Cambiemos
Domingo 25 de Septiembre de 2016

Macri y Vidal encabezaron otro "timbreo" nacional de Cambiemos

Es el quinto que realiza el oficialismo como parte de su estrategia comunicacional. Estuvieron los principales dirigentes y funcionarios.

El presidente Mauricio Macri encabezó ayer junto a su hija Antonia y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, en la tranquila localidad de Las Heras, el quinto "timbreo" nacional de Cambiemos, que movilizó a decenas de funcionarios y legisladores en distintos puntos del país.

   Si bien el grueso de los representantes de Cambiemos desplegó su campaña de visitas por el Gran Buenos Aires, esta edición del recorrido bajo el lema "Cambiando juntos" contó con la participación de todos los socios de la Alianza gobernante dado que además de macristas y radicales salieron de caminata referentes de la Coalición Cívica —con la presencia de su líder, Elisa Carrió, quien cambió de parecer tras avisar que no sería de la partida— y hasta del partido Fe, del sindicalista Gerónimo Momo Venegas, quien también ganó la calle para tocar timbre.

   La delegación de la UCR estuvo encabezada por el presidente partidario, el santafesino José Corral.

   "Hace 11 años hacíamos el primer timbreo. Hoy salimos una vez más", destacó Macri, quien después de las 10, vestido de jeans y chaleco de abrigo, y acompañado por su pequeña hija, apareció en el apacible y campero pueblo de General Las Heras —capital nacional del juego del pato—, donde dialogó con familias con niños y algunos comerciantes de la zona.

   Incluso, se permitió bromear con una vecina sobre si la gobernadora Vidal, ahora separada, tenía pretendientes al señalar que no tenía novio porque "trabaja demasiado".

   Macri también visitó un taller mecánico donde le dijo a sus responsables que "parece que están preparando un auto pistero acá", habló con unas niñas sobre el próximo cumpleaños de su hija y se reunió con un grupo de jubilados que jugaban al truco en un viejo bar.

   Vidal, en tanto, recibió los reclamos de los pobladores que se acercaron a abrazarla y le elogiaron su enorme poncho verde y las largas botas de cuero color natural.

   En tanto, los principales funcionarios del gabinete visitaron distintos barrios del conurbano.

   Así, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, recorrieron Hurlinghman; mientras el presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, hizo pie en Avellaneda —gobernado por el kirchnerista Jorge Ferraresi—, donde destacó que "seguimos cerca de la gente".

   "La Argentina que queremos se construye desde el diálogo. Hoy salimos a escuchar a los vecinos en un nuevo timbreo nacional", sostuvo Humberto Schiavoni, presidente del PRO, en su cuenta de Twitter.

Decisión y coraje. La novedad fue la presencia de la diputada nacional Elisa Carrió —socia fundadora de Cambiemos y devenida en crítica de algunas decisiones del gobierno—, quien recorrió la localidad de Capilla del Señor, en el noroeste bonaerense, donde vive actualmente. "El cambio se hace con amor a la República, decisión y coraje. Cambiemos juntos", escribió Lilita en la red social Twitter luego de la caminata.

   Asimismo, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recorrió el sureño barrio de Nueva Pompeya junto a una de las integrantes del Enacom, la radical Silvana Giudici.

   La ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, y el secretario del área, Gerardo Milman, destacaron en Tres de Febrero la importancia de "estar cerca para escuchar a la gente".

   El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, destacó "lo bueno, lo malo, las esperanzas y las ganas de los vecinos de Padua", mientras su colega de Desarrollo Social, Carolina Stanley, dialogaba con emprendedores en Escobar.

   Desde la Coalición Cívica, los diputados Maximiliano Ferraro, Mariana Zuvic y Marisel Etchecoin recorrieron Ezpeleta y luego, la santacruceña siguió el recorrido con el intendente de Quilmes, el macrista Martiniano Molina.

   El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, se mostró en el partido bonaerense de Moreno, mientras que el intendente de Vicente López, Jorge Macri, recorrió la localidad de Olivos junto al secretario de Comunicación bonaerense, Federico Suárez.

   En tanto, el director general de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, estuvo en La Matanza y el ministro de Defensa, Julio Martínez, recorrió barrios de La Rioja.

   La actividad se realizó en simultáneo en otras ciudades del país, de la que participaron distintos funcionarios en procura de establecer un contacto directo con algunos sectores de la comunidad para enterarse de las necesidades específicas de cada distrito.

   En Rosario, el barrio elegido fue el norteño Parque Field, al que ayer al mediodía llegaron los diputados provinciales Federico Angelini, Roy López Molina y Sergio Más Varela, junto a los concejales Gabriel Chumpitaz, Alejandro Rosselló, Renata Ghilotti y Carlos Cardozo, y los diputados nacionales José Núñez y Anita Martínez.

   "Entendemos que la única manera de estar cerca de los vecinos es escucharlos, por eso, desde nuestro espacio visitamos semanalmente los barrios de la ciudad", señalaron desde el macrismo vernáculo.

Las Heras, un lugar alejado del ruido y muy cerca del campo

El lugar al que iría Macri a timbrear se matuvo en estricto secreto. "No lo vamos a decir; los dirigentes van a querer ir ahí, los medios también, y se va a perder lo importante: el contacto del presidente con la gente", decían a primera hora de ayer referentes del PRO. Tanto fue el secreto que una dotación de bomberos de La Heras debió acudir de "apuro" al aeroclub para recibir a la comitiva. "Nadie nos había dicho nada; nos avisaron sobre la hora", explicaron desde el cuartel, y aclararon que también hubo personal del Hospital Municipal movilizado contrarreloj.

   La elección de lugar fue otro "acierto". General Las Heras es un pequeño pueblo a sólo 70 kilómetros de la Capital Federal pero de costumbres "camperas". Conocida como la Capital Nacional del Pato, es un lugar ideal para jugar polo y golf.

La sorpresa de ayer fue la presencia de Carrió. Había dicho que no iría por "cuestiones de agenda", pero la modificó y participó, desvirtuando las especulaciones sobre una "crisis" en Cambiemos por sus reiterados cuestionamientos a no pocas decisiones del gobierno. Llamó al atención la rara vincha con dos números 60 en rojo que lució.

El timbreo lo "inventó" el PRO para la campaña. Poco a poco fue sumando a sus aliados. Ayer los globos dejaron de ser amarillos: se sumaron los demás colores del frente.

Comentarios