Edición Impresa
Sábado 21 de Noviembre de 2009

Marta Massa: enseñar física para conocer el mundo

Docente e investigadora de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Marta Massa coordina la cátedra de Física I de la Facultad de Ingeniería. Pero además es una referente en materia de experiencias escolares vinculadas a la ciencia, al punto que asesora y brinda su conocimiento a estas iniciativas. La Escuela 1.345 de Pujato es una de ellas. Estas actividades las desarrolla desde el Grupo de Conceptualización en Educación en Ciencias que dirije.

¿Cómo se inicia su vínculo con los talleres de ciencias de la escuela de Pujato?

Nosotros empezamos a trabajar aproximadamente en el año 93 con las docentes de la escuela, que en ese momento era una primaria en formación, para ver qué experiencia se podía hacer desde la enseñanza de la ciencias experimentales. De allí surgió la propuesta de organizar un taller de ciencias en horario extraescolar desde el año siguiente, que al principio se trabajaron cuestiones de óptica. La idea era generar en el taller actividades que fueran interesantes para los chicos y que los volcaran a la construcción de nuevas propuestas, no sólo para que aprendan contenidos curriculares sino también para que ellos se entusiasmen por la ciencia. Tal es así que ya los dos años de arrancar esta experiencia hicieron fotografías con cámaras hechas con latas, sobre la base de una cámara oscura.

¿Qué se necesita para que una escuela desarrolle estas experiencias con sus alumnos?

Es importante contar un núcleo de docentes que acepten el desafío de aprender más de lo que habitualmente saben para este tipo de tareas. Esto no es trivial, porque el tipo de actitud que se genera hacia la ciencia en docentes y en alumnos es fundamental. Desde ese punto de vista creo que es una experiencia para ser replicada en cualquier lugar, no solamente en un taller de ciencias, porque eso también puede ser animado día a día en el aula. Además se vincula con otras áreas, porque cuando un chico tiene que redactar y exponer un proyecto debe saber hacerlo, y eso requiere trabajar la expresión oral y escrita. Es una preparación muy intergral.

A mediados de año el entonces ministro de Educación nacional, Juan Carlos Tedesco, alertó sobre el "analfabetismo científico" de los alumnos secundarios. ¿Coincide con esta preocupación?

Desde ya que sí y lo he dicho varias veces como reclamo. No enseñar a un chico desde el nivel inicial en adelante el conocimiento de la física es hacerlos vivir en un mundo irreal, porque es la primer interacción con el mundo porque los organismos biológicos se organizan sobra la base de una interacción gravitatoria. Pero generalmente ese tipo de contenidos llegan en los últimos años del secundario, y en algunos casos recién en primer año de la universidad, cuando ya es muy tarde. Ese analfabetismo científico sigue siendo un problema de la cultura Argentina , donde solamente lo importante parecería ser enseñar el cálculo y la lectoescritura, una idea de alfabetización que emerge de siglos anteriores.

Comentarios