Opinión
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Macri & Maradona

Espejo. La experiencia del presidente de la Nación en Boca sirve para entender algunas de sus decisiones políticas. Salió indemne y exitoso de un lugar del que casi nadie sobrevive. Ahora, como aquella vez, necesita encontrar un Bianchi que le solucione los problemas.

En el discurso que hizo para justificar el veto a la "Ley de Despidos", frente a los trabajadores de la empresa Cresta Roja, según la justicia vaciada por empresarios K, Mauricio mostró otra faceta de una personalidad que aparenta simple, pero que no lo es.

La referencia a una ley acusada de tramposa, mentirosa, engañadora y mínima porque tiene/tendrá pocos meses de vida permite mirar a otro Macri. No es la ley el tema. Es Macri.

En el discurso que hizo para argumentar el veto, Mauricio Macri desnudó un poco lo que es su vida, según su mirada, sobre sucesos que lo tuvieron como protagonista. El punto insoslayable es que, para su biografía, para su vida, para sus conocimientos y experiencia, Boca Juniors es el límite. Hay un antes y un después de Mauricio Macri presidente de un club de fútbol. Debía mencionar razones de un veto presidencial, el primero con su firma. Ubicó a Boca Juniors para explicar lo suyo, que indicó como la contradicción entre lo aconsejable y lo que se resuelve por el bien común.

Recordó que, cuando se convirtió en presidente del Club Atlético Boca Juniors, donde llegó, como lo confiesa, sin saber absolutamente nada de como dirigir un club, su vida como presidente novato se cruza con la de Diego Armando Maradona, iniciando una carrera como entrenador que, después se vería, no tuvo la misma calificación que su carrera como jugador de fútbol.

A Macri le aconsejaron que contratara a Maradona y el no contrató a Maradona. Punto. Las razones que dio o no dio corresponden a lo que Macri entiende que debería haber hecho, pero no hizo. Macri nos dice que triunfó en Boca Juniors como presidente exitoso, muchos campeonatos, etc, sin hacer caso a quienes le proponían, como escudo, la figura más importante que ha dado el fútbol argentino en toda su historia. "Trae a Maradona che Mauricio…" y Mauricio dijo no. ¿Qué tal?

Puestos fuera nosotros, que no somos Macri o Maradona, lo que advertimos es que no contrató a la figura más importante que ha tenido la historia del deporte en Argentina. Y ése es su medallero. "Triunfé contra los consejos y dejando fuera a Maradona". Muy claro el mensaje. Esto no lo arregla ni Maradona. No preciso a Maradona.

No se puede escapar el recuerdo de aquel desplante fenomenal que le hizo Carlos Bianchi (el DT que eligió después de sucesivos fracasos) que lo dejó hablando solo en una conferencia de prensa. Carlos Bianchi, cuando entró Macri, hizo el desplante de levantarse. El acto aquel, tan especial, nos da la medida de cómo entiende Macri la relación del poder y el ejercicio del poder. Para Macri el poder es claramente no confiar en Maradona, equivocarse con Bilardo y depender de Bianchi. En ese juego de hoy, con MM presidente de los argentinos él pone, y esta es la otra cuestión que debemos entender, él pone como ejemplo de su vida haber sido presidente de Boca y aguantarse desplantes.

Creo que está bien lo que hace; MM nos dice que lo más importante que hizo fue meterse en Boca y salir vivo, porque el chiste es este, nadie antes que él y nadie después que él ha salido vivo de la presidencia de Boca. Yo les recuerdo que desde un capitalista aventurero como Alberto J. Armando, hasta el dirigente comunista, Carlos Heller, el Club Atlético Boca Juniors se ha tragado todo… menos a Macri.

Tal vez porque era un empresario y trató a Boca como una empresa donde había que cambiar gerentes cuando se equivocaban, es con ese criterio de triunfador en Boca que él llega a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba). Se oferta y gana.

En Caba, por si alguno no le entiende, con un territorio exiguo, una población como toda la provincia de Santa Fe y un millón más, y la mayor renta per cápita de Argentina, como responsable de una ciudad absolutamente rica que, además, no se hace cargo de la policía todavía, no hace cargo de la Justicia todavía, salvo para infracciones de tránsito y en donde desde el teatro Colón hasta el Obelisco todo se lo ponen para que brille allí, con gerenciamiento empresarial, Macri triunfó.

Ahora, ayer, en el 2015, por una circunstancia absolutamente lateral pero imposible de evitar, Cristina y sus designios políticos donde se inscriben Boudou, Scioli y personajes como Aníbal Fernández todos electoralmente detestables para la sociedad, se encontró Macri que, además del territorio propio de Caba, el miedo a los corruptos hizo que triunfara María Eugenia Vidal y Macri se encontró dueño de la Caba, de la provincia de Buenos Aires y presidente de la República Argentina, con focos territoriales imposibles de entender. El Midachi era su representante acá en Santa Fe, la coneja Baldassi su representante en Córdoba, hubo una rara alianza con el radicalismo. MM no es fácil de entender en los afectos de los votantes, pero allí están los votos.

¿Que nos dijo Mauricio antes de los idus de Mayo? Macri objetó a Maradona y le fue bien, ¿Macri está pensando que Cristina Elisabet Fernández de Kirchner es la Maradona que él tiene que rechazar en el 2016 para sobrevivir?

Bueno, pongámosle que sea así, falta encontrar el Bianchi que le haga cien desplantes pero le solucione los problemas. El refirió a Boca como el ejemplo más claro de su vida y la porfía contra los consejos. Es su advertencia. La más simple. Si veté a Maradona…

Comentarios