Blanqueo de capitales
Domingo 27 de Noviembre de 2016

Macri se lleva a marzo la reactivación

El gobierno erró el pronóstico, la economía no se reactiva en el segundo semestre y todo hace indicar que habrá que esperar a marzo o junio de 2017 para ver los brotes verdes.

El gobierno erró el pronóstico, la economía no se reactiva en el segundo semestre y todo hace indicar que habrá que esperar a marzo o junio de 2017 para ver los brotes verdes.

¿Por qué el presidente no logra estos objetivos? Algunos puntos en cuestión.

1 Partió con un tipo de cabio muy bajo y poco competitivo. Con el actual tipo de cambio no se dinamizó la exportación, la carne argentina en gancho es la más cara de América del Sur, y el país es súper competitivos en este rubro. Con el dólar a $16 los argentinos en los primeros 10 meses del año atesoraron dólares por un total de u$s 9.418 millones, y el saldo de la cuenta viajes y turismo es deficitario en u$s 6.945 millones, esto implica que viajaron más argentinos al exterior, que turistas ingresaron al país. El tipo de cambio debería valer hoy entre $ 20 y $ 22 para poder exportar y desalentar el turismo en el exterior. Lo que no se hizo en los primeros meses de gobierno no se puede hacer en esta coyuntura, el gobierno perdería gobernabilidad.

2 Las retenciones a la soja deberían bajar ya. La oleginosa es un producto muy rentable para los que tienen campos propios en la región centro. En el resto del país, ni con campos propios lo es. El 70% de los que trabajan el campo alquilan la tierra, y sus rentabilidades son muy escasas. ¿La solución? Un impuesto más agresivo para los que alquilan los campos y no trabajan, y una baja de retenciones para poder conseguir más dólares en el exterior, y reanimar las economías regionales. Provincias como Córdoba, con zonas muy inundadas, y produciendo lejos de puerto tienen severos problemas económicos.

3 La nafta debería bajar y terminar con el subsidio al petróleo. El gobierno subsidia el barril de petróleo para facilitarle la vida a las provincias patagónicas, pero le complica la producción al resto del país, en especial al norte argentino. Hay que terminar con este subsidio que afecta a la producción en general, los combustibles deberían bajar un 30%, como mínimo.

4 Hay que eliminar el impuesto a las ganancias en el salario. Tal como se prometió en la campaña electoral hay eliminar el impuesto a las ganancias del salario, y si esto desfinancia el presupuesto, que se tome deuda pública hasta que el crecimiento económico permita tener un presupuesto equilibrado. La clase media Argentina esta con un presupuesto muy acotado. Usted dirá las clases bajas están mucho peor, es cierto, pero si la clase media no gasta y motoriza la economía, las clases bajas pueden estar mucho peor. Si el gobierno accediera a subir el mínimo de ganancias a un nivel mucho más alto que el propuesto, y liberaría dinero para los empleados, la economía tomaría otro color en forma casi inmediata.

5 Los ministros no viven lo que sucede en la calle. El mejor ejemplo fue el anuncio de bajar los aranceles a las computadoras a partir de marzo, sin darse de que cuenta mataron a todos los comercios que venden estos productos, ya que nadie comprara hasta ese mes. Si hacés un anuncio impleméntalo ya, o no lo anuncies. Los ministros necesitan interactuar más con los sectores productivos, y entender que plantear problemas, no es conspirar contra el gobierno.

Macri y la Macro

Es cierto que el presidente tiene logros muy importantes en el primer año de gobierno. Levantó el cepo al dólar, volvimos a ser sujeto de crédito, consiguió crédito en pesos a 10 años a tasa fija (por esto pasara a la historia); implementó un blanqueo de capitales que es el más exitoso que ha llevado adelante el país, y puede terminar con un sinceramiento fiscal que supere los u$s 50.000 millones, más del 10% del PBI; actualmente se sinceraron 5% del PBI. Hay que aplaudirlo de pie.

Macri y la Micro

El gobierno no ha explicado el plan económico. Tuvo que tomar medidas que le generaron un costo político, como es el caso de la suba de luz y gas, pero se tomaron a destiempo, y sin explicarlas a la sociedad. Hay un cambio de paradigma económico, un nuevo formato de hacer negocios, y no solo que no se explicó, sino que los emprendedores quedaron varados en el nuevo formato económico, y con pocas ventas a la vista. Macri quiere ser presidente y ministro de economía, dos cosas a la vez no se pueden llevar adelante con éxito, lo respaldan los últimos gobiernos del kirchnerismo, desde que echaron a Roberto Lavagna, la economía se deterioró.

Lo mejor de la semana fue que el presidente del Banco Central está bajando la tasa de interés. Hubiéramos preferido que lo hiciera por convicción y no por sugerencia del presidente de la Nación. La soja está subiendo, y es bueno para el país.

Lo peor de la semana: los rumores de cambios de ministros llevan más incertidumbre al mercado. El presidente no debería demorar el cambio de gabinete y reducir de 22 a no más de 11 los ministerios.

Lo que preocupa: El gobierno cede ante todas las presiones sectoriales. Eso se nota en el resultado fiscal, en 10 meses el déficit asciende a u$s27.300 millones, y apunta a un déficit de u$s 37.000 millones para fin de año. Tenemos déficit la misma suma que tenemos en las reservas.

Conclusión

La economía no reactiva en lo inmediato. El año 2017 viene complicado, hasta después de Semana Santa las inversiones no se van a motorizar, y estamos hablando del 17 de abril. Pasada esa fecha en julio tenemos las vacaciones de invierno. En agosto las Paso, y en octubre las elecciones legislativas. Si no se apuran las definiciones, la economía real quedara atrapadas por las vacaciones, la política y el pescado sigue sin vender.

Comentarios