Edición Impresa
Martes 17 de Septiembre de 2013

Masacre en plena Washington: 13 muertos dentro de una base naval

El ex marino era agente civil de la fuerza naval. Pudo entrar con su identificación, armado con un potente fusil AR-15. El autor de la matanza fue abatido. Era un veterano de la marina que fue echado en 2011, pero contratado de nuevo este año.  

Un tirador mató a 12 personas antes de ser abatido por la policía en una base de la marina estadounidense en el corazón de Washington, a 8 kilómetros de la Casa Blanca y a pocas cuadras del Congreso. Inicialmente se creyó que el agresor, un ex miembro de la marina de 34 años que fue dado de baja por mala conducta, estaba acompañado por otros dos atacantes, pero con el correr de las horas se impuso la hipótesis del tirador solitario. El presidente Barack Obama habló a la nación y decretó cuatro días de luto nacional por el sangriento episodio, que repite casi como un calco anteriores masacres en EEUU.

Se trata del peor episodio de este tipo en una instalación militar desde el asesinato de 13 militares en la base de Fort Hood en Texas en 2009, a manos de un oficial médico que se había convertido al islamismo.

Identificado. El FBI identificó al agresor como Aaron Alexis, de 34 años originario de Fort Worth, Texas. La marina confirmó que Alexis había servido en esa fuerza entre 2007 y 2011. Fue dado de baja por mala conducta, pero fue nuevamente tomado como "contratista civil" este año. De hecho, ingresó a la base con su identificación oficial. Alexis usó un fusil civil AR-15, modelo directamente derivado del que utilizan los soldados de EEUU. El arma fue comprada por Alexis de manera legal.

El tiroteo comenzó a las 8,20 en un edificio dentro del enorme complejo llamado Washington Navy Yard, una sede histórica de la marina estadounidense que es sede del comando de sistemas navales. El ex marino ingresó al llamado Edificio 197 del complejo militar, donde trabajan unas 3.000 personas, y comenzó a disparar. Las motivaciones del ataque son desconocidas. El alcalde de Washington, Vincent Gray, dijo que "no hay razones" para pensar que pueda tratarse de una "acción terrorista".

La jefa de policía de Washington, Cathy Lanier, había dicho que buscaban intensamente a otros dos hombres. Sin embargo, después la policía informó que uno de esos dos hombres había sido identificado y liberado de cualquier sospecha. Luego la investigación quedó en manos del FBI. Durante horas se buscó a un presunto cómplice, un hombre negro de alrededor de 40 años que vestía uniforme verde oliva. Por la noche, la policía seguía oficialmente la búsqueda de un cómplice, pero ya la consideraba una hipótesis poco probable, quedando así como el escenario más factible el del tirador solitario.

El grave episodio obligó al cierre del Senado, así como del aeropuerto internacional de la capital estadounidense. El presidente Barack Obama condenó lo que llamó un "acto cobarde" y lamentó que el país tenga que enfrentarse a "otro tiroteo". "Nos encontramos otra vez ante un tiroteo generalizado", lamentó Obama, quien intenta introducir limitaciones a la venta de las armas de tipo militar como la utilizada ayer por Alexis. El personal de la marina, dijo el mandatario, "conoce el peligro de ser desplazado al extranjero, pero hoy se han enfrentado a una violencia inimaginable, que no esperaban encontrar aquí".

Testimonio. Poco después del inicio del tiroteo, todos los puntos de acceso al complejo fueron bloqueados por la policía. Era posible ver soldados con armas pesadas montando guardia en puntos estratégicos. Una empleada del complejo, Patricia Ward, relató que había acabado de pagar un desayuno en la cafetería del edificio central cuando se inició el tiroteo. "Estaba esperando que un amigo pagara su cuenta cuando escuché disparos. Fueron tres disparos seguidos, pop, pop, pop. Unos segundos después fueron otros tres disparos", relató. Ward contó que "un guardia nos gritó que corriéramos, que escapáramos lo más rápidamente posible". La mujer añadió que los empleados no pasan por un detector de metales cuando ingresan al edificio.

El complejo alberga, entre otras instalaciones, la residencia del jefe del estado mayor de la marina, almirante Jonathan Breenert. El "Navy Yard" es el más antiguo complejo edilicio de la marina estadounidense. Sirve como base administrativa de esa fuerza en la capital del país y es sede de la jefatura de operaciones navales. Cuenta con 17 "bloques" o manzanas de muy diverso tamaño, y un puerto sobre la ribera norte del río Potomac, que atraviesa la capital estadounidense. Su frente, que da a una avenida, está cerrado por una alta pared de ladrillos.

Antecedentes. Al parecer, Aaron Alexis habría actuado en reacción a su despido de la marina en 2011. Había sido condecorado, era un converso reciente al budismo y, según su padre, había ayudado a rescatar sobrevivientes del atentado contra las Torres Gemelas en 2001. La policía de la ciudad de Seattle lo detuvo en 2004 por disparar con una pistola automática a los neumáticos de un auto en plena calle. Pese a este grave antecedente ingresó en la marina en 2007, e incluso fue condecorado con las medallas "Global War on Terrorism Service" y "National Defense Service". Pero en 2011 fue dado de baja por "mala conducta". Antes de ser separado de la fuerza, Alexis había sido arrestado en 2010 por disparar dentro de su casa y herir a una vecina. El alegó que se le disparó el arma reglamentaria mientras la limpiaba. Pese a estos abundantes antecedentes de violencia con armas de fuego, la marina lo contrató de nuevo este año, como agente civil. También pudo comprar sin problemas y en forma totalmente legal un fusil AR-15 con el que perpetró la matanza. Es la misma arma con la que un joven asesinó en diciembre de 2012 a 18 niños y 9 adultos en la localidad de Newton, Connecticut.

Petardos

En medio de la tensión por el tiroteo que dejó 13 muertos, un desconocido arrojó petardos frente a la Casa Blanca, lo que causó pánico. Varios periodistas informaron en Twitter que se habían producido disparos cerca de la Casa Blanca, lo que resultó una falsa alarma. El sujeto que lanzó los petardos fue fácilmente detenido por la policía.

Comentarios