Policiales
Miércoles 20 de Julio de 2016

Mal momento de una familia a merced de ladrones

El lunes a la noche Nadia A., de 28 años, estaba en la cama con su hijo de 3. De pronto, una mano pesada la agarró del cabello y mientras la empujaba hacia afuera de la habitación, el violento intruso la insultaba.

El lunes a la noche Nadia A., de 28 años, estaba en la cama con su hijo de 3. De pronto, una mano pesada la agarró del cabello y mientras la empujaba hacia afuera de la habitación, el violento intruso la insultaba, le exigía dinero y la golpeaba en la cabeza y el estómago. Nadia vive junto a su hijo y su pareja en Rui Barbosa al 800, a la altura de Laprida al 5800. Y esa noche la zona atravesaba un corte de energía que fue aprovechado por dos ladrones que, luego de revolver toda la casa, se llevaron unos 10 mil pesos destinados a arreglos de la casa. "La mayor parte era plata del aguinaldo de mi pareja", aseguró la joven víctima.

Nadia y su familia habitan en los fondos de la casa de su madre, Marisel. La medianera de la vivienda linda con una casa que da a calle Sadi Carnot y se encuentra prácticamente abandonada: "Viene un hombre todos los días, como para evitar que se la ocupen", comentó Marisel. Lo cierto es que, según Nadia, los dos hombres que le robaron, "uno de unos 40 años y otro pibe de unos 20", entraron a la casa por los techos y pasaron por esa casa semi abandonada.

La oscuridad era absoluta. Alrededor de las 22.30 Nadia se encontraba acostada en la habitación del pequeño y pobremente iluminada, así apenas pudo ver a quienes la agredían. Mientras le gritaban, ella sólo atinó a hablar con ellos de la manera más tranquila posible: "Les dije que me dejaran llevar a mi hijo al baño, lo dejé en el piso y empezó a llorar". La familia tiene un perro labrador al que llaman "Buba", que en actitud de defensa comenzó a morder a los ladrones en los tobillos. "Sacame el perro que lo mato y dame la plata que me llevo a tu hijo", le dijeron a Nadia.

Atada y encerrada. Luego los dos hombres ataron Nadia con un cable y la metieron junto a su hijo y el perro al baño. "Les dije que la plata estaba en el placard. Allí encontraron los 10 mil pesos que habíamos ahorrado para arreglar la casa y terminar una habitación", dijo Nadia.

Desde el baño la joven escuchó el desorden que hacían los delincuentes en busca de dinero. "Dejaron todo tirado y habrán estado unos 20 minutos. Cuando no escuché más ruidos saqué el celular que llevaba encima y que ellos no vieron y llamé a la policía", dijo la mujer.

A las 20 del lunes se cortó la luz en la zona y cerca de las 22 Marisel fue hasta un negocio de las cercanías a comprar velas. "Me fui un ratito con mi otro nieto que estaba en casa y nos habremos demoramos media hora, no más. Cuando llegaba a mi casa vi que por Rui Barbosa venía un patrullero que se paró en la puerta, les dije que en mi casa no sucedía nada, pero entonces escuchamos los golpes y los gritos de Nadia", contó Marisel.

Al entrar en la vivienda, la policía liberó a Nadia y a su hijo y los efectivos comenzaron a seguir el rastro de los ladrones, minutos después llegaron a los techos y a la casa semi abandonada de Sadi Carnot. "Arrancaron un ventanal y entraron, me asaltaron y se fueron por el mismo lugar", relató Nadia. La joven cursó una operación recientemente y luego del momento pasado no se sintió bien de salud. "Llamamos al Sies pero ni noticia", dijo angustiada.

Comentarios