Edición Impresa
Sábado 14 de Diciembre de 2013

Más formación docente y horas de clases, entre las prioridades educativas

Distintos expertos y funcionarios analizaron cuáles son las urgencias en educación. Hablaron de mejorar los aprendizajes y cambios para el secundario

La formación docente, la jornada escolar extendida, la reformulación del secundario, la atención de la primera infancia y de los sectores menos favorecidos, además de la incorporación de las nuevas tecnologías más un mejor financiamiento figuran entre las prioridades educativas para los próximos cinco años. El acuerdo sobre estos puntos lo dieron —con distintos matices y miradas— especialistas, ministros y ex ministros ción reunidos en el encuentro "La hora educativa", organizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) el 4 de diciembre pasado, en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. Actividad de la que también formó parte la ministra santafesina, Claudia Balagué y que anticipó que está en proyecto en Santa Fe la "libreta digital" (ver aparte). Los expertos hablaron también del ausentismo docente, de premiar a las "mejores escuelas", de "liderazgo" y formar maestros en "centros de excelencia".

Uno de los paneles estuvo dedicado a las "Propuestas de políticas educativas desde la investigación, el sindicalismo y la comparación internacional", y lo integraron Roberto Baradel (secretario general del Suteba/Ctera), Elena Duro (especialista Unicef Argentina), Juan Llach (ex ministro de Educación de la Nación) y Guillermina Tiramonti (investigadora de Flacso).

Espacio democrático. Baradel fue por la necesidad defender "la enseñanza pública como espacio democrático" al encuadrar las que considera son prioridades educativas. Pidió entonces que se "valore el trabajo docente" tanto en el plano simbólico como material. "Pensar en los salarios docentes es también pensar en educación de calidad", dijo y recordó para los distraídos que el salario inicial de un maestro en provincia de Buenos Aires es de 3.160 pesos.

En su visión, entre esas urgencias deben figurar la asignación de cargos para acompañar la tarea docente, como los de bibliotecarios, maestros integradores, y equipos para atender los problemas de violencia que golpean a las escuelas. También más escuelas de jornada extendida. Si bien reivindicó el plan nacional de formación docente recientemente acordado con Nación en paritarias, reconoció la necesidad de atender la problemática del ausentismo docente y pedir un debate sobre los ascensos de los equipos directivos. Además de considerar clave cambios en la ley de financiamiento educativo, llevándolo a un 10 por ciento del PBI, en caso de seguir destinando fondos también para las universidades.

Aprendizajes. Por su parte, Elena Duro, de Unicef, puso énfasis en señalar que "la agenda global de educación tiene que estar centrada en el aprendizaje": "Tenemos una deuda grave aquí. No hubo una política seria para garantizarlos". También habló de innovación y de evaluación (porque es "una tendencia mundial").

En su mirada los directivos de las escuelas "deben rendir (ascender) de una manera distinta". En ese sentido y sobre la necesidad de que "los mejores docentes" estén en lugares clave se inclinó para que de "esa formación se encarguen centros de excelencia". "Nos estamos quedando sin alumnos, los chicos exigen calidad y que los profesores enseñen. Nos tenemos que plantear un cambio en la escuela secundaria", dijo a la audiencia.

Entre nuevos conceptos a los que entiende hay que darles lugar en el ámbito educativo nombró, entre otros, los de neurociencias y "formar en liderazgo", pensando en los que "tienen posibilidad de dirigir, de convocar a un equipo".

El ex ministro Juan Llach hizo una puntillosa presentación de esas prioridades educativas, situando en primer lugar "empezar por los más chicos y los más pobres", universalizando "el jardín de infantes desde los tres años". Medida seguida por la existencia de más escuelas de "doble jornada o la jornada extendida".

Propuso "pensar la secundaria" recuperando la rica experiencia que representaron las viejas comerciales, técnicas y normales en la Argentina. Dijo que "el título del secundario de hoy es un «carné de no exclusión» pero también de «no inclusión»", en relación a la preparación que ofrecen. Con la misma lógica, invitó a pensar en una "nueva carrera docente" al juzgar que "la docencia debe seguir siendo el norte", aunque también no pasó por alto que no era posible seguir sosteniendo "el nivel de ausentismo docente que hay en la Argentina" y que era imprescindible que "los mejores docentes y directivos estén en las escuelas más necesitadas".

"Premio a los mejores". Llach insistió con su conocida propuesta de que hay que "premiar, incentivar las escuelas que obtienen mejores resultados, reconocer socialmente el esfuerzo" y que esto no tiene por qué ser con dinero como hacen algunos países. Al final señaló fundamental otorgar "mayor autonomía a las escuelas", realizar "evaluaciones censales frecuentes", poniendo a estas pruebas en "el justo lugar" y con sentido pedagógico. Además de reclamar por "una nueva ley de financiamiento con metas sustantivas".

La investigadora de Flacso Guillermina Tiramonti arrancó analizando las políticas educativas emprendidas en los últimos 30 años de democracia para concluir, en parte, que las medidas que se han tomado han sido de una constante refundación de metas pero "para repetir errores". Por eso consideró prioritario, entre otras medidas, "ampliar el espectro de consenso político sobre el que se basan las políticas educativas"; además de "modificar los estatutos docentes", porque "la política educativa no es igual a la política sindical".

Para la educadora el secundario urge por cambios: "La escuela media no da más, no aguanta más con tantos docentes que van y vienen. Lo que surge de la investigación es que cada uno hace lo que puede". Al igual que otros panelistas, llamó la atención sobre "el escandaloso ausentismo docente" que "da cuenta que se está muy mal en el trabajo". Y al referirse a las evaluaciones externas, como la Prueba Pisa, dijo que si bien se las pueden cuestionar, también interpelan: "Si hay chicos que están 10 años en la escuela y no entienden lo que leen, algo hacemos mal".

Más disertantes. En "La hora educativa" disertaron también Axel Rivas y Fernando Straface (Cipecc), Silvina Gvirtz (Conectar Igualdad), Tomás Abraham (filósofo), Estanislao Bachrach (profesor de innovación y liderazgo), Gustavo Grobocopatel (empresario), Jaime Perczyk (Secretario Educación nacional), María Inés Vollmer (ministra de Mendoza) y Mercedes Miguel (Secretaria Educación CABA).

En los distintos paneles que se sucedieron en una jornada intensa de exposiciones, dos temas rondaron siempre las distintas exposiciones: "Hacer de la educación una cuestión permanente de la agenda" y "dar la palabra a los docentes, escucharlos, tener en cuenta sus prácticas". Lo interesante, quizás contradictorio de este discurso reiterado en voces de expertos, es que rara vez se ve los maestros que día a día están frente a las aulas disertando en este tipo de encuentros.

Comentarios