Edición Impresa
Sábado 12 de Abril de 2014

Máquinas cargadas

Federico Sánchez, especialista del Inta Manfredi, se refirió a las técnicas de desinfección de las cosechadoras, para evitar la contaminación y diseminación de malezas.

Para presentar la dimensión de la problemática, el especialista arrojó el dato de que 18.000 de las 26.000 máquinas funcionando en Argentina pertenecen a contratistas, quienes van de campo a campo. De allí viene la importancia vital de limpiar exhaustivamente la maquinaria antes de que se proceda a ingresar al lote.

"Las máquinas chicas requieren dos fardos y las grandes, de tres a cuatro", especificó.

También consideró necesario subrayar que los fardos, sean de rastrojos o de alfalfa, provengan "de un lote limpio, sin malezas".

Por otra parte, Sánchez recomendó "no cosechar los manchones de malezas". En la misma sintonía, aconsejó "también limpiar las tolvas".

En cualquier caso, ninguna de las decisiones anteriores puede tomarse sin un adecuado monitoreo.

Esto implica asistir periódicamente al lote, recorrerlo con detenimiento y anotar lo que se observa. Con lo que ya es una problemática instalada, como la de las malezas duras, estar prevenidos es indispensable.

Comentarios