El Mundo
Jueves 07 de Julio de 2016

Lula presenta un recurso para cambiar de juez

La defensa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva solicitó que el polémico juez Sergio Moro, que atiende el caso que implica al ex mandatario brasileño por corrupción, sea apartado al considerar que el magistrado mostró falta de imparcialidad en su actuación.

La defensa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva solicitó que el polémico juez Sergio Moro, que atiende el caso que implica al ex mandatario brasileño por corrupción, sea apartado al considerar que el magistrado mostró falta de imparcialidad en su actuación. Moro, el principal responsable de la investigación en torno al escándalo en Petrobras, es el encargado de juzgar las causas que pretenden establecer si Lula incurrió en los delitos de ocultación de patrimonio, lavado de dinero y falsificación de documentos. Los abogados de Lula pidieron ante la Justicia que Moro, con fama de implacable y criticado por muchos que consideran que está actuando con saña contra Lula y la presidenta suspendida, admita que fue "parcial" a la hora de analizar el caso del ex presidente, uno de los líderes más carismáticos de Brasil y posible candidato para las elecciones de 2018.

   La defensa del ex jefe de Estado apoya su solicitud en unos supuestos "actos arbitrarios" realizados por el juez, entre los que cita la autorización de Moro para divulgar unas grabaciones que Lula mantuvo con diferentes aliados políticos, entre ellos Rousseff.


Sin fueros. En uno de los audios, divulgados un día antes de que Lula fuera nombrado ministro, Rousseff sugiere que le otorga el cargo en su gabinete con el fin de que pueda obtener el fuero privilegiado y huir así de las garras del propio Moro. Los abogados también se refieren al pedido de conducción coercitiva contra Lula el pasado marzo, cuando Moro envió a la policía al domicilio del ex gobernante para que lo escoltaran hasta una comisaría. "Los abogados aclaran que Lula no teme ser investigado ni juzgado por cualquier juez: quiere Justicia y un juicio imparcial, sólo eso", dijo su defensa en un comunicado.

   Las causas contra Lula estaban inicialmente en manos de Moro, pero pasaron a la Corte Suprema una vez que el carismático líder político fue nombrado ministro del gabinete de Rousseff, que fue suspendida de sus funciones el pasado 12 de mayo para responder a un controvertido juicio de destitución. La decisión de reenviar el caso al despacho de Moro fue tomada por el magistrado Teori Zavascki, uno de los once miembros de la Corte Suprema, debido a que Lula carece ahora de fueros que le habrían garantizado ser juzgado por ese tribunal. La crisis abierta se ha arrastrado desde su comienzo, hace meses, sin visos de que vaya a cerrarse pronto. Lula dijo varias veces que dejaría el partido si se demuestra algunos de los cargos que pesan sobre él. Su imagen, que alcanzó picos de popularidad muy altas en los años de bonanza, se encuentra ahora con un fuerte rechazo. La investigación es uno de los numerosos frentes que el PT y el gobierno de Dilma tienen abierto en medio de un constante clima de inestabilidad.

Comentarios