Edición Impresa
Sábado 27 de Julio de 2013

Más palabras sobre la participación

El debate por la participación y la necesidad de ser escuchados atraviesa la charla con el grupo de alumnos. En ese intercambio, David Solé y Violeta Depaoli defienden los centros de estudiantes. "Es muy importante que los estudiantes se movilicen por sus propios derechos", opina David y se explaya sobre esta idea, unida a la posibilidad de votar con 16 años: "Es importante porque la política es una herramienta para cambiar la sociedad y el voto a los 16 años da esa oportunidad. Está bueno que los jóvenes se interesen, que se organicen ".

Juan Manuel Ortiz celebra la opinión de David y analiza que "no todos los chicos viven la política de la misma manera": "Tuvimos el proyecto de tener el centro en nuestra escuela (es privada), hicimos las elecciones, pero no sirvió de nada porque la escuela siguió bajando su reglamento".

Y aprovecha para reclamar que cuando se habla del voto joven "algunos saltan y dicen que «están haciendo política» en la escuela, cuando lo que se pide es que nos muestren la realidad". "Me parece que tenemos que sacarnos un poco la careta", propone.

Sofía Tuamá, Marianela Herrera y Lucas González se suman y cuentan: "Intentamos hacerlo, somos muchos los que estamos de acuerdo con un centro, pero no nos dejaron".

El proyecto de ley para que todas las escuelas (secundarias y terciarias) públicas y privadas de la provincia tengan sus propios centros de estudiantes, sin intervención de directivos y funcionarios tiene media sanción en Diputados, y está en agenda para que la debata el Senado provincial. Mientras tanto, estos espacios funcionan según la voluntad de los directivos.

Habilitados a conversar sobre el voto a los 16, los estudiantes se despachan sobre otros temas que les interesan y cuestionan. Lucas G. pide que también los adultos se informen más sobre el tema, lo dice por quienes comparan esta ampliación de derechos con la posibilidad de encerrar a quienes delinquen. "Muchos dicen que si a los 16 pueden votar, también deberían ir presos. Pero esa gente o no se expresa bien o no está informada, porque un chico menor con 16 años va al instituto y con 18 a la cárcel".

Interés. Es también Lucas G. quien reclama que "los candidatos que asuman se preocupen más por los jóvenes". "Que nos tengan en cuenta en todo, que nos escuchen", añade Sofía T. Lucas Zalatel y Franco Demaríe también piden "que se escuche más a los jóvenes, que tengan en cuenta que son el futuro".

Marianela reclama que "cumplan con lo que prometen", y David analiza que los candidatos deberían poner el acento en la educación: "Tenemos todavía una educación sarmientina, eso explica que a los 16 años alguien se sienta inseguro de votar".

Violeta quiere "que se dé educación sexual en las escuelas, porque no todas cumplen" con la ley. Lo mismo expresan Sofía Gironacci y Alicia Aquino, que afirman "que no se aplica". "Habría que preocuparse por la educación en general. Hay chicos que no acceden a la primaria porque tienen que ir a trabajar y el nivel de educación es muy bajo", advierte Carla Leiva.

Una escuela que capacite para seguir estudiando una carrera terciaria, para ir a la facultad. Eso pide Sofía T. convencida que esta es una deuda que tiene aún el secundario.

Comentarios