Opinión
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

Macri & septiembre

Un repaso por la historia política argentina muestra repeticiones cíclicas y falta de memoria colectiva. Yrigoyen, Perón, Alfonsín, De la Rúa y los militares golpistas en el medio, corrupción e ineptitud, fueron construyendo el relato de país.

Tal vez tenga razón Nebbia: "Cuando no recordamos lo que nos pasa nos puede suceder la misma cosa…". La canción de Lito, claramente socio / político / histórica, define perfectamente la falla Argentina.

Otro personaje, absolutamente popular, expresa lo que pasó una vez: "Yo soy del treinta, yo soy del treinta, cuando a Yrigoyen lo embalurdaron" (Balurdo, embrollo, mentira, engaño) Tita Merello.

Con mas del 60 por ciento de los votos, en un país claramente diferente, en junio de 1928 los colegios electorales (elección indirecta y por distritos: ¡volvé, te perdonamos!) se proclama a Hipólito Yrigoyen. Segunda presidencia. "Religión cívica" era una definición de la democracia yrigoyenista, luego con Alfonsín devendría en "rezo laico". Nada se pierde, todo se transforma.

El "crack" de 1929 en la economía mundial hizo lo suyo. El resto lo trajo el fastidio de quienes no soportan la definición por los votos.

El 6 de setiembre de 1930 un general, Uriburu José Felix, convierte a la Argentina en una republiqueta mas de América Latina. Militares, golpe de Estado.

No es casualidad que el 11 de setiembre del mismo año un general nacionalista fuese detenido. El general Mosconi. Ya YPF era un botín de guerra.

En el 1943 un golpe sucede a otro golpe. Nuevamente el contexto internacional y el juego interno. Primero Pedro Pablo Ramírez, después Edelmiro J. Farrel (quien declara la guerra al Eje) son los generales que derrocan a otros personeros de viejos generales.

Octubre del 1945 y febrero de 1946 acercan la historia. Juan Domingo Perón y la presencia de los trabajadores en el poder. Revisar el listado de Diputados nacionales de ése primer Congreso de 1946 es una necesidad para muchos, básicamente para la izquierda guerrillera, piquetera y/ o revolucionaria tardía. Todos sus próceres o sus ascendentes integraban la "Unión Democrática", la alianza que se opuso a Perón. No participaron junto al pueblo.

El 16 de setiembre de 1956 la cinta de Moebius nos lleva al mismo lugar: un golpe contra un gobierno popularmente elegido, votado por el pueblo. En este caso el voto femenino, incorporado en las elecciones de 1951, define una Argentina muy novedosa, con un imposible retroceso. Cada persona un voto.

El 29 de marzo de 1962 los militares derrocan a Frondizi luego que, en las elecciones del 18 de marzo, candidatos peronistas triunfaran en algunas provincias. Cuba es, tal vez, un detonante menor, la reubicación de Argentina en un plan mundial el verdadero objetivo. Y la intemperancia contra el voto.

El 28 de junio de 1966 los militares, con la oposición en franco apoyo, detienen y quitan el mando al radical Arturo Umberto Illia. El periodismo porteño relata alborozado los sucesos.

La elección de Frondizi, como la de Illia, tienen al peronismo proscripto. En un caso se asegura un pacto (vía Rogelio Frigerio) con la UCRI de Frondizi. En el caso de Illia el voto en blanco, abstencionista, fue mayoría.

Nótese: el peronismo, desde su nacimiento como hecho social, define las elecciones con sus votos.

El 24 de marzo de 1976, otra vez con los partidos opositores en apoyo (desde el comunismo hasta los conservadores) y los grupos revolucionarios armados en acción, favoreciendo a los militares que derrocan, a meses de las elecciones, al gobierno legalmente votado (La fórmula Perón /Perón es derrocada).

El partido militar había hecho su ensayo general en 1966. Lo ejecuta fríamente desde marzo de 1976. La gran mayoría de los muertos y torturados pertenecen a organizaciones barriales y sindicatos de base, con una inmensa mayoría de peronistas. José Alfredo Martínez de Hoz, el ministro civil todo poderoso, facilita compras y ventas con la URSS.

Otro general, dipsómano e iletrado, al invadir Malvinas facilita el clamor interno y externo. Una republiqueta de militares invadiendo territorio que los ingleses consideran inglés y sin apoyo de los yanquis. Fin.

El año 1983 es único. La primera vez que el peronismo es derrotado en las urnas sin excusas. El 51,7 por ciento de los votos el 30 de octubre lo consagran. Raúl Alfonsín presidente. Nótese lo siguiente: el "rezo laico" retorna. Y el relato alfonsinista supera a Perón, fallecido el 1º de julio de 1974.

La publicidad, la imagen, el relato, consolidando al candidato, definen la modernidad política. David Ratto, Pichon Riviere hijo, Gabriel Dreyfus, Juan Carlos Portantiero y otros, dan cuenta de una estrategia mediática que nunca mas abandonará las campañas políticas.

Alfonsín/Menem, la maldición del distrito único y el fin del Colegio Electoral, el tercer senador, la "engaña pichanga" de los fondos coparticipables y la reelección terminan por teñir de maldad los excepcionales adelantos de la Reforma Constitucional de 1994.

El fin del siglo, la ineptitud de una Alianza Electoral comandada por radicales solo aptos para la corruptela y los cargos, pone los votos otra vez en discusión histórica. El peronismo, después de De la Rúa, en el siglo XXI suma 12 por ciento de Rodríguez Saá, 23 por ciento de NK, 25 por ciento de Menem y cierra la discusión. Siempre fueron mas. Cuestión de ofertas.

Muere NK. Los bienes gananciales y los votos, que eran patrimonio de su esposo, ponen a la viuda, con una personalidad controvertida, a conducir el país. La corrupción y la doble realidad, la del relato y la de la calle definen Argentina.

Ineptitud y corruptela que impiden la herencia. Argentina vota contra algo que no desea mas. Cuestión de ofertas. Aquí estamos. Setiembre de 2016. Reflexión: en Argentina cada dos años votamos, por tanto "la voz de la gente se oirá siempre". Macri debería cantar a Litto.

Comentarios