Ovación
Viernes 06 de Enero de 2017

"Martino se fue porque le tocaron la dignidad"

Jorge Pautasso, ex ayudante del Tata, contó por qué el DT renunció a la selección. También habló de Messi y Newell's.

Jorge Pautasso tomó la palabra después de mucho tiempo. No es habitual en él, pero en esta ocasión lo hizo de manera extensa y repasó muchos temas. Uno de ellos la selección argentina, donde contó que "la salida de Martino no fue por lo deportivo, sino porque le tocaron la dignidad". A la vez negó que Messi incida en el armado del equipo y que eso es sólo "un mito", recordó que "después de la famosa votación que terminó 38 a 38 no existieron más los dirigentes", que "la AFA sigue teniendo una deuda importantísima con nosotros" y añadió que tras la renuncia del Tata "hubo una desesperación de técnicos por agarrar la selección y algunos se ofrecieron para dirigir gratis. Y de jerarquía".

   El hombre de la carpeta, como lo definieron en varias ocasiones, se abrió y charló de manera distendida contando situaciones un tanto desconocidas. Y hasta derribó ciertos mitos en algunas ocasiones. Lo hizo en el programa Pura Pasión, de La Red Rosario, donde por primera vez en mucho tiempo se explayó sin titubeos y, a la vez, contó por qué hubo un punto final en el acompañamiento al Tata en el cuerpo técnico. Hasta desechó la chance de algún día dirigir a Newell's. "Ya le di todo al club. No lo dirigiría" (ver aparte).

   "La etapa con Gerardo duró 18 años de trabajo en forma ininterrumpida. El ciclo culminó y el balance siempre fue positivo. Ahora estoy viendo la posibilidad de dirigir. Mi vida es el fútbol y espero pronto conseguir mi lugar, dirigiendo o trabajando a la par de un cuerpo técnico. Hay que prepararse para estar en algún momento".

¿Por qué se produjo la separación de lo que parecía un matrimonio?

   Cuando se terminó el vínculo con la selección, Gerardo decidió que se había cumplido un ciclo y cada uno vaya por un nuevo rumbo. Fue una decisión acertada, que para mí se debería haber terminado en el Mundial de Rusia de 2018, que era la meta de todos. La salida adelantada de la selección lo hizo tomar esta determinación que es correcta. Todo esto se había charlado en otras ocasiones y sabía que podía suceder, por eso no me tomó de sorpresa.

El arribo a Newell's en su momento se dio más que

nada por sentimiento.

   Fue una mezcla de lo laboral y lo sentimental. La situación deportiva no era la mejor y por suerte de a poco fuimos creciendo, sumando puntos y nos permitió no sólo salvarnos del descenso si no conseguir un título. Lo de la Libertadores, si se conseguía, era un premio extra. Nos hubiese gustado llegar, pero no se dio. Quedó el orgullo de haber estado muy cerca.

Y estuvieron nada menos

que dirigiendo Barcelona. ¿Cómo se dio la elección?

   Los trabajos en Paraguay, en la selección de ese país en el Mundial de Sudáfrica, donde hicimos sufrir a España, sumado a lo hecho en Newell's motivaron a que el presidente pensara en el Tata.

¿Hubo mucha exigencia externa por ser del interior cuando estuvieron

en la selección?

   No sentimos presión. Estábamos enfocados en el proyecto principal de llegar al Mundial 2018. Las pautas se iban cumpliendo y los resultados acompañaban. Sí sabíamos, y en su momento se lo dije a Gerardo previo a un partido de Eliminatorias, que consideraba que él no tenía un apoyo total porque no había jugado en los principales equipos de Buenos Aires ni integrado alguna selección en un torneo oficial. Eso muchas veces le quitaba credibilidad, pero con su currículum la elección de su momento era la correcta. Había que darle continuidad al proyecto de Sabella y de a poco ir haciendo un proceso de recambio, que era necesario y que pedía el periodismo y la gente. Todo se venía programando y cumpliendo. Nos faltó coronar las dos Copas América. La historia la escriben los que ganan y para el que pierde las excusas no son tan válidas. Pero la salida de Martino no fue por lo deportivo, sino porque le tocaron la dignidad.

¿Cómo es eso?

   Después de la famosa votación de 38 a 38 (en AFA) no existieron más los dirigentes. Salvo el Chiqui Tapia, que nos acompañó en todos los momentos, tanto en las buenas como en las malas. Los demás desaparecieron y no cumplieron con la palabra que nos habían dado para la formación de la Sub 23 y tener los jugadores para los Juegos Olímpicos. O las negociaciones con los clubes del exterior para que nos cedieran los futbolistas que el Tata quería llevar. Además de tener una deuda importantísima con nosotros, que sigue existiendo. Algún integrante de la Comisión Normalizadora dijo que nos pagaron todo. Lo desmiento totalmente.

¿Qué pasó cuando el Tata

dejó la selección?

   Cuando Gerardo se fue hubo una desesperación de técnicos por agarrar la selección y sin consultar por qué se iba. Eso es lo llamativo del ambiente del fútbol argentino.Un entrenador que sacó el 75 por ciento de los puntos, que estaba en los primeros tres puestos en las Eliminatorias en ese momento y que llegó a dos finales de Copa América, ¿son motivos para una renuncia? ¿Un DT con capacidad no consulta antes de agarrar un equipo? ¿Y ofrecerse en forma gratuita?

¿Hubo algunos que

querían asumir sin cobrar?

   Sí, para dirigir la Sub 23, técnicos de jerarquía se ofrecieron para dirigir gratis.

¿Por qué nunca los jugadores de la selección hablaron mostrando algún respaldo hacia ustedes?

