Economía
Domingo 09 de Octubre de 2016

Martín Schorr: "El agro ya no es la gran locomotora"

Martín Schorr, doctor en Ciencias Sociales de la UBA, e investigador del Idaes-Ubsam y el Conicet, es conocedor de los procesos industriales del país.

Martín Schorr, doctor en Ciencias Sociales de la UBA, e investigador del Idaes-Ubsam y el Conicet, es conocedor de los procesos industriales del país. "La idea del agro como locomotora de una industria vigorosa, es en sí misma discutible, más en este contexto global, en el que se han deteriorado los términos del intercambio", dijo.

—¿Por qué hubo rendimientos tan dispares del complejo agroexportador y de la industria en este año?

—La hipótesis de que el agro con más rentabilidad tracciona por sí solo hacia un crecimiento industrial virtuoso, tiene patas cortas. Primero porque lo que hubo fue una fenomenal transferencia de ingresos a los actores más concentrados del sector, que terminó beneficiando al complejo agroexportador. La realidad marca que el agro está eslabonado a sectores industriales con poca generación de empleo como el de procesamiento de granos o la fabricación de maquinaria. Esta idea entonces del agro como locomotora de una industria vigorosa, es en sí misma discutible y más en este contexto. Porque, por un lado, los términos del intercambio se deterioraron para los países que elaboran materias primas. No estamos en el escenario global de 2005 a 2008. Los precios de lo que vende la Argentina al mundo valen menos y este año se dio en dólares una caída de las exportaciones. Segundo, la dinámica de las tasas, con las cuales el Banco Central apostó a contener la inflación, atentan contra los niveles de inversión. Tercero, el mercado interno está planchado, por la pérdida del poder adquisitivo.

—Entonces, ¿por qué piensa que Macri decidió postergar la baja de retenciones?

—El gobierno revisar su promesa electoral postergando la quita de retenciones a la soja, porque tiene un problema fiscal muy grave. Puede haber situaciones que heredó, pero también por una paliza autoinflingida, ya que la recaudación bajó por decisión propia. Al achicar ingresos por derechos de exportación, mientras también se enfriaron la economía y el consumo, se perdieron recursos. Veo que la única opción que maneja es endeudarse. Aquí entran en juego dos variables. Por un lado, que el mundo tampoco es un festival de deuda como lo era en los años 90 y por otro, pese al bajo stock de compromisos que dejó la administración anterior, al ritmo en el que se está yendo hoy, se camina hacia un problema de deuda alta en relación al PBI, un cuello de botella.

Comentarios