mas
Domingo 16 de Abril de 2017

Pilchas con compromiso

Coraje para crear. La joven mujer que lidera un gran equipo.

El tatuaje podría decirlo todo. "Gracias Nü" se lee en el brazo flaco, flaquísimo, de Guillermina. No es el único que luce. La piel de la diseñadora tiene infinitas estampas, como si buscara mimetizarse con Guillermina Nü.

La marca que ella creó, y que sostiene, le resulta gratificante en numerosos aspectos de su vida. La joven tiene 33 años y —mientras ceba mates— confiesa primero que una entrevista puede llegar a ponerla un poco nerviosa. Luego, que nunca imaginó estar en ese lugar: del otro lado de un mostrador, en su propio local, mentora de una marca y referente del diseño indumentario independiente de Rosario.

"Siempre me gustó la moda, tanto como el diseño y el arte en general. Pero nunca me había imaginado trabajando de esto", cuenta.

Guillermina Panza nació en Piamonte, a 153 kilómetros de Rosario. Vivió en el pequeño pueblo hasta terminar la secundaria. Como muchos que habitan Rosario ahora, se mudó para estudiar. En su caso: diseño equipacional. Y nunca se fue.

Una mala pasada económica la llevó a buscar distintas formas de sobrevivir. Fue la moda la que la sacó adelante.

Dice que siempre le había gustado hacerse su propia ropa. "Porque no encontraba lo que me gustaba o porque no me alcanzaba la plata para comprarme lo que sí me gustaba", aclara. Hace siete años ese gusto se transformó en una salida laboral. "Arranqué con básicos y unas estampas: cruces, calaveras, el diamante. Todas cosas que después se masivisaron un poco. Bueno, así fue... Así arranqué", rememora, tímida —aunque cada vez menos— frente al termo y el grabador.

La joven emprendedora se define de múltiples maneras. Es una mina exigente —asegura— y por eso, aunque haya sido para sobrevivir, siempre quiso que su marca esté bien hecha. "No sólo hacer dibujos lindos, sino que el jean te quede bien y la básica te dure todo lo que quieras", explica.

También se señala como una mujer ansiosa. El rubro le queda perfecto: cada seis meses tiene que presentar una nueva colección. Guillermina Panza siempre está haciendo, pensando, diseñando; cebando mates en pleno otoño y con la cabeza puesta en la línea del próximo verano.

Pero además, y sobre todo, se define como un ser político. Y eso lo plasma en su marca. "Yo tengo mi espacio. Como el músico tiene su canción, yo tengo mi prenda". La moda, de esta forma, se resignifica, y vestir a la mujer lejos está de ser una frivolidad.

Ella aspira a vestir "divinas" a las que van a los recitales —"por eso en esta marca no existe el taco"— y a las que andan en bici. También desea que en esas ganas de usar un top, un short cortito, una remera básica o un camperón se pueda decir algo. "Me pongo esta remera para decirte todo esto. Y eso es lo que pensamos cada temporada".

Guillermina Nü es una marca independiente que tiene como sello característico el desarrollo de estampas en cada colección. Cada temporada apuesta a distintas temáticas, a nuevos recursos para decir algo. Y para eso, ella y su equipo buscan qué quieren expresar, lo estudian, lo analizan. La colección que se viene, por ejemplo, se llama Sur y nació con todos los sentidos puestos en las Islas Malvinas. Este otoño/invierno en Nü hay tops camuflados, estampas de borcegos, una camperón que grita "Libertad, Libertad".

"Somos una marca nacionalista. La bandera argentina está todo el tiempo en nuestras prendas. Eso, por ejemplo, surgió pensando en cuántas cosas de Estados Unidos traen otras marcas. La pregunta es: ¿qué admiramos de ellos...su nacionalismo? Entonces nosotros vamos a poner nuestra bandera. Y vamos a hacer parches, estampas y moda con nuestra Patria. Queremos que la chica que llega a estas prendas sepa qué cosas son de nuestro interés", explica Guillermina.

Las otras temporadas de Nü fueron variadas: Fantasía, Garage, Ninja. La que más destaca su mentora es Linda, la temporada de las estampas de chicas marchando, chicas con carteles, chicas tomando una birra. "Linda" es la línea que Guillermina más festeja, más menciona. Una campaña comprometida con la coyuntura nacional que tuvo mucho éxito. "Me avisaron hace poco que nos van a editar, por Linda, en un libro de patterns de China", dice feliz.

Aún sabiendo que se va a escribir sobre ella y lo que genera, habla poco de su persona, y mucho de un "nosotros". Sabe que de alguna forma es la jefa, pero también que sola su marca no es posible.

Al cierre de la entrevista, ruega que todos y todas estén incluidos en la nota. En total, son unas quince personas las que la ayudan con Guillermina Nü. Con los brazos sobre el mostrador, enumera: molderista, diseñadora gráfica, bordadora, tejedora. Se detiene porque no quiere arriesgar que alguien se quede afuera. "Lo más difícil de este trabajo es estar a cargo", se sincera, ya con el termo vacío y menos timidez sobre la mesa.

guillermina.jpg

Comentarios