayer.

"Parece que esquivamos una bala", dijo el representante demócrata Patrick Murphy, cuyo distrito incluye el condado Martin, justo al norte de West Palm Beach.

Varias ciudades del noreste de Florida, incluyendo Jacksonville, aún estaban en riesgo, junto con comunidades costeras más al norte. Las autoridades advirtieron no solo que el huracán podría fácilmente virar hacia tierra, sino que también podría provocar inundaciones fatales al arrastrar consigo agua del mar.

En el área de Jacksonville, cerca de 500.000 personas recibieron órdenes para evacuar, además de casi otro medio millón de habitantes en las costas de Georgia.

"Si tienen la esperanza de que va a pasar lo suficientemente lejos de la costa y que ya no representa un problema, ese es un error muy, muy grave, que les podría costar la vida", dijo el director del Centro Nacional de Huracanes, Rick Knabb.

St. Augustine, que es el asentamiento europeo de ocupación permanente más antiguo del país e incluye una fortaleza española del siglo XVII y muchas viviendas históricas que fueron convertidas en posadas, quedó empapado por la lluvia y el elevado oleaje, que de acuerdo a las autoridades alcanzó los 2,4 metros de altura.

El centro histórico de Charleston, que a menudo está repleto de turistas que hacen el viaje para observar las perfectamente bien conservadas viviendas del periodo antebellum, estuvo inquietantemente tranquilo luego de que muchos comercios tapiaran sus ventanas y apilaran costales de arena en el exterior. La ciudad anunció un toque de queda que se extiende hasta las seis de hoy.

Las ondas externas del meteoro comenzaron a arremeter contra Savannah, una ciudad fundada en 1733 y que cuenta con un distrito histórico de mansiones de arquitectura del renacimiento griego y muchas casas de los siglos XVIII y XIX.

Se prevé que Matthew traiga consigo vientos de entre 80 y 96 kilómetros por hora (50 a 60 mph) que podrían romper algunas ramas de los característicos robles de la ciudad y provocar daños en viviendas históricas. La lluvia, que podría ser de entre 20 y 35 centímetros (8 a 14 pulgadas) podría inundar algunas calles.

Haití. Al menos 842 personas murieron y otras 350 mil aguardan para recibir asistencia inmediata tras el paso del huracán en Haití que arrasó con viviendas e infraestructuras y en donde los organismos internacionales se preparan para enfrentar una emergencia humanitaria.

Entidades de ayuda internacional advirtieron sobre la necesidad de desplegar servicios y recursos de asistencia médica y humanitaria en las zonas más afectadas, y el contingente de Cascos Azules argentinos que opera un hospital reubicable en Puerto Príncipe ya envío un destacamento a la zona de conocida como Los Cayos.

La última cifra era de 842 muertos, pero las autoridades locales temen miles de víctimas porque algunas de las zonas más afectadas por la tempestad son todavía inaccesibles para los equipos de rescate.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró que prevé un "aumento importante en los casos de cólera en Haití".

El organismo atribuyó estas previsiones a "las inundaciones y el impacto de la tormenta en la infraestructura de agua y saneamiento" de Haití, y advirtió de que todavía se está evaluando la situación en ese país tras el paso del ciclón.

La autoridades haitianas estimaron que la mayoría de las víctimas mortales corresponden al suroeste del país, lo que lo convierte en el peor desastre natural en el país desde el terremoto de 2010, que dejó unos 300.000 fallecidos.

La OPS aseguró que unas 350.000 personas necesitan asistencia y advirtió que las cifras de víctimas y damnificados pueden aumentar a medida que lleguen las evaluaciones de daños.Muchas carreteras han sido cortadas y la mayoría de las personas han perdido sus hogares.

Comentarios