Policiales
Martes 28 de Junio de 2016

Más testimonios contra un miembro de Los Monos

La viuda de Sergio Pared apuntó contra el acusado de matarlo, Leandro Vinardi, aunque no lo vio tirar. La mujer deslizó haber sido amenazada.

Ramona Acosta es la viuda de Sergio Pared, a quien mataron de un tiro el 14 de febrero de 2013 en la puerta del almacén familiar de Doctor Riva al 2700. Ayer fue la principal testigo del juicio que por el crimen se sigue contra Leandro Vinardi, miembro de la banda de Los Monos. Cuando fue invitada a hablar Ramona repitió lo que había dicho en anteriores declaraciones. "Estaba acostada, siento un disparo, salgo y veo a Sergio arrodillado en la vereda. Mi hija Brenda salió atrás mío. «Fue el Pollo Vinardi quien me disparó», dijo mi marido. Lo levantamos, lo sentamos en un sillón y corrimos a buscar ayuda. Pasó un patrullero y lo llevó al hospital. Un poco más tarde falleció".

La mujer de 49 años, presa en Ezeiza en una causa por drogas, declaró lo que dijo siempre. También quedó claro que no fue testigo presencial del crimen sino que le dijeron quién fue el tirador. Al retirarse, Ramona dejó en claro el perdurable conflicto que distancia a las partes enfrentadas en el juicio. "Lo único que quiero es que esta persona no me moleste más. Que me diga por qué mató a alguien que nunca le hizo daño. Lo hago responsable por cualquier cosa que nos pase a mí o a mi familia", dijo. Vinardi contestó de manera audible sin alzar la voz: "Yo no lo maté".

Controversia. Esta tarde se pronunciarán los alegatos finales del juicio contra Vinardi. El fiscal Guillermo Corbella se apuntala en que todos los que llegaron en la agonía de Pared lo oyeron decir que lo había atacado El Pollo. El defensor Fausto Yrure se sostiene en que ninguno de los que declararon en el juicio oral vio al ejecutor. La mayor controversia sobre quien sí dijo tres veces haber visto a Vinardi es que luego se retractó. En el medio hubo una llamada con la voz de Ariel "Guille" Cantero, líder de Los Monos, que dice estar dispuesto a pagar 200 mil pesos para convencer al testigo de que Vinardi no fue. Los vaivenes de este testigo fueron leídos en la audiencia por una razón de fuerza mayor: no se lo pudo encontrar para que explicara en la sala de audiencias los porqué de sus cambios.

Al menos por declaraciones y denuncias la intimidación para presionar a testigos es moneda corriente en este caso. Ayer Ramona contó que le acribillaron varias veces la casa. En uno de los hechos fueron heridas sus hijas Brenda y Sabrina —esta última recibió cuatro balazos— y una chica llamada Adriana que debió ser operada a raíz del ataque atribuido a Mauro Joel M., que según Ramona es soldado del Pollo. El fiscal le hizo remarcar a la viuda que por esas balaceras ella había pedido custodia en su casa. En tanto, Yrure se aplicó a destacar contradicciones en los dichos de la viuda.

Lo más interesante pareció el testimonio del ausente. El fiscal hizo que se leyeran tres declaraciones de Brian José O., de 19 años y ayudante del negocio de Pared. Este declaró en sede policial el día del hecho que vio a quien disparó y lo describió: robusto, morocho, 1,80 metro, y dijo conocerlo de boliches como Yamper, Inizio, La Tienda y El Cuervo. Afirmó que Pared, ensangrentado, gritaba: "Fue el Pollo". Un mes después declaró lo mismo en el juzgado de Instrucción Nº 10. "El que manejaba dijo «hijo de puta» y disparó. Se fue por Lagos hacia el sur. El que tiró fue el que conducía", dijo. Por último, el 22 de agosto de 2014 se hizo un reconocimiento en el cual Brian O. señaló a Vinardi en una rueda.

Finalmente se leyó que el pasado 17 de noviembre Brian O. fue a una fiscalía y dijo que Romina Acosta lo golpeó y extorsionó para declarar en contra de Vinardi. "La familia Pared quiere que le salga de testigo pero no lo quiero hacer porque no vi nada y Vinardi es inocente", dijo.

Entre las acusaciones contra Vinardi y la retractación hay una escucha del 27 de agosto de 2014 cuyo audio se difundió en la audiencia. Allí la voz atribuida a Guille Cantero dice saber que el reconocimiento contra Vinardi ya se hizo (había sido cinco días antes). Y que no tendría problemas en pagar al entorno de la víctima para cambiar su declaración. "La gente esa (los familiares de la víctima) se contradice mal. Que vi, que no vi. Igual escuché que ellos querían una monedita para decir todo lo contrario. Y yo les dije que no tenía problemas. Antes de hacer cosas peores yo dije que por la plata no había problemas".

Comentarios