Edición Impresa
Viernes 28 de Diciembre de 2007

Lunita rosarina

Los que la caminan hace años o décadas (el automóvil no vale) saben que la noche es un mar. Quienes navegan en sus aguas conocen bien el valor de los puertos. Los puertos son pocos. Son cada vez menos...

Los que la caminan hace años o décadas (el automóvil no vale) saben que la noche es un mar. Quienes navegan en sus aguas conocen bien el valor de los puertos. Los puertos son pocos. Son cada vez menos.
   El tiempo es implacable. Barre con las personas y también con los lugares. Y entonces, quienes vivieron otra época pierden las referencias físicas, se quedan sin paisaje. A veces, no saben ni siquiera dónde están: su ciudad, la que ellos anduvieron, ya no existe. Excepto en la memoria.
   Por eso tienen tanto valor los sitios que sobreviven, los viejos puertos que siguen abiertos a las naves de altura y también a los botecitos, a las balsas, a los náufragos. Por calle Tucumán entre San Martín y avenida Belgrano se abre, invicto, uno de esos puertos del pasado, que continúa siendo refugio de los veteranos y también es irresistible imán para los jóvenes. Se llamó, allá a principios de los ochenta, San Telmo. Después pasó a ser Luna.
   El jueves pasado Luna cumplió un cuarto de siglo. Veinticinco años de copas y de música y de encuentros y de noches largas que trepaban sigilosas a buscar su madrugada. Varias generaciones de rosarinos conocen bien su patio con el árbol (un ficus benjamina) abierto en el centro con sus ramas tentaculares apuntando al cielo oscuro. Y caminan de memoria por su estructura en ele, bajan también de memoria su escalera aunque el alcohol ingerido no ayude a la estabilidad del cuerpo ni a la fortaleza del alma.
   Tantas cosas han pasado en Luna. Seguirán pasando en Luna si tenemos suerte.
   Muchos amores han nacido bajo su techo. De los eternos, de los breves, de los imposibles.
   Y miles de amistades se han forjado entre sus muros viejos, entre guiño y guiño, entre copa y copa.
   El jueves, los fieles volvimos al templo.
   Una vez más.

Comentarios