Escenario
Sábado 11 de Febrero de 2017

Luis Rubio aseguró que "la televisión es el Titanic que se está hundiendo"

El actor rosarino Luis Rubio arrasa con su obra en la temporada teatral local. El creador de Eber Ludueña celebra su gran momento y dispara contra la TV.

Mordaz y autogestivo. Luis Rubio sí que sabe ahondar en aquellas cuestiones cotidianas que, para el ciudadano promedio, parecen comunes, pero que para el actor son hechos acuciantes. Y si no que lo diga él mismo: "Todo el mundo padece un 0800, los llamados de un call center o el auto corrector del celular". Y sentencia: "Y por supuesto de la enorme amenaza del teléfono fijo". Ganador de cinco premios Martín Fierro por su labor cómica y humorística en programas como "Demoliendo Teles", "El ojo crítico", "El puntapié final" y "Mar de fondo", que marcó su consagración con su excéntrico personaje de Eber Ludueña, Rubio se anima a decir que está en su mejor momento. No es para menos: éste es el tercer año que elige hacer temporada en Rosario, su ciudad natal. En 2014 fue con "Pei per viú", en 2015 con "Falso Vivo" y ahora con "Soliloquios", una selección de monólogos en vivo, sin máscaras, sin accesorios, resaltando la creatividad y la impronta que lo caracteriza. La obra, que forma parte del ciclo "Un verano fresquito", se puede hoy y todos los sábados de febrero, a las 21.30, en el teatro La Comedia.

   Además, el actor se encuentra preparando la segunda temporada de su programa "TV or not TV", emitido por la señal TBS y a mitad de este año, estrenará otro programa, "La comedia no se mancha", del que participarán famosos jugadores de fútbol, pero desde el rol de monologuistas. Toda una novedad en el mundo del deporte, y del arte también. Es que para Rubio se trata de crear todo el tiempo y asegura que para él la prioridad es la generación de contenidos. El actor confesó que en la televisión actual ya no hay un lugar para el humor: "Antes había proyectos en los que participé como "Caiga quien caiga" o "Cha cha cha", y hoy eso ya no se ve en los medios tradicionales, sino que lo hace un youtuber. Hay humor, pero hay que buscarlo en otro lado".

 —En "Soliloquios" dejás de lado tus famosos personajes de Eber Ludueña, Claudio Buljubasich y Brian Colusso para enfrentar al público solo y a cara lavada...¿Cómo tomaste esa decisión?

   —El desafío era hacer un stand up a cara lavada. Todo surgió porque Coco Sily me dijo que le gustaría verme haciendo un show solo, sin personajes, y me quedó picando ese comentario. Así que dije, ¿por qué no? y empecé a hacerlo en Capital con un formato con invitados. En Buenos Aires el show era más breve porque lo hacía en un pub. Pero en La Comedia, al ser un teatro, lo hago extendido con invitados relacionados al mundo del stand up, colegas, monologuistas. Estuvo el Mago Rebo, va a ir Martín Rocco, Gerardo Freideles o algún instagramer famoso. Hoy va a ir el Belga Christophe. Es gente que admiro, que me hace reír y que invito a compartir el escenario. Vamos articulando monólogos míos con los de los invitados.

   —¿En qué temas se centran los monólogos?

    —Casi todo tiene que ver con la experiencia de usuario que vivimos en estos tiempos. Cuestiones relacionadas con el celular, los call center, los trámites bancarios... todos problemas que agobian al hombre contemporáneo. Trato de escribir sobre temas que abarquen a la mayor cantidad de gente posible. Todo el mundo padece un 0800, los llamados de un call center, un auto corrector o la falta de batería en el celular. Y por supuesto hablo de la enorme acuciante amenaza del teléfono fijo.

   —El año pasado estrenaste tu ciclo televisivo a la medianoche, con "TV or not TV", en la pantalla de TBS, en el que hacías un mix de tus personajes más populares, ¿este año va a continuar? ¿Qué proyectos de tevé se vienen?

   —Sí, ya estamos editando la segunda temporada que saldrá a mitad de año. Y también estamos preparando otro programa, "La comedia no se mancha" que también saldrá en TBS, en el que jugadores de fútbol cuentan historias y anécdotas. Es un gran desafío, así que me estoy reuniendo con jugadores y ex jugadores para "coachearlos" y que puedan hacer este laburo. Mi rol, además de ser el creador y productor, es de "host", de maestro de ceremonia. Además, voy a hacer una gira con esta obra por el interior. Y tengo otro proyecto para hacer un programa en el canal provincial. También voy a hacer una participación en la nueva película de Luis María Listorti y Peter Alfonso. Me encanta el cine.

   —¿Qué condiciones ponés a la hora de comenzar un nuevo proyecto?

   —En la tele trato de elegir proyectos humorísticos. Es como ser un músico sesionista; tengo amigos actores que los llaman para un proyecto y ellos se suman. En cambio yo soy más autogestivo, priorizo tener injerencia en los contenidos.

   —Tus comienzos fueron en el programa "Propuesta joven" en 1990, que marcó un antes y un después en el género humorístico en la televisión local... ¿qué balance hacés desde ese momento hasta ahora como artista? ¿Hay espacio para el humor en la tevé actual? ¿O hay que adaptarse a los nuevos formatos?

   —Me siento más seguro y relajado en lo que hago, ya no necesito estar demostrando. Creí que a esta altura de mi vida iba a tener ciertos espacios en la televisión que están destinados a otra cosa, y no para los que hacemos humor. Soy yo el que me hago los espacios porque soy muy inquieto. Antes era más salvaje, cuando entré a radio Mitre decía cualquier cosa, ahora estoy más prudente (risas). Creo que estoy en un muy buen momento, probando cosas nuevas y con muchos proyectos por delante. Hoy no hay espacio para el humor en los medios tradicionales, ahora el humor está en otro lugares, en Instagram, en Whatsapp. Hoy la tele no tiene humor, está en otro negocio; en operar políticamente y lograr productos baratos que vea todo el mundo. La televisión es el Titanic que se está hundiendo y los músicos siguen tocando arriba pero con programas muy repetidos. No hay búsqueda ni ideas. Hoy la tele no puede bancar un proyecto. Antes había proyectos en los que estuve como "Caiga quien caiga" o "Cha cha cha", y hoy no está en a tele, ya no están en los medios tradicionales, sino que lo hace, por ejemplo, un youtuber. O sea, hay humor, pero hay que buscarlo en otro lado.

Comentarios