Escenario
Martes 22 de Noviembre de 2016

Mario Piazza: "Sólo trato de hacer lo propio"

El director fue destacado en un programa especial. El realizador rosarino dijo que en marzo saldrá su filme inspirado en Cucaño.

Mar del Plata. Enviado Especial.- El cine Súper 8 tiene un referente que camina por las calles de Rosario. Y es por eso que el 31º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata decidió hacer un programa especial de Mario Piazza. "Sueños para un oficinista", "Papá gringo" y "El hombre de acero" se proyectaron en La Feliz ante una sala colmada de público, que ovacionó al realizador nacido en Nueva York pero residente en Rosario desde los 10 meses de edad. "No sé si identificar a mi trabajo como resistencia cultural, sólo trato de hacer lo propio", dijo Piazza a Escenario.

Hace cinco años que hay una sección del festival que se dedica al super 8 y a 16 mm, un género que se destaca por su costado experimental y artesanal, pero básicamente por su fuerte impronta artística.

"El festival quiso reflejar no sólo a la producción reciente , sino también rescatar a los pioneros, por decirlo de alguna manera, y para mí fue una sorpresa que me hayan convocado para volver a presentar películas que tienen hasta 40 años , como "El hombre de acero", destacó Piazza en referencia al material audiovisual que es un homenaje al máximo superhéroe de la historieta, en una mirada que no lo deja tan bien parado.

En la exhibición dedicada a Piazza se destacó "Sueño para un oficinista", que en 1978 se presentó en el teatro La Comedia con la banda Irreal tocando en vivo, todo un hecho contracultural para la época.

También se mostró "Papá gringo", de 1983 y dos experimentos de animación stop motion , de fines de los 70, llamados "A los santos cuetes 1" y "A los santos cuetes 2".

Además de esta exhibición, Piazza se presentó ayer en una charla en la sala 3 de Paseo Aldrey, titulada "Superochistas", en la que encabezó la conferencia con otro referente del género, el autor platense Claudio Caldini. "Les presento a nuestro invitado estrella", dijo la moderadora Cecilia Barrionuevo, que derivó en un cerrado aplauso de los concurrentes.

"No hay una historia escrita del Super 8, y Mario, a través de su revista Superochistas, o de la organización de festivales en Rosario y con su obra, la está escribiendo a partir de ese trabajo", dijo Caldini, quien en los 70 era una voz clave de esa modalidad expresiva en la revista Expreso Imaginario. "Las limitaciones nos potenciaban la imaginación", apuntó el realizador y le dio paso al cineasta rosarino.

En esta charla, Piazza contó algunos detalles de su labor en los convulsionados 70, antes y durante la dictadura, elogió el talento inspirador de otros dos pioneros locales como Luis Brass y Araldo Acosta y adelantó que está en pleno proceso de finalización de "Acha Acha Cucaracha", que tiene previsto su estreno en el cine El Cairo para marzo o abril próximo, y que se basa en parte de la historia del grupo artístico Cucaño.

"En ese trabajo, de próximo estreno, hay mucho material registrado en Súper 8", destacó el rosarino, y fue tanto el entusiasmo que generó en los cineastas jóvenes, que hasta uno de ellos presente en la sala le propuso públicamente producirle su próxima película.

"Yo estaba aprendiendo, queriendo saber quien era y mi relación con el mundo, ese contexto, por asfixiante que fuera, era el normal. Ahora lo vemos como patéticamente cerrado", le dijo luego a Escenario. "Puedo sonar grandilocuente, pero aún, a los 60 años, estoy tratando de averiguar sobre mí mismo, como si fuera un enigma. Y el hecho es que uno hace un documental sobre otras personas y a la vez va haciendo la búsqueda de uno mismo", detalló.

"El otro día, previo a la exhibición de mis películas, dije que las mías eran las únicas arcaicas, de 33 y hasta de 40 años atrás, las otras eran de jóvenes realizadores y otros de mi edad. El hecho de no estar trabajando yo, en este momento en super ocho, lo tomaba como una falta mía, pero quizá motivado por esta respuesta no sería extraño que vuelva al super 8", destacó. "Pero es como andar en bicileta, no se desaprende, y podría retomar en cualquier momento", insistió.

Por último, Piazza se mostró orgulloso de la vigencia del Súper 8, pero también de cómo aquel trabajo silencioso, al margen de las expresiones convencionales, hoy, cuatro décadas después, sigue estando en el foco de las miradas contemporáneas. "Uno siente que sirvió todo lo que se hizo, y quizá también haya dejado una huella y estar invitado a un festival de esta categoría, creo que es un premio a todo ese esfuerzo y ese trabajo".

Comentarios