Edición Impresa
Sábado 01 de Junio de 2013

Más propuestas

Otras escuelas de Rosario también compartieron sus experiencias sobre cómo abordar el tema.La Secundaria Nº 2.060 Complejo Belgrano desarrolla desde 2009 un proyecto educativo integral con la colaboración de la Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología (Aress). "Nos dimos cuenta que en la cátedra de biología se enseñaba sexualidad y en la materia de tutoría su aspecto psicológico, pero no se trataba el tema de manera integral. Por eso incorporamos un taller para los alumnos de primer año, dentro del horario escolarn", manifiesta el director de la institución, Daniel Rovitti. Además, especifica que para concretar este encuentro, los padres deben expresar su conformidad. Aunque hay que saber que para enseñar educación sexual en las aulas ya no hay que pedir autorización a las familias, dado que es una norma vigente para todo el país.

A partir de las inquietudes que los estudiantes depositan de manera anónima en una urna, la escuela selecciona los temas a tratar durante el encuentro. "Los adolescentes consultan frecuentemente sobre las enfermedades de transmisión sexual, la violencia, los noviazgos y el uso del preservativo. El taller fomenta la autoestima de los adolescentes y la sexualidad concebida como fuente de satisfacción, respeto y bienestar. Los chicos se interesan por este espacio porque los representa sobre todo cuando no traen una experiencia previa del nivel primario", continúa el directivo. En una segunda etapa, la institución tiene previsto incorporar nuevos talleres y habilitar un espacio para los padres.

Otra iniciativa. Para tratar esta educación la Escuela Secundaria Orientada Nº 551 Sonia Beatriz González de barrio La Tablada desarrolla un proyecto institucional que involucra a distintas materias como el seminario de ciencias sociales, el laboratorio de ciencias naturales, historia y lengua. "Con la intención de abordar diferentes temáticas sobre todo en 1, 2º y 3º año, a fin de inculcarles la cultura del cuidado y los valores, las profesoras se capacitan continuamente sobre el tema y tratamos de que no falte material", manifiesta su directora interina Mónica Dimónaco, con respecto a un contenido que varía según la edad.

"Primero hablamos sobre los cambios del cuerpo que transitan los adolescentes. De esta manera los chicos comienzan a soltarse un poco más y a expresar sus sentimientos e inquietudes, con la idea de que luego se involucren en las distintas actividades propuestas por la institución. Trabajamos constantemente el tema de la prevención, y los chicos son conscientes de sus limitaciones y los problemas del barrio", dice Dimónaco. El año pasado, los chicos de 5º año pintaron un mural en el centro de salud Pasteur y los de 2º año diseñaron un folleto sobre relaciones sexuales, embarazo y enfermedades.

Comentarios