Perfiles | Stella Batallés
Domingo 07 de Mayo de 2017

La reina de la imagen

Imponente. Así es Stella Batallés, médica especialista en diagnóstico por imágenes y medicina nuclear. La única mujer en Rosario que ostenta las dos especializaciones.

Experta en tecnología de última generación aplicada a la salud, no pasa desapercibida. No sólo por dedicarse profesionalmente a un área muy especial sino porque, hay que decirlo, es dueña de una mezcla explosiva de belleza y sensualidad que funciona como un imán para las miradas.

Altísima, el cabello impecable, siempre arreglada al borde de la perfección, así es Batallés, una mujer que pisa fuerte, tanto en su carrera como médica como en otra de sus pasiones: la moda. Porque aunque dedica muchísimas horas de su día a la investigación, al estudio y a sus pacientes (dirige los servicios de Medicina Nuclear de Diagnóstico Médico Oroño, y de Diagnóstico por Imágenes de ICR) se las ingenia para participar como modelo en el programa Look (que se emite los domingos por la tarde por Canal 3), hacer sesiones de fotos, participar en desfiles, y estar informada sobre las últimas tendencias ya que tiene su propio blog "fashion" (www.debotasdelamoda.com).

"Hice la primaria en Nuestra Sra. De Pompeya, y la secundaria en San Miguel Arcángel. En ambas instituciones hice amigas entrañables, algunas de los que me acompañan hasta hoy... A la medicina la elegí desde muy chica, desde antes de terminar la primaria. Me apasionaba leer libros del cuerpo humano que me compraba mi mamá Paula en la inolvidable tienda La Favorita, donde ella trabajaba. Cuando terminé el secundario ni siquiera se me ocurrió averiguar por otras carreras. Ya lo tenía decidido: iba a ser médica".

Confiesa que la coquetería también estuvo presente en su vida desde que se acuerda. "Siempre me apasionó la moda y siempre soñé con las pasarelas. Ocurrió que al estudiar medicina tuve que dedicarle muchas horas y no me quedaba tiempo libre...". Tiene un estilo muy definido: elige la ropa que marca las caderas y la cintura, y escotes importantes. Y los lleva con total naturalidad. Se banca llamar la atención, como si a cada paso intentara derribar prejuicios, demoler estereotipos. Porque sucede que todavía hay que dejar en claro que se puede ser modelo y ser inteligente.

"Sigue siendo un mundo machista, pero afortunadamente en Medicina las mujeres hemos ganado mucho terreno", dice. De cualquier manera, como tantas otras mujeres, ha tenido que superar momentos poco agradables. "Recuerdo una anécdota: cuando fui a rendir el examen final de una materia de 4º año, el profesor cuestionó mi apariencia física diciendo que estaba demasiado bien vestida para ir a rendir. ¡ Sugirió si era una estrategia mía para "seducirlo"! Así que tuve que demostrar que había estudiado mucho y que no se trataba de un recurso para aprobar. La verdad es que me sentí muy incómoda".

También admite que cuando comenzó a ejercer funciones de gestión en el ámbito sanitario, el hecho de ser mujer y ser joven "no eran vistos como buenas herramientas para plantarse frente a colegas mayores que debían recibir indicaciones mías". En ese sentido agradece su seguridad y destaca el respaldo que recibió de Roberto Villavicencio (director de Grupo Oroño, y su maestro).

Batallés hace un paréntesis para hablar sobre la necesidad de prestar atención a la violencia machista en todos sus matices. "La prevención es clave. La educación es el instrumento principal de esa prevención. Educar en el respeto y la igualdad de género a chicos y chicas junto a políticas de Estado firmes harán que este drama de hoy pueda desaparecer", enfatiza.

"Los pacientes me preguntan con timidez si soy la que sale en la tele desafiando"

Referente entre sus colegas por la especialidad que eligió (preside la Asociación Rosarina de Diagnóstico por Imágenes y Terapia Radiante) también disfruta como asesora de vestuario y estilos. "Mis compañeros y compañeras me apoyan y alientan en relación a mi trabajo en el mundo de la moda, y hasta me piden consejos acerca de cómo vestirse o qué regalar a sus parejas".

Menciona que con los pacientes ocurre algo curioso: algunos tímidamente preguntan si es la que sale en la tele los domingos, y otros directamente la alientan y comentan a sus familiares cuando la ven «¡Mirá, esa que desfila es mi doctora!», según le cuentan.

Si bien tiene una imagen impactante y un discurso fuerte a Batallés se la intuye sensible y tierna. "No busco cosas espectaculares. Simplemente seguir siendo feliz junto a José Luis, mi amor; tener a mi madre Paula por muchos años más; continuar siendo, como médica, un instrumento para mejorar la vida de las personas y sostener también mi faceta artística en el mundo de la moda", comenta.

Rodeada de afectos, haciendo lo que le gusta, defendiendo sus deseos, así se ve Batallés —la modelo, la doctora, la apasionada por las imágenes— en unos años. Y escuchándola, parece que lo va a lograr.

Comentarios