Opinión
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Macri & las distracciones

Inseguridad, federalismo y paridad de géneros son cuestiones centrales sobre las que la administración de Macri sigue sin ofrecer respuestas concretas a la sociedad. La ministra Bullrich asegura confrontación y fracaso de cualquier acuerdo equilibrado.

Quien esto escribe hace tiempo que sostiene que la tarea de Mauricio Macri como estadista es ayudar a la formación de un frente de centroizquierda que promueva la alternancia, necesidad que CFK como D'Elía, Bonafini, Aníbal Fernández, Agustín Rossi, Kicillof, Recalde padre, como Carrió y/o Bullrich no aseguran. Lo cierto es que, sin alternancia y reglas claras, la democracia es un simulacro, un magro intento de disimular la hegemonía. Tal vez pensar en Macri como el Adolfo Suárez que, desde la derecha, promovió la llegada al poder de la izquierda democrática (Psoe) que, a su vez, después, debió acompañar la llegada al poder de la derecha democrática (PP) sea pedir demasiado. A Macri y/o a la Argentina. Según. Sin alternancia democrática no hay salida… democrática.

Hay condiciones que se tornan visibles. … "no es extraño que el presidente Mauricio Macri se siga sintiendo más cómodo en el plano de la gestualidad que en el de las ideas de cierta profundidad, que requieren de contextos un tanto más complejos". El texto pertenece a la columna del colega Pablo Sirvén, del diario La Nación, nota del 25/09/16.

Distraído de tres cuestiones, Macri no resuelve una línea de acción política nacional sobre la "inseguridad", tampoco sobre "provincias" ni "paridad de género". Tres problemas, un solo país en desasosiego: el nuestro.

Con la inseguridad no solo trastabilla cualquier gobierno, sino que los dineros de la política se tornan cada vez más oscuros, grises, finalmente negros y malsanos. Tres fases. Prestan plata. Sugieren candidato. Definen candidato. El mundo del narcotráfico es así. La ministra Bullrich sugiriendo, en Rosario, que iluminarán la hidrovía, vigilarán las lanchitas y lograrán un acuerdo para entrar a los puertos privados (si, como lo lee) no hace nada más que confirmar que la distracción es muy profunda.

El colega Mauricio Maronna en su columna del 25/09/16 desnuda clara, muy claramente una situación: "Hay barcos, barquitos y botes que tiran paquetes de drogas hacia las costas. El rostro pétreo de Lifschitz era todo un editorial político. Bullrich es así, como la fábula del escorpión y la rana. La provocación está en su naturaleza, aunque el presidente haya ordenado bajar los decibeles".

El párrafo de la nota de Maronna es perfecto, pero …¿estará en la índole de Mauricio Macri entender "provincias"?¿Querrá MM bajar los decibeles? La existencia de la Bullrich asegura confrontación política y fracaso de cualquier acuerdo equilibrado. Macri no es federal, no lo es por construcción. Distracción, parsimonia u otra visión del país, ya denunciada por Ezequiel Martínez Estrada. Cada vez menos dudas.

Un párrafo de otra columna dominical es totalmente explícito: No deja de ser impactante la reacción de furia conservadora de muchos de los que rechazan la idea. "Yo quiero que haya gente con talento y no me importa si es hombre o mujer", dijo uno de los periodistas más renombrados esta semana sin privarse de calificar la iniciativa de "reverenda boludez". "Es discriminatorio para con los hombres", dijeron otros. "¿Y las travestis o las personas gays?", agregó. Por lo primero, es interesante saber que el problema de la falta de talento importa si se trata de mujeres. Porque hasta ahora, el listado de los incompetentes varones que ha parido la política es infinito y nunca se escuchó la queja de género al respecto. Nos preocupamos por el talento cuando las mujeres ingresan. No antes. Por lo demás, las discriminaciones positivas son tan viejas como las proscripciones irracionales. Hubo que pensar en cupos para afroamericanos, latinos, discapacitados y demás ante la injusticia de los que detentaban el poder para visibilizar algo tan obvio como la paridad de géneros que brinda la humanidad.

Salvo muy escasos ejemplos, la mujer en la política tuvo que hacerse acompañar de varones que las cobijaron o necesitó de increíbles exámenes de pureza que a los varones jamás se les exigieron. Si todo eso no alcanza, habría que recurrir al pragmatismo de la duda. Si hasta ahora nos fue como nos fue con indiscutida predominancia de testosterona, ¿no habría que darse la chance de probar con más número de mujeres para ver si la cosa cambia?"… el 25/09/16 la firma el doctor Luis Novaresio.

En provincia de Buenos Aires, que es su gran problema, la ley de paridad avanzó. Seguridad, Argentina federal y paridad no son cuestiones menores. Hacen al esqueleto de la sociedad.

"Storytelling, la máquina de fabricar historias y formatear las mentes", el lúcido libro de Christian Salmón, con prólogo del rosarino Miguel Roig, sostenía que el relato de los hechos cambiaba el sustento político (los hechos por el relato de esos hechos) definitivamente postergado, alterado por la interpretación que, según conveniencia, terminaba entendiéndose como "la verdad". Los reescribidores, los que facilitan la lectura con su sesgo, ayudan a los gobernantes distraídos a enfocarse, indicándonos qué quisieron decir con lo que omitieron o alteraron. Salvan a los distraídos, que hoy no conocen de política exterior, ayer de tarifas, mañana de los límites del país y la diferencia entre actores y pasajeros de un bus interurbano.

Lluvia sobre mojado. En éste quinquenio (2015/2020) las redes complicaron el relato y los "formateos". En Twiter, Instagram, y Facebook, reapareció Discépolo ("cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón"…). La usina de MM cree en las redes, adhiere a Discepolín. Puede ser un yerro fatal.

Se sabe que el distraído de unas cosas es porque está muy atento a otras. Ojalá sea una distracción que nos favorezca. Lo contrario es sabido. Nos pasó muchas veces.

Comentarios