Casa Rosada
Domingo 06 de Noviembre de 2016

Macri recibió a la Fragata Libertad tras un viaje que fue "un orgullo"

Primer viaje del buque fuera de las aguas latinoamericanas, cinco años después del escándalo que protagonizó en Ghana.

El presidente Mauricio Macri recibió ayer a la Fragata Libertad en el Puerto de Buenos Aires, momento en el que el buque escuela concluyó su viaje de instrucción número 45 que marcó su regreso a mares norteamericanos y europeos.

"Un orgullo recibirlos en este día tan importante. Gracias por habernos representado a todos los argentinos con tanto profesionalismo, altura y respeto. Gracias", sostuvo el mandatario.

Tras 196 días, la tradicional embarcación comandada por el capitán de navío Ignacio Martín Errecaborde retornó al país con sus 351 tripulantes.

Al lado del presidente, el ministro de Defensa, Julio Martínez, destacó que el viaje de la fragata fue "un logro político de la Argentina y de la política exterior" del gobierno ya que "volvimos al mundo después de cuatro años. No nos embargaron la fragata. Este es el camino".

De esta manera, el ministro de Defensa aludió a la retención que sufrió la embarcación a lo largo de 77 días en 2012 (durante el segundo mandato de la ex presidenta Cristina Kirchner) en el puerto ghanés de Tema por un reclamo de los fondos buitre.

En la Dársena Norte del Puerto de Buenos Aires, el presidente Macri saludó a los marinos y recorrió las instalaciones del buque escuela, para luego saludar a las esposas de los integrantes de la tripulación que fueron padres durante el viaje de instrucción.

Durante su viaje, el buque escuela visitó los puertos de Recife (Brasil), Baltimore, Norfolk y Nueva York (Estados Unidos), Amsterdam (Holanda), Brest (Francia), Liverpool (Inglaterra), Dublin (Irlanda), El Ferrol (España), Toulon (Francia), Civitavecchia (Italia), El Pireo (Grecia), Cádiz (España), Río de Janeiro (Brasil) y Montevideo (Uruguay).

Con ese recorrido, la Fragata Libertad volvió a amarrar en Europa tras siete años sin tocar el Viejo Continente, así como también en Estados Unidos después de casi 10 años de ausencia. Asimismo, el viaje fue el primero por fuera de aguas latinoamericanas tras el incidente de 2012 en Ghana que le hizo cobrar a la nave una lamentable notoriedad mundial.

Los 77 días que estuvo retenida en el país africano fueron producto de una acción de embargo reclamada por el fondo de inversiones NML, con sede en las islas Caimán, que no entró en el canje de los títulos argentinos caídos en default en el 2001.

En medio de aquel verdadero escándalo internacional, el gobierno kirchnerista se vio obligado a ordenar la evacuación de la nave —el 20 de octubre de 2012—, por "falta de garantías para los derechos humanos de sus 326 tripulantes", dejando a bordo únicamente al capitán y una dotación mínima.

Finalmente, la fragata dejó Ghana por orden del Tribunal Internacional del Derecho del Mar (Tidm), que el 15 de diciembre de 2012 ordenó su "inmediata liberación" ante un reclamo que impulsó la Casa Rosada. El 9 de enero de 2013 la entonces presidenta Kirchner recibió al buque en el puerto de Mar del Plata.

Ayer, el buque insignia tomó amarras en el muelle del Apostadero Naval Buenos Aires a las 10, con sus gavieros subidos a los palos, la banda de música interpretando marchas militares y la dotación, a cargo del comandante Ignacio Errecaborde, formada sobre la cubierta principal.

La Armada precisó que el buque navegó 20.776 millas náuticas (equivalentes a 38.500 kilómetros), durante 133 días, en tanto permaneció 63 días en los puertos de América y Europa.

"Estamos felices y contentos por este recorrido que ha cumplido el buque insignia de la Armada Argentina; ha sido un logro del Presidente, de nuestra diplomacia, de nuestra Armada y del país", afirmó el ministro Martínez, luego de saludar a los cadetes que habían zarpado el 23 de abril.

"La exitosa vuelta de la Fragata al mundo significó la visita a 16 puertos de 10 países, sin inconvenientes", destacó.

Durante los días de navegación, los 351 tripulantes, entre ellos los 117 guardiamarinas —hombres y mujeres de las promociones 144º y 145º del Escalafón Comando Naval e Infantería de Marina y de las 100º y 101º del Escalafón Intendencia de la Escuela Naval Militar— intensificaron sus conocimientos marítimos y náuticos en las distintas especialidades y roles.

Además, sus visitas a los distintos puertos del mundo contribuyeron a reforzar los lazos de la Argentina con otras naciones, mediante el intercambio entre los miembros de las Armadas de distintos países.

El último viaje había sido en 2014, cuando cumplió un periplo por América Latina y el Caribe para evitar posibles embargos. Este año, tras haberse resuelto el conflicto con los holdouts, se planificó la nueva travesía.

Comentarios