Cartas de lectores
Martes 31 de Mayo de 2016

Manoseados por el Estado

Como es sabido en el ambiente de la poesía y la literatura, Diana Bellessi, Concepción Bertone, Fabián Casas y Jorge Fondebrider fueron jurados del Premio Nacional de Poesía.

Como es sabido en el ambiente de la poesía y la literatura, Diana Bellessi, Concepción Bertone, Fabián Casas y Jorge Fondebrider fueron jurados del Premio Nacional de Poesía. Fueron contactados el 13 de agosto de 2014 por el Ministerio de Cultura de la Nación que propuso ese trabajo en esa fecha, con una remuneración de 8.000 pesos. Por problemas de programación del Ministerio, empezaron la tarea a partir del 31 de julio de 2015, fecha en que cerró la convocatoria y mandaron los libros, avisando, claro, que no iba a haber ningún tipo de actualización del dinero, pese a la inflación que ya empezaba a ser grande. La tarea consistió en leer 536 libros de poesía correspondientes a los años 2011-2014, ya que, por razones que son ajenas, no hubo ningún jurado de preselección. Finalmente, fallaron el premio el 10 de noviembre de 2015, cuando todavía estaban en sus cargos funcionarios de la gestión anterior. De ahí en adelante comenzaron a esperar el pago. La gestión anterior se fue sin haberlo hecho efectivo. La gestión actual comenzó a examinar lo realizado por la gestión anterior y no pagó nada a ningún jurado. Entiendo que esto mismo pasó con los jurados de todas las otras disciplinas premiadas en ese momento (teatro, ensayos psicológicos, tango y folklore, y no recuerdo qué más), lo cual, a seis meses de la premiación y con una inflación como la actual es francamente escandaloso. A esto hay que sumar los gastos de movilidad toda vez que hay jurados del interior. Luego de reiteradas llamadas de cada uno de los jurados, dejaron de recibir información, por lo que, después de tan penosa e injusta espera piensan recién ahora en hacerlo público. La injusta burocracia también obliga a quienes colaboran como jurados, a facturar sus honorarios. Un poeta, un artista es sólo eso y nada más que eso. Someterlo a la burocracia tributaria es, desde luego una brutal infamia. Pero no pagar los compromisos del Estado con quienes trabajan por sostener el patrimonio cultural del pais, es un espanto. El Estado argentino debe pagar esos honorarios y viáticos actualizados en forma inmediata, sin mas dilación. Será justicia.

Edgardo Juarez / DNI 8.599.954


Comentarios