mas
Domingo 29 de Enero de 2017

Por una medicina más humana

Una obra recientemente publicada del reconocido médico local Carlos Alberto Yelin hace hincapié en la recuperación de los vínculos personales para recuperar una práctica cada vez más sumida en la hiperespecialización y la tecnocracia

Una obra recientemente publicada del reconocido médico local Carlos Alberto Yelin hace hincapié en la recuperación de los vínculos personales para recuperar una práctica cada vez más sumida en la hiperespecialización y la tecnocracia

El autor de esta obra, médico con dilatada trayectoria de atención en consultorio y práctica de docencia en grado y posgrado en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), se propone al escribir realizar divulgación médica, enfocada al público en general y a profesionales de la salud.

Comienza el libro tratando de desentrañar las razones por la que los médicos clínicos eligen ese perfil de actividad médica, teniendo en cuenta la amplitud, complejidad y competencias, y enfatizando las desventajas que deben sobrellevar al desempeñarla. Aprovecha para revalorizar la ubicación de ese tipo de función médica, en la era en que existe una tendencia definida en la búsqueda del "superespecialista" en cada tema. Define esta preocupante situación con una frase del gran pensador francés Edgar Morin, quien solía insistir: "No se puede conocer la parte sin comprender el todo, y no se puede entender el todo sin saber la parte"

Luego el texto, con la apoyatura de experiencias personales con pacientes, recorre los aciertos y los defectos en los que caen los médicos y los propios pacientes, cuando se informan con datos de particular repercusión mediática e inexistente apoyatura científica.

Yelin, desde su experiencia y con notable llaneza, propone técnicas simples para mejorar el vínculo con el paciente, como agregar humor en la práctica médica, transformar el interrogatorio en una charla amable o aceptar sin críticas conceptos erróneos, que los pacientes suelen tener incorporados en la idea de la salud, para modificarlos con argumentos sencillos y sustentables.

La obra está escrita en un estilo ameno y simple, y accesible para cualquier lector no especializado, a pesar de la aparente solidez fundada en conceptos probados por estudios que parecen inobjetables.

Por intermedio de este ameno texto podemos informarnos, ganar en conocimientos y romper con esquemas anacrónicos, que perjudican el vínculo y la relación médico-paciente, que debe ser sagrada.

En el prólogo, el doctor Daniel Flichtentrei, editor del sitio Intramed, de enorme impacto en el área médica, asegura: "Este libro es un testimonio vivo de un modo de ser médico. Una forma de ejercer una profesión milenaria que hoy se encuentra amenazada por la banalidad de la acumulación frenética de datos, de la tecnología aplicada por sí misma y de la idolatría pagana por los falsos ídolos de la novedad, la imagen y la cifra. Leer el libro de Yelin nos llena de motivos para afirmar que la triste distopía de una medicina del futuro donde un paciente se enfrenta a una computadora y consulta al Dr. Google como a un oráculo está definitivamente muerta antes de nacer. Las páginas que siguen lo harán feliz, porque la felicidad es siempre el producto del encuentro con personas que nos hacen mejores a nosotros mismos. Encontrará en este camino de palabras las poderosas razones para abrazar una profesión que justifica una vida o para dejarse abrazar por ella cuando nuestras propias existencias se sienten amenazadas. Es un libro feliz y necesario. ¿Qué más le podríamos pedir?".

La obra de Yelín merece ser leída por todos y cada uno de nosotros.

¿Por qué somos clínicos los clínicos?, de Carlos Alberto Yelin. Laborde Editor.

Comentarios