   La mayoría están en el exterior y son pocos los que dan notas en Argentina. Por algo será que lo hacen. Tal vez no se sienten cómodos. Como en todos lados, hay afinidad con uno y con otro no. La meta era llegar al Mundial para estar entre los mejores y ganar el título. En las últimas Copas estuvimos en la final y muchos dirán que somos unos perdedores. Pero estoy orgulloso de haber participado de eso.

¿Messi armaba los equipos?

No, no, eso es un mito. Leo se dedicó siempre a jugar y además lo hace perfecto. Cuando se lo propone hace todo bien. Es algo incomprobable y pasa por la credibilidad que uno tiene al decir esto. Cuando Martino, o ahora Bauza, te dicen que "él no arma los equipos" es porque no los arma. Uno puede rodearlo mejor o peor y siempre puede haber diferencias en dos o tres jugadores, el resto del plantel son los que estuvieron en nuestra época y los que están ahora.

¿Y cómo se planifica

teniendo una mano de

obra tan calificada?

Sobre todo, yéndole de frente y en algunas cosas consensuando. Cuando llega a la Copa América, lo hace con el golpe que se da en San Juan. Tuvo que viajar a España y de ahí a Estados Unidos, e hizo la rehabilitación paso a paso y se veía en qué partido podía participar más o menos minutos. Ahí terminó haciendo una Copa excelente y por un penal que erró en la final parece que no valió nada.

¿Y con el resto, como

Higuaín, que no tienen la misma espalda de Messi,

cómo lo soportan?

Hay que entender que ellos no vienen por el dinero a la selección, lo hacen por la gloria de ser recordados que ganaron algo importante con la selección. Ellos ven que son desvalorizados, que no le perdonan una, que enseguida les buscan reemplazantes. Lamentablemente en Argentina somos así. En otros lados no sucede. Yo lo viví con Messi en Malasia, en Israel o Palestina que lo adoran por lo que juega, pero acá porque no ganó un título lo critican.

¿En Barcelona sentís que el Tata no dio el piné

como dijo en su momento?

El lo sintió un poco así y lo expresa. No estuvo cómodo, pero cree que fuimos demasiados en el cuerpo técnico porque varios del anterior se quedaron con nosotros. Nos llevamos bien, pero eso un poco entorpeció las cosas. Excepto por Neymar, no llegaron jugadores que buscábamos y además se nos lesionaron futbolistas importantes, como la fractura del arquero (Víctor Valdés) y de Piqué (cadera), los problemas personales de Iniesta o las arcadas que afectaron a Messi. Falleció además Tito Vilanova, lo cual fue un drama. En fin, fue un entorno de malas ondas que se notaba. Esto jamás salió a decirlo Gerardo, que tenía contrato por dos años, pero no quiso quedarse pese a ganar una Supercopa española, llegar a la final de la Copa del Rey y cuartos de final de la Champions, además de perder por un punto la liga porque a Messi le anularon el 2 a 1 sobre Atlético de Madrid a 3 minutos del final por un offside que no fue. Después el árbitro pidió disculpas. Si hubiéramos salido campeones tal vez él hubiera sido mucho más reconocido. Pero en la escuela de Newell's siempre nos enseñaron que el fútbol es un juego y hay que saber ganar o perder, sin festejar tanto ni amargarse tanto.

Pero para el mundo exterior, lamentablemente, importa el resultado. El año pasado a los referentes de Newell's hasta llegaron a insultarlos en el primer semestre y hoy otra

vez son ídolos.

Lo que pasa es que el resultado del último clásico cambió la historia. Newell's arranca el torneo jugando mal, pero obteniendo resultados. Y tras ganarlo, el plantel se liberó y empezó a jugar bien, como lo sabe hacer por la calidad de jugadores que tiene. Hoy (Diego) Osella fue haciendo un equipo competitivo y está entre los tres mejores.


"Ya estoy para dirigir en primera"

"Ya estoy para dirigir primera. Después de 18 partidos en esta profesión, estoy para hacerlo", aseguró Pautasso. Aunque no en Newell's. "Dirigí un partido en Barcelona, en la despedida de Charles Puyol (hizo un gol y siempre se lo recuerdo cuando chateamos), y en la selección ante Jamaica en la Copa América, así que estoy en condiciones de ser cabeza de grupo y dirigir cualquier equipo, ja. Quizás muchos no sepan que mi idea ya es ser técnico de primera". Pero en Newell's dice que no. "Ya cumplí un ciclo en Newell's. Diez años de jugador con la rodilla con artrosis . Trabajé en inferiores como corresponde, fui secretario técnico, fui campeón dos veces pero no voy a dirigirlo, no tengo más para darle al club. En un noventa y nueve por ciento, digo que no dirigiría Newell's". ¿Y si la gente lo pidiera, como pasó con Martino? "Gerardo ya tenía todo acordado para dirigir a la selección de Colombia y en un casamiento cambió de parecer. En una charla ahí me di cuenta que había cambiado de decisión e íbamos a Newell's", detalló Pautasso, que sabe que "hoy en la consideración del hincha estoy en lo más alto".

Cuando quedó en el centro

Pautasso vivió dos situaciones conflictivas en una cancha. Una con Silvio Trucco, que lo denunció penalmente luego de un Estudiantes-Newell's por supuestas amenazas, "pero por suerte las filmaciones de Fútbol para Todos y Fútbol Permitido demostraron que no fue cierto". Y otra con Dunga en China cuando Martino dirigía a la selección y su colega a Brasil, y se cruzaron epítetos de banco a banco. "Lo que pasó es que me metí en un lugar que no me correspondía. Creía que me insultaban a mí y era para un kinesiólogo nuestro que trabajó con Basile. Siempre que se cruzaban se decían cosas y yo me metí porque creía que me insultaban a mí (risas)".

Comentarios