Opinión
Miércoles 08 de Junio de 2016

Macri & el destino

Los discursos del presidente tienen el mismo eje: poder y querer. También el enfrentamiento. La historia no admite generaciones espontáneas, todo tiene un origen y una causa. Empezó con Duhalde, siguió con Néstor y Cristina y desembocó en este presente.

La muerte de Cassius Marcellus Clay actualiza viejos desencuentros, pasadas discusiones. Lo vimos siempre por tevé. El boxeo por televisión es menos cruel. También las muertes. Recordemos que Ted Turner "compró" una guerra y la difundió por televisión al mundo entero. La vimos por TNT. El que pagaba royalties la veía. Todo legal.

Las cosas han cambiado o, si se quiere, se han ido sumando para convertirse en esta realidad, tan virtual, tan sensación de inseguridad.

"Todo buen campeón ha de tener un gran ego, y, debido a que intenta derrotar a un hombre que no conoce demasiado, ha de ser insensible —lo cual es la base del ego—". "Alí formaba un caudal que superaba todas las peñas que representaban un obstáculo, era un ego que fluía como un río de constante energía, alimentado por cientos de ríos tributarios".

Cassius Clay, por decisión personal Muhamad Alí, planteó su negativa a Vietnam y Norman Mailer escribió ese genial opúsculo: "Rey del ring" donde insiste: "...Sabía que era el mejor del mundo porque estaba convencido, los demás le creían...".

¿Qué precio tiene el convencimiento para transmitir tal convicción? Para Norman Mailer no hay tiempo para discutir, solo una marcación ortográfica, apenas una "coma". Dice: "Estaba convencido, los demás le creían...". Mailer enfrenta a sus personajes con el destino.

Cuando observamos los discursos del señor presidente el eje es el mismo. Verbos de segunda declinación. Querer y poder. También el enfrentamiento. Y el ego, claro está.

El boxeador quiso y pudo pelear. Se negó a participar en una guerra que, como todas, es loca y asesina. Aquella la mentían por una televisión censurada. Contra Vietnam, frente al manejo salvaje de aquella sociedad, el magnífico Alí fue una mariposa que fabricó vendavales destapando negociados y, también, "una hoja en la tormenta" de los turbios ‘70. Fue desafío y contradicción. Le decía "Tío Tom" a Frazier, pero no estaba lejos. Alabama, Malcom X, Luther King, Angela Davis. Black Panter. Alí integra una secuencia.

Hay un cierto punto, un momento en el que, aún siendo el más grande, un sujeto no puede escaparse de su tiempo. Esas dos coordenadas del mundo posible, tiempo y espacio, acomodan mariposas y boxeadores, predestinando encuentros y desamores.¿Cuándo llega Mauricio Macri a Boca, cuándo a la ciudad porteña de su único querer, cuándo al país...? ¿Cuando?

En los comienzos de Mauricio el jesuita Bergoglio iba a las villas y charlaba con el gordo Álvarez y otros guardianes de hierro como "Julito" Bárbaro. El mismo cura que los K ningunearon. Su papá, Franco y, tal vez, sus actuaciones gerenciales, lo entrampaban con Menem y el país dolarizado. La historia no admite repollos ni generaciones espontáneas. El es un ingeniero, un Ceo del '90, un presidente bostero victorioso y un intendente iluminado contra la monarquía populista que le subsidiaba los bondis, le pagaba la policía y el Obelisco.

Néstor y su mujer juntaban dinero y ensayaban, en Santa Cruz, una maquinaria de poder y corrupción que sería la llave para que lo votasen (a Macri) 30 años después. Contra esa corrupción estructural, que ahoga al país, Mauricio recibió el mandato.

La soja era, realmente, el yuyito que CFK nunca entendió. La frontera agropecuaria fue violentada, violada, derruida. La Cepal, mientras tanto, no lograba explicar el 2001 y China pagando a precio de oro la soja para alimentar a los chanchos. CFK tampoco entendió el final, en el 2010, del boom de los commodities. No existía Messi y Fidel Castro era un orador de la revolución tardía. Se vendían las camisetas del Che Guevara, "made in Taiwan". Che, qué cosa el mundo. En algún momento Carrió reformula sus amores, sus odios y sus insatisfacciones por la inteligencia interrupta que la impulsa. Comienzan ella y otros, como Lanata, a viajar para traer información cruda desde los centros mundiales del poder.

En un instante muy especial el radicalismo implosiona con el inepto gobierno de De la Rúa y el peronismo retorna como Bordolino. Es el mismo radicalismo de Morales, Sanz, Aguad, "Coti" Nosiglia y Gualeguaychú.

Kostecki, Santillán y las tapas de Clarín voltean a Duhalde. Él mismo Duhalde que perfeccionó el Frankestein argentino: provincia de Buenos Aires.

En algún momento el competidor de Kuligovsky se asocia con Romay y su hijo se convierte en una cría más del menemismo. Daniel Scioli, el auténtico personaje de Jerzy Kosinski. En otro momento la droga debe emigrar y/o ampliar territorio tomado y Argentina es utilísima para el blanqueo y la tranquilidad. Aquí el crecimiento inmobiliario ennoblece a la coca y la efedrina.

Un día, una vez, el alcohol más el tabaco y la medicina descuidada, revientan la carótida de Néstor y ponen las cosas de un modo irreversible. El destino se acomoda.

Macri debe dar su pelea, el mandato es de pelea. Un ingeniero no es un abogado, ni un negrito de Harlem (en rigor Louisville, Kentucky). Aún no se sabe si está convencido y por lo tanto convencerá. No tiene escritor de cabecera, los aprendices de Mailer se fueron con sus desnudos y sus muertos a las bóvedas del Calafate.

El voto, esa exageración de las matemáticas (como dice J.L.B.) lo ha puesto al frente. La confrontación es clásica. Contra el pasado y el porvenir. Estamos embarcados. No es el Argo, tampoco el barco de Ulises o el Titanic. Ni mitología, leyenda o tragedia moderna. No hay otra forma de averiguar el mañana que la espera. No es el segundo semestre de 2016 el centro de la historia. Somos nosotros. Y no es Cassius Marcellus Clay, es Mauricio. Y el destino.

Comentarios