Ovación
Viernes 28 de Octubre de 2016

Mañana será al menos con un alternativo

Coudet guardará a varios titulares para jugar el miércoles ante Boca.

Las dudas siguen existiendo en relación a los nombres. Lo que parece estar claro es la importancia que Eduardo Coudet le da al partido del miércoles próximo frente a Boca por la Copa Argentina. Lo ocurrido en la práctica de fútbol de ayer no alteró ese pensamiento, aunque hay ciertos reparos que deben ponerse, al menos hasta hoy o mañana, cuando el técnico confirme el equipo. Lo que ocurrirá en el Kempes es "todo" para el Chacho, por eso ayer el entrenador canalla ensayó con un equipo sin la base titular para visitar mañana a Huracán (desde las 18.15 y con arbitraje de Héctor Paletta), a excepción de Teófilo Gutiérrez, que es, a todas luces, el dato destacado de este cuadro de situación que se planeó después de la derrota en el clásico del pasado domingo en el Gigante (también estuvieron otros tres que jugaron contra Newell's, como los casos de Ferrari, Colman y Sosa). No está confirmado que el colombiano no esté entre los once dentro de cinco días, pero parece. Tampoco está asegurada su presencia en el Tomás A. Ducó. Si juega mañana deberá ganarse en cancha la chance de ser considerado para lo que viene.

Se puede enfocar desde distintos ángulos la información que parió el entrenamiento de ayer. Sin dudas el más notorio es el que tiene que ver con la situación de Teo Gutiérrez, de mal rendimiento en el clásico (como la mayoría de sus compañeros) y con una estadía que hasta aquí lejos estuvo de colmar las expectativas que se habían tejido sobre su figura. El colombiano será uno de los pocos habituales titulares en cancha de Huracán. Quizá sea todo un mensaje por parte del entrenador. Igualmente eso no quiere decir que sí o sí el partido contra Boca lo verá desde el banco de suplentes. Tal vez sea una apuesta por parte del Chacho para darle minutos de fútbol y algo así como una chance para, en caso de levantar su rendimiento, ganarse un lugar el próximo miércoles. Porque si no va Teo, ese lugar pareciera reservado para Herrera, pero ocurre que el Chaqueño también ayer formó parte de los once. Lo que pasa por la mente del Chacho en estos momentos sólo él lo sabe. Y es quien armará la jugada que mejor resultado debiera entregarle a Central. Tal vez por eso la no confirmación del equipo.

Otra lectura, la más formal y abarcativa, habla del enorme grado de importancia que el Chacho le puso encima al choque copero ante Boca. Es que de esos 90 minutos pareciera depender la continuidad o punto final de un ciclo, amén de que ayer el propio entrenador prefirió no hacer referencia directa a ese tema.

La floja campaña realizada hasta aquí en el torneo local entrega la posibilidad (no debiera ser tal si las aspiraciones de una remontada se mantuvieran intactas) de ir a ver qué pasa en lugar de intentar arriesgar todo y, justamente, negarse ante cierta resignación.

Lo concreto es que habría caras poco habituales en Parque de los Patricios. Y quizá la chance que tenga Teo Gutiérrez mañana de ganarse un lugar para el miércoles también corra para otros nombres propios. Pero para eso habrá un par de días más de trabajo, con la base de conocimiento sólida de lo que ocurra con Huracán.

Tomarse un día más para analizar implica ver si estará Sosa en el arco o si será el tiempo del Ruso Rodríguez (ayer no estuvo en este equipo sino con el otro, ver aparte), si el mediocampo será con los nombres de ayer o si aparecerá Rodrigo Migone, si Bordagaray actuará como volante o como delantero en lugar de un Herrera que podría finalmente no ser el acompañante de Teo Gutiérrez.

Igual, lo que resulte de esa formación para mañana será apenas un detalle en el marco de que lo más importante vendrá un poco más adelante: el miércoles en Córdoba.

Comentarios