la_region
Lunes 27 de Junio de 2016

Malestar social en localidades del sur santafesino por los tarifazos

Vecinos de Casilda, Firmat y Bigand empezaron a reunirse y expresar su indignación por las facturas de gas que están llegando

El exorbitante aumento en las tarifas del servicio de gas está generando fuerte malestar social en distintas localidades del sur santafesino cuyos usuarios aseguran estar "desconcertados" ante tamaño ajuste que afecta la economía familiar y hasta pone en riesgo la continuidad de comercios y pequeñas empresas.

En Casilda, Firmat y Bigand los vecinos comenzaron a visibilizar su indignación a través de distintas modalidades y esperan que las autoridades políticas se pongan a la cabeza de la defensa de sus intereses en medio de una situación que parece superarlos.

Es que de no ser por recursos de amparo o similares acciones judiciales no parece quedar demasiado margen para revertir los embates del tarifazo.

"Esto es un verdadero robo", coincidieron en señalar sin rodeos vecinos casildenses que se agolparon en las oficinas de la empresa que explota el servicio de gas para reclamar por los "abusivos" montos que deben pagar por el consumo.

Reunión con la prestadora. Si bien desde la firma Servicios Casildenses Sapem (sociedad anónima con participación estatal mayoritaria), que también se dedica a la recolección de residuos y cuyo paquete accionario mayoritario pertenece al Estado municipal, aclararon que el nuevo cuadro tarifario depende de una decisión que escapa a su responsabilidad, lejos estuvo de tranquilizar los ánimos.

La reunión que mantuvieron directivos de la empresa con los concejales de la ciudad a fin de evaluar medidas para frenar el impacto tampoco cubrió las expectativas de los usuarios.

En ese sentido, los clientes por ahora sólo parecen tener chances de acceder a planes de pago para cancelar las facturas.

Otra opción es reunir los requisitos para el beneficio de la tarifa social, restringido a un pequeño sector de la comunidad.

No obstante trascendió que el deliberativo casildense evalúa la posibilidad de impulsar una medida cautelar para hacer frente a la crítica problemática.

Pese al tope de 400 por ciento fijado a nivel nacional la suba representa, en muchos casos, montos "exorbitantes" que hasta superan los 5 mil pesos en usuarios que no pagaron más de 300 pesos las anteriores facturas.

"Nunca pasó algo así; esto es un atropello vergonzoso hacia los trabajadores que entre lo que pagamos de luz, gas, agua e impuestos se nos está yendo casi todo el sueldo", dijo un pintor casildense mientras conversaba el tema con otros usuarios que también hicieron oír su queja.

Movilizados. En tanto en Firmat, que al igual que en Casilda el servicio de gas está en manos de una Sapem, se realizó una movilización impulsada por la Multisectorial local para protestar por los tarifazos.

La concentración reunió a un centenar de personas y tuvo lugar en la esquina de Buenos Aires y San Martín donde los manifestantes presentaron un petitorio al intendente Leonel Maximino para ser elevado a los gobiernos provincial y nacional.

No menos disconformes se mostraron los bigandenses al recibir las facturas del consumo de gas que distribuyó la cooperativa que tiene en manos la prestación. El malestar fue tal que los vecinos convocaron a una asamblea en la sala del cine local para evaluar los pasos a seguir.

Comentarios