Policiales
Jueves 12 de Mayo de 2016

Marcelo Bassi seguirá en prisión a raíz de un homicidio de 2015

Marcelo Fabián Basssi llegó ayer a las 16.30 a Tribunales para escuchar la imputación contra él por el crimen de Pablo Duré, ocurrido el 8 de enero de 2015 en Villa Gobernador Gálvez.

Marcelo Fabián Basssi llegó ayer a las 16.30 a Tribunales para escuchar la imputación contra él por el crimen de Pablo Duré, ocurrido el 8 de enero de 2015 en Villa Gobernador Gálvez. Agitado, esposado y con chaleco antibalas, ingresó flanqueado por seis policías pertrechados con pasamontañas y armas largas. Al término de la audiencia en la que el fiscal Adrián Spelta le imputó el crimen, el juez penal Gustavo Pérez de Urrechu le dictó la prisión preventiva por el plazo de ley.

Al volante. Spelta dijo que según testigos que declararon en Fiscalía, Marcelo conducía el auto en el que cuatro hombres, "tres de ellos con vestimenta policial y portando armas calibre 9 milímetros con silenciador", llegaron de madrugada a la casa de Lavalle al 2500 de Villa Gobernador Gálvez, donde entraron por la fuerza. Allí mataron en el baño a Duré, además de robarle un televisor y un equipo de música.

"Llegaron cinco hombres —detalló el fiscal—, uno de ellos Bassi. Tres ingresaron a la casa y luego de reducir a la concubina de Duré dejándola maniatada en la cama, llevaron a la víctima a la casa del cuñado, a pocos metros de su vivienda. Luego lo volvieron a llevar a su casa, lo metieron en el baño y le dispararon varios tiros en el cráneo, para huir en el Citroën C4 de Duré, abandonado horas después en la localidad de Alvear".

Spelta abundó en que "dos testigos dijeron haber visto a un hombre de las características físicas de Marcelo Bassi: de rulos, mediana estatura, piel blanca y regordete, al mando de un Peugeot 307 gris. Que lo vieron hablando por handy y haciendo de campana, mientras se escuchaban en el interior de la casa una serie de gritos. Lo observaron hasta que todos los intrusos huyeron del lugar, alrededor de las cinco de la mañana del 8 de enero". Y destacó que los testigos, a partir de intimidaciones recibidas, están bajo custodia policial.

La acusación fue seguida por la declaración de Bassi. "El 7 de enero me fui con mi familia al norte del país, a Chilecito. En la oficina de la Fiscalía me recomendaron, días antes, abandonar la provincia por lo que había pasado con mi padre y mis hermanos (asesinados en 2013 y 2014). Tengo todas las pruebas: peajes, fotos de mi familia el 8 de enero. No sé por que no se investiga ésto. No sé por que a mi familia se la discrimina. Busco justicia para mí como para la familia Duré, que tiene que saber quién mató a este muchacho que, por otra parte, yo ni lo conocía", aseguró ante el juez.

En ese instante el defensor Enrique Sirio presentó las pruebas a las que hizo mención Bassi y mostró el acta refrendada por una escribana de Chilecito que daba cuenta de la presencia de Bassi y su familia en el norte del país.

Ante esto, el fiscal Spelta destacó que en su momento se pidieron cámaras de los peajes que Bassi dijo haber cruzado, ya que tenía los comprobantes, y señaló que "puede tener los comprobantes pero no sabemos quiénes iban en la chata, igualmente las cámaras no pudieron registrar el paso". Por otro lado señaló que hoy habrá una nueva ronda de reconocimiento con otros testigos que dijeron haberlo visto en la casa de Duré esa madrugada

Preventiva. El juez Pérez de Urrechu determinó que "evidentemente la Fiscalía tiene un caso y que al evaluar la declaración y la apariencia de responsabilidad" determinaba la prisión preventiva en el mismo lugar donde está alojado, la cárcel de Coronda, dando por terminada la audiencia.

Comentarios