Edición Impresa
Domingo 31 de Agosto de 2008

Mapas que no están más

Una de las mejores maneras que tengo para perder el tiempo en internet es con Google Earth, el increíble programa con fotos satelitales de todo el mundo que ya comenté en alguna oportunidad y que todos conocen. Por esas casualidades que tiene la web (internet suele obrar de maneras fortuitas) alguna vez me encontré con Flash Earth, un sitio que combinaba los mapas de Google con los de Yahoo!, OpenLayers, Microsoft, Ask y hasta la Nasa.

Una de las mejores maneras que tengo para perder el tiempo en internet es con Google Earth, el increíble programa con fotos satelitales de todo el mundo que ya comenté en alguna oportunidad y que todos conocen. Por esas casualidades que tiene la web (internet suele obrar de maneras fortuitas) alguna vez me encontré con Flash Earth, un sitio que combinaba los mapas de Google con los de Yahoo!, OpenLayers, Microsoft, Ask y hasta la Nasa.

La idea no sólo era genial sino que aportaba una gran utilidad. Los mapas de Google suelen tener algunas carencias en la rotulación, por lo que resultaba ideal buscar un lugar en VirtualEarth y luego cambiar a las fotos satelitales de Google (el servicio de Microsoft incluye gran variedad de rótulos pero sólo las imágenes de Estados Unidos tienen buen detalle).

Si escribo en tiempo pasado es porque descubrí que los mapas de Google desaparecieron de un día para otro de Flash Earth. Intuía el motivo, pero igual le escribí un correo electrónico a Paul Neave, el diseñador de la página. " Yes, Google asked for their imagery to be removed from Flash Earth, sadly", confirmó el muchacho, un inglés de 28 años que subió su gran idea a internet sólo para que usuarios de todo el mundo pudieran disfrutar su invento.

En criollo, Google entendió que Neave infringía las leyes de copyright de sus mapas satelitales.

Lo extraño es que Google alienta a los usuarios de internet a que incrusten los mapas en sus sitios web o sus blogs, o incluso a que diseñen sus propios mapas personalizados. Con ese fin difundieron el código necesario (denominado API), con el cual es posible crear mapas rotulados que son conocidos como mash-ups. Hay infinidad de ellos dando vueltas por la web: el mapa del crimen en Chicago, un wikimapa de Bilbao, una aplicación argentina llamada Flof que permite etiquetar socialmente cualquier lugar del mundo, un buscador de baños públicos para utilizar en teléfonos celulares, los precios actualizados de las estaciones de servicio en España, los bares y restaurantes cuyos propietarios son actores o músicos de Nueva York, el mapa de los flamantes ganadores de medallas olímpicas en Beijing... Todos ellos diseñados con la API de Google Maps. La lista es interminable y hay muchísimos más en el blog Google Maps Mania.

Siguiendo el ejemplo y ayudado por sus años de experiencia en Flash, Paul Neave subió a su página personal el Flash Earth. Pero probablemente Google haya encontrado que el magnífico mapa donde interactuaban las imágenes satélitales de Google con las de la competencia no era buena publicidad para la compañia.

Una lástima; quienes utilizamos con frecuencia Flash Earth nos veremos privados de navegar los mapas de Google.

Comentarios