Política
Martes 18 de Octubre de 2016

Macri buscó alejar especulaciones sobre su relación con el Papa

El presidente aseguró que Francisco le dijo: "Fuerza y hacia adelante". Y criticó a quienes se atribuyen representar al sumo pontífice.

El presidente Mauricio Macri reveló ayer que el Papa Francisco le dijo "fuerza y hacia adelante", al despedirlo tras el encuentro que mantuvieron el sábado pasado en el Vaticano, lo que interpretó como un mensaje para quienes "están conduciendo" el país, pero también "para los que están batallando".

"Quería transmitirles las palabras finales del Papa, que me dijo «fuerza y hacia delante» para aquellos que estamos conduciendo, desde algún lugar, pero también para aquellos que estamos batallando", expresó el mandatario sobre el tenor de lo conversado con Francisco.

El jefe del Estado hizo esas declaraciones al concluir un acto de entrega de ambulancias para la provincia de Buenos Aires, pocas horas después de regresar a la Argentina tras la audiencia con el Papa y el acto de canonización del Cura Brochero.

En tanto, consultada sobre el encuentro entre el presidente y Francisco, la canciller Susana Malcorra destacó que "el balance es muy positivo".

"El presidente y su santidad han tenido una conversación muy rica, girando alrededor de temas de mutuo interés. Hablaron mucho de los planes que el gobierno está llevando adelante, tanto de mejora de infraestructura como los sociales. La conversación fue profunda y concreta", señaló la ministra.

En ese contexto, Malcorra resaltó: "Había una lectura de muchos sectores de que podía existir una tensión, pero esas cuestiones son lo que son y son lo que se perciben que son. Esta conversación eliminó cualquier percepción al respecto".

Previo a emprender el retorno al país, Macri dijo que confiaba en que el encuentro con Francisco haya servido para terminar con "las especulaciones" acerca de la relación entre ambos.

"Espero que se hayan terminado las especulaciones. Aunque eso no es parte de mi tarea, me parece que claramente se percibió un clima distendido. Le dejé un montón de información", señaló.

El mandatario contó que al sumo pontífice "le pareció muy bueno" el plan de asistencia social que lleva adelante el gobierno, aunque aseguró que coincidieron en que "es muy bueno si es transitorio".

"Si acá no se consigue crear trabajo del bueno, es un desastre. No podemos pasar diez años, como la década pasada, con puro asistencialismo y no generación de empleo", aseveró.

Además, agregó que hablaron "de la agenda" y de la necesidad de "seguir generando una mejor convivencia entre los argentinos".

Otro de los temas que tocaron con el Papa, siempre según Macri, fue el del combate de la corrupción, "que tiene que ser un antes y un después, pero que tiene que ser desde el ejemplo" por su gobierno.

"Lo sancionatorio depende de la Justicia, sin intromisión de la política. Y él me dijo que tenía la misma idea. Los magistrados no tienen por qué andar buscando que les bajen línea. La Justicia es independiente y tiene que hacerse cargo", sostuvo.

Macri, paralelamente, volvió a cuestionar a "los personajes que se atribuyeron ser representantes del Papa y, más que ruido, aturdieron".

"Se han pasado dos o tres años diciendo una cantidad de cosas que, lentamente, chocaron con la realidad", concluyó el jefe del Estado.

Comentarios