mas
Domingo 16 de Abril de 2017

"Una piel bien hidratada, y no por ello grasosa, es la base de toda belleza"

La esteticista de Dior Argentina, Araceli Tapia, estuvo en Rosario ofreciendo los mejores consejos para tener un cutis firme, luminoso y saludable, a cualquier edad.

¿A qué se dedica una esteticista?

— Es la persona que se encarga de llevar adelante tratamientos de belleza que hacen sentir mejor a cada persona. Es quien hace el diagnóstico del tipo de piel de una mujer —o un hombre— y asesora sobre los mejores productos y la mejor rutina para cuidar esa piel. Puede decirse que la esteticista es una experta que va a resolver todas las dudas respecto de la piel de una persona: cómo cuidarla, cómo mejorarla. Pero siempre hablando de una piel sana.

¿Qué diferencia hay con lo que hace un dermatólogo?

— El dermatólogo es un médico que va a atender el órgano de la piel. Es quien está capacitado para detectar, entender y tratar las enfermedades de la piel. Es quien puede medicar y recetar lociones tópicas medicamentosas. Las esteticistas trabajamos ya sobre una piel que está sana. Nosotras no tratamos patologías, pero al estar tan en contacto con las clientas y clientes de la marca conocemos sus pieles y muchas veces advertimos que puede haber un problema. De esa manera, sugerimos de inmediato la consulta con un médico dermatólogo. Vale destacar que —sobre todo en los últimos años— comenzamos a trabajar más en equipo, o al menos a estar mucho más cerca de los médicos. Hay profesionales que sugieren nuestras líneas cosméticas para ciertas pieles. Eso es cada vez más habitual. Y por supuesto, las esteticistas recomendamos el chequeo anual con el dermatólogo.

¿Qué nivel de conciencia hay en las argentinas sobre la importancia de una piel sana?

—La nueva generación, los llamados millennials (que crecieron con el nuevo siglo) son los que la tienen más clara. Hombres y mujeres de 32 años para abajo. Ya tienen incorporado otro registro sobre la importancia de cuidarse del sol. Y es notable la diferencia que marcan con aquellas mujeres y hombres de 50/60 años que fueron muy tomadores de sol y a los que les cuesta más despegarse de esa costumbre. Sin embargo, noto últimamente un mayor grado de conciencia en todas las generaciones. Las personas mayores no sabía antes el daño que les producían los rayos ultravioletas a su piel, no había ni campañas ni siquiera opciones en protectores solares. Pero ahora que conocen qué sucede, se cuidan.

¿Entonces, no se usa más tomar sol?

— Bueno, lo primero que hay que mencionar es que la fuente de luz solar es vital ¡y que la necesitamos! Es fuente de energía y se la requiere para muchos procesos del organismo, entre ellos la absorción de vitamina D. Pero si nos referimos a tomar mucho sol —en el sentido de quedar colorados o quemados y súper bronceados— eso no va más. Y mucho menos la cama solar. ¡Es lo peor! No sólo por los efectos directos sino porque está disponible todo el año y eso es malísimo porque se tiende al exceso. Hoy, gracias a los productos cosméticos, las cremas, los protectores solares podemos vivir nuestra vida al aire libre sin sufrir los efectos dañinos de los rayos solares. A esos productos, que deben ser los indicados para cada tipo de piel, tenés que usarlos hasta cuando salís a caminar por la calle. No sólo en la playa y en verano...

¿Qué hay de nuevo en el mercado para el cuidado de la piel?

— La tendencia es una nueva gama de tratamientos muy especiales. En el caso de Dior, luego de 10 años lanzó productos que no sólo proponen una hidratación profunda para todas las edades sino que hacen hincapié en la salud de la piel, en el cambio de hábitos. La propuesta es ir hacia un cuidado constante y efectivo, pero teniendo en cuenta que las mujeres hoy no tienen tanto tiempo. ¿La idea? ¡Una piel ultrasana y ultranatural! Lo que se busca es pisar fuerte en el aspecto científico. Dior está apuntando a eso como nunca. Es un cambio de época en relación a la mirada de las marcas sobre el cuidado de la piel y la salud de la piel.

La hidratación cutánea es muy importante, pero ¿no se corre el riesgo de que una piel muy hidratada se vuelva oleosa?

— Es interesante la pregunta porque suele haber confusión allí. La piel engrasada tiene exceso de sebo, exceso de grasitud, no de agua. Muchas veces al querer regular ese exceso de grasa las personas se limitan con la hidratación, y es un gran error porque las zonas que de por sí son libres de ese sebo —al no otorgarles el agua suficiente— se deshidratan mucho más. El equilibrio de una piel perfecta es tener correctos niveles de hidratación y de sebo. Si se logra, el resultado es una piel lubricada, armoniosa y luminosa. Una piel bien hidratada es la base de toda belleza.

¿Eso depende del tipo de piel o se consigue con las cremas adecuadas?

— Si, se puede lograr con tratamientos específicos cosméticos y con la ingesta de bebidas, de líquidos. ¡No menos de dos litros de agua al día! Más allá de todo lo que incorporamos a través de las verduras, las frutas, las carnes. Esta nueva línea tiene activos que estimulan, gracias a la malva, los flujos de agua en nuestro interior. En las pieles oleosas también se utiliza con excelentes resultados. Se puede mejorar mucho la piel grasa con esta gama que tiene un conjunto de limpiadores que se adaptan a cada piel. Hay también unas máscaras que se pueden aplicar las tres juntas o las tres en distintos momentos. Estamos presentando una gama de sueros y cremas que dan mucho confort, que tienen un efecto suavizante y trabajan además la flora bacteriana cutánea, algo novedoso en tratamientos de este tipo. El resultado es una piel más luminosa, más hidratada. El otro punto es que las líneas cosméticas sean completamente ecológicas en su producción y hasta en su embalaje.

¿Cuál es la tendencia para este otoño- invierno?

— Una vez que tenemos la piel cuidada entonces nos ocupamos de los colores y de otros productos. Sin dudas este año los labios son protagonistas totales. El rosa es tendencia total. ¡Y rojo! El efecto laca en los labios se usa mucho. Creo que las argentinas se están animando a colores impactantes como por ejemplo el lila, violeta, borravino. Antes había paletas de Dior enormes en otros lugares del mundo y la de Argentina era más conservadora. Creo que se viene un cambio. Nos estamos animando, y eso es bueno. Vamos que se vienen tardes de otoño con unos hermosos labios fucsias, ¿por qué no?

Comentarios