El Mundo
Jueves 20 de Octubre de 2016

Mails de campaña que dañan a la demócrata

Desde el 7 de octubre, WikiLeaks ha divulgado miles de correos electrónicos robados de una cuenta de Gmail del jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta. El equipo de Clinton se encontró así en la difícil situación de no confirmar ni negar la autenticidad de los correos pero al mismo tiempo acusar a Rusia de estar detrás del ataque. Las revelaciones más delicadas provienen de de conferencias privadas que Hillary ofreció a bancos de inversión entre 2013 y 2015. Clinton se niega de forma terminante a divulgar las transcripciones, decisión que durante la primaria con Bernie Sanders hizo que la acusaran de ser una candidata de Wall Street. En los textos de WikiLeaks incluyen tres ponencias en Goldman Sachs, que muestran cómo la candidata se encuentra cómoda entre los banqueros. Clinton exhibe pragmatismo y propone una posición mucho menos rígida ante la gran banca que la que defiende en los debates de campaña sobre Wall Street. En otra conferencia, ante un grupo inmobiliario en abril de 2013, Clinton dijo que la "política es como hacer salchichas", y que es "necesario tener una posición pública y otra privada".

En abril de 2015 el equipo de Clinton tuvo que tomar una decisión sobre si debían aceptar donaciones de campaña de lobbystas que representan países extranjeros. Estos incluían a lobbystas que representan a Irak, Azerbaiyán, Egipto, Libia y Emiratos Arabes Unidos. Uno de los responsables de campaña, Robby Mook, expresó que deberían aceptar las donaciones y "administrar los ataques". La jefa de comunicaciones de la campaña, Jennifer Palmieri, se limitó a exhortar: "¡Tomen el dinero!"

Los mensajes también revelan choques entre la hija de Hillary, Chelsea, y Doug Band, un experimentado auxiliar de su padre Bill Clinton, por las operaciones de la Fundación Clinton. Chelsea envió varios correos a Podesta alegando conducta inapropiada de Band, miembro del directorio de la Iniciativa Global Clinton, por los lazos entre esa organización y la consultora de Band. En un mensaje de noviembre de 2013, Band califica a Chelsea de "niñita engreída que no tiene nada que hacer más allá de crear problemas".

Comentarios