La ciudad
Martes 21 de Junio de 2016

Macri pidió trabajar en conjunto para enfrentar al narcotráfico

El presidente encabezó el acto del que participaron alumnos de cuarto grado, que prometieron fidelidad a la bandera.

El presidente Mauricio Macri encabezó ayer parte de los actos por el Día de la Bandera y reafirmó los ejes de la gestión iniciada en diciembre. "Nos falta mucho, pero estamos en el camino correcto", sostuvo en el Patio Cívico del Monumento, donde alumnos de cuarto grado prometieron fidelidad a la insignia patria. En ese escenario, pidió acompañar "un cambio basado en objetivos claros y concretos: trabajar juntos para lograr la pobreza cero, para derrotar al narcotráfico que tanto daño le ha causado al país y a Rosario, y para unir a los argentinos".

El discurso del presidente llegó en un Día de la Bandera completamente distinto a los de años anteriores, claramente marcado por la impronta que impuso la llegada de Macri a la Casa Rosada.

Por primera vez, el acto central se desarrolló en el Patio Cívico, donde chicos de todo el país prometieron "ser leales a los valores de libertad, igualdad y solidaridad", fórmula que se encargó de leer el actor que personificó a Manuel Belgrano.

Para acceder al Monumento, los escolares y sus docentes tuvieron que atravesar por lo menos tres vallados de seguridad controlados por efectivos de Gendarmería. En algunos casos, los vecinos de la zona o quienes quisieron acercarse hasta la avenida Belgrano, también fueron cacheados. Un dispositivo rigurosamente calculado para evitar manifestaciones que pudieran acceder al festejo, pero que no logró evitar los choques que se produjeron a unos 150 metros del altar a la bandera (ver página 9).

Globos y aplausos. Milagros y Karen Altamirano, alumnas de la Escuela Nº 91, habían llegado temprano al Monumento. Desde las nueve, con un globo celeste en cada mano, esperaban con ansiedad el comienzo del acto. Era la primera vez, comentaba su papá, que iban a participar de la celebración. Unos 5 mil chicos habían recibido su invitación para participar del acto. Pero, los blancos en el Patio Cívico evidenciaban faltazos.

Tal como estaba anunciado, a las 11.10, la vicepresidenta Gabriela Michetti y parte de los ministros del gabinete nacional ocuparon el lugar que les estaba asignado junto a autoridades de la provincia, el municipio, legisladores y concejales.

Diez minutos después, el locutor del acto pedía un aplauso; entonces el presidente Macri, escoltado por el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein, ingresó al acto.

Los discursos de los tres funcionarios fueron breves e intentaron trazar continuidades entre los ideales del creador de la bandera y los desafíos actuales. Fein se encargó de destacar que la ciudad toma en serio el legado de Belgrano, "para construir una patria grande, en paz y solidaria".

A su turno, el gobernador consideró los ideales del prócer como un camino a seguir. "Podemos elegir una vida de esfuerzo, de sacrificio, o buscar la comodidad del que no arriesga y prefiere someterse a las prohibiciones que impone una realidad adversa", sostuvo.

Macri destacó la emoción que significaba compartir el acto con los niños, frente a quienes pidió el compromiso de trabajar en conjunto. "Hemos decidido un cambio, basado en objetivos claros y concretos: trabajar juntos para lograr la pobreza cero, para derrotar al narcotráfico que tanto daño le ha causado al país y a Rosario, y para unir a los argentinos" porque, recordó, "como dicen en el campo, juntos se va mas lejos".

Después confirmó "que se puede" e incluso instó a corear lo que fue su eslogan de campaña. Y tras repasar que "el punto de partida no fue fácil", enumeró algunas líneas de trabajo de su gestión: "Hemos destrabado cosas que nos permitían crecer, hemos comenzado a combatir la inflación, que es el mal que ataca siempre primero a los que menos tienen, y hemos vuelto al mundo porque los argentinos tenemos muchas cosas valiosas para darle al mundo, para crecer, para generar trabajo".

Los últimos minutos del acto fueron, sin duda, los más emotivos. Tras un toque de clarín, un Belgrano de ficción recorrió las escalinatas del Monumento instando a los niños a prometer convertirse en buenos ciudadanos. Y la respuesta de los pibes no se hizo esperar.

Con una suelta de globos celestes y blancos, y Angela Torres y Nahuel Pennisi entonando "Saludo a la Bandera", esa parte del acto llegaba a su fin.

Y los chicos corearon "sí, se puede"

"Sí, se puede", repetía Macri desde el escenario. Y pidió a los chicos que repitan el eslogan. "Más fuerte que no los escucho", dijo. Algunas maestras bocharon el gesto del presidente.

Manuel Belgrano y una emotiva promesa

"Prometer es decir la verdad con el corazón ¿Prometen ser leales a nuestra bandera, a los valores de libertad, igualdad y solidaridad que simbolizan ser ciudadanos?", preguntó Belgrano a los chicos.

Alegría y cientos de globos al cielo

Miles de globos celestes y blancos se soltaron al aire sobre el final de la ceremonia desarrollada en el Monumento, Macri, Lifschitz y Fein tambien dejaron volar los suyos.

Comentarios