El Mundo
Lunes 25 de Julio de 2016

Más ataques en Alemania: uno de tipo kamikaze y otro con machete

Un sirio se voló cerca de un festival musical. Se mató e hirió a 12 personas. Antes, otro sirio mató a una mujer e hirió a tres personas

Alemania no tuvo descanso luego del conmocionante ataque del viernes en Munich que dejó 10 muertos. Ayer, un inmigrante sirio de 27 años intentó un ataque suicida contra un festival de música. Sólo logró matarse a sí mismo, pero hirió a 12 personas, tres de gravedad. Más temprano, otro sirio, solicitante de asilo, asesinó con un machete a una mujer e hirió a otras tres personas. Según la policía, se trató de un "ataque de rabia", un asunto pasional.

Baviera fue de nuevo blanco de un ataque terrorista, tal como ocurrió el viernes en Munich. En la pequeña ciudad de Ansbach, un sirio de 27 años que había sido rechazado en su petición de asilo, se hizo volar en un restaurante, a metros del ingreso a un festival de música . El atacante se mató. Además logró herir a 12 personas, tres de ellas de gravedad. El restaurante, un "wine bar" está ubicado a pocos metros del ingreso al concierto al abierto donde había unas 2.500 personas disfrutando del Ansbach Open Music Festival. Este parecía claramente el objetivo fallido del terrorista. La alcalde de Ansbach, Carda Seidel, había descartado la explosión accidental por fuga de gas, como habían reportado medios locales, y aseguró que se trató de un hecho premeditado. El centro de la ciudad, cercana a Nuremberg, fue cerrado completamente y los residentes no podían regresar a sus hogares. El concierto fue obviamente cancelado. Varias viviendas y un hotel en las inmediaciones del lugar de la explosión fueron evacuados. Paralelamente, diversas autoridades habían constituido un gabinete de crisis.

Más sangre. Otro episodio ocurrió más temprano en Reutlingen, pequeña ciudad de 100.000 habitantes situada cerca de Stuttgart (suroeste). La policía se inclinaba "por un crimen pasional", sin razones política o religiosas. El agresor, un inmigrante sirio de 21 años, "tuvo una discusión" con una mujer polaca de 45 años y la mató con un enorme machete, antes de salir corriendo y herir a varias personas a su paso. El sirio no pudo ser detenido inicialmente por la policía que si pudo rodearlo pero no reducirlo, porque blandía el machete contra los agentes. Entonces un conductor lanzó su auto contra el agresor, lo derribó y la policía lo pudo reducir. El machete usado por el agresor quedó en el suelo, a pocos metros.

Según la prensa alemana, el agresor sirio y la mujer fallecida trabajaban en el mismo restaurante turco del centro de la ciudad, donde se produjeron la riña y posterior agresión. Un empleado del restaurante declaró que el agresor oriundo de Siria llegó solo a Alemania hace un año y medio. La policía lo conocía por varias agresiones que había cometido.

La ola de inmigración que llegó al país en 2015 superó el millón de personas. Muchos críticos de esta política señalan que dentro de esa enorme cantidad de gente seguramente llegaron individuos peligrosos, mezclados con refugiados que huyen de la guerra.

Un caso parecido pero de matriz abiertamente islamista ocurrió hace una semana, cuando un joven afgano de sólo 17 años atacó con un hacha a los pasajeros de un tren. El agresor fue abatido por la policía. Dejó un video en el que se identifica con el Estado Islámico.

En el episodio del agresor del machete no existiría un factor islamista. Imágenes de video aficionado muestran al agresor huyendo a la carrera por una zona peatonal. En el transcurso de la fuga, rompió con el machete el parabrisas de un coche e hirió en el interior a una mujer, luego golpeó a un joven y penetró en un pequeño restaurante y golpeó violentamente una mesa con su arma, de 40 cm de hoja. El sirio acabó siendo arrollado por un auto, lo que permitió su detención. Imágenes de aficionados lo muestran en el suelo, con sangre en la frente. La policía no confirmó la información difundida por el diario Bild, según la cual la mujer asesinada estaba embarazada.

Baviera ya sufrió el ataque de Munich, el viernes. Y hace una semana, el episodio del joven afgano de 17 años, que hirió de gravedad con un hacha y un cuchillo a cuatro pasajeros de un tren suburbano antes de ser abatido por la policía. Las autoridades calificaron el episodio de probable "atentado islamista".Al día siguiente el Estado Islámico (IS) aseguró que el atacante era uno de sus "soldados". Además publicó un video en el que el joven atacante reivindicaba su acción futura.

Alemania vive un clima de temor creciente tras la seguidilla de ataques violentos. Sean motivados políticamente o por razones personales, como el de Munich o Reutlingen, tienen de protagonistas a inmigrantes o personas de origen mediooriental. El clima de aprensión contra los inmigrantes aumentó inevitablemente con los nuevos episodios.

Comentarios