Edición Impresa
Domingo 07 de Septiembre de 2008

Mapas 2.0

Poco después de que escribí una columna sobre el recelo de Google Maps y su política de derechos de autor, la presidenta de la Sociedad Cartográfica Británica cuestionó los mapas satelitales de internet. Si bien Gogle tiene algunos puntos oscuros, la funcionalidad de sus productos es innegable. Y quien se queje de Google Maps como producto probablemente tenga pocos argumentos.

Poco después de que escribí una columna sobre el recelo de Google Maps y su política de derechos de autor, la presidenta de la Sociedad Cartográfica Británica cuestionó los mapas satelitales de internet. Si bien Gogle tiene algunos puntos oscuros, la funcionalidad de sus productos es innegable. Y quien se queje de Google Maps como producto probablemente tenga pocos argumentos.

"Los mapas básicos que podemos encontrar en sitios web como Google son demasiado esquemáticos y no tienen mucha utilidad", dijo Mary Spence, y se basa en que "existe un verdadero peligro de perder lo que hace que un mapa sea singular, es decir, la sensación de podernos ubicar en un lugar aun cuando nunca hayamos estado allí". Lo que sostiene la presidenta de la Sociedad Cartográfica Británica es que en Google Maps no hay, por ejemplo, referencias a los sitios históricos. "Se está diluyendo la calidad de la imagen gráfica que hasta ahora identificamos como un mapa", sostuvo.

Al parecer, Spence no es usuario habitual de los mapas satelitales de Google. Los propios navegantes tienen la posibilidad de incluir referencias, y la Web 2.0 es la demostración de que los sitios colaborativos realmente funcionan: hay mucha gente dispuesta a aportar su granito de arena y el resultado es información. Toneladas de información.

De esta manera, Google Maps no sólo incluye la ubicación de sitios históricos, sino también bares, iglesias, cajeros automáticos, cines, hospedajes económicos, restaurantes exóticos, estadios de fútbol, información de tráfico, estaciones de subte, fotografías de cada rincón del mundo, webcams y hasta imágenes en 360º de miles de esquinas.

Por si esto fuese poco, existe una comunidad en línea cuyo único fin es proporcionar datos de interés y aplicaciones interactivas para Google Earth. El foro ya superó el millón de usuarios registrados.

Por experiencia propia puedo asegurar que los mapas de Google me permitieron conocer lugares antes de haber estado allí. Mucho más que los mapas tradicionales. El valor agregado que brindan los usuarios, incluyendo sus propias referencias, terminan por dar forma a un producto final imbatible.

Rutas argentinas. Los usuarios estadounidenses y europeos tienen ciertos privilegios en Google Maps. En Argentina tuvimos que esperar con muchísima paciencia fotos satelitales de buena definición, y Rosario recién a principios de este año mostró imágenes decentes. Pero mientras nuestro vecino Brasil disfruta desde hace más de un año de la información de rutas y calles de todas sus ciudades (sí, están señalizadas todas las calles de todas las ciudades brasileñas), la cartografía de Argentina todavía es una gran mancha gris.

Con sus limitaciones, Maporama cubre por ahora ese vacío, aunque sin fotos satelitales ni funciones colaborativas. La buena noticia es que la filial argentina de Google se comprometió a completar las calles y rutas del país en los próximos tres meses, así como la posibilidad de consultarlos desde un teléfono celular.

Comentarios