Jubilaciones
Sábado 14 de Enero de 2017

Los viejos jóvenes

Es viejo: "Para vos no pasan los años; se te quedan todos en la cara", pero sigue causando gracia.

Es viejo: "Para vos no pasan los años; se te quedan todos en la cara", pero sigue causando gracia. No es algo nuevo, empezó hace un par de décadas por una mera cuestión de mercado, ¿por qué no seguir vendiéndoles jeans, remeras y slips a los mayores de 60; qué les impide acceder a cruceros, motos, autos, tratamientos de belleza, cutis tersos y dientes blancos? El objetivo (target en idioma marketinero) estaba _está_ dirigido a esa porción que tiene buenas jubilaciones y que son pasibles de ser metidos en una extensión de esa sociedad de consumo a la que no le cuesta nada olvidarse de que el cuerpo humano tiene fecha de vencimiento.

Pero de la ropa, de la apariencia (del look) se pasó a una cosa integral. Así aparecen bronceados y musculosos tipos que se pusieron de novios con la hija de la hija (algo así como "él 74, ella 27", fórmula de las revistas del corazón) y tan rampantes se muestran en barcos o viajes de placer. Y hasta ellos mismos se sorprenden de ser referentes de una tendencia. Hasta el Papa tiene un amigo así. También hace furor por estos días un modelo oriental de más de 80 años que gasta las pasarelas europeas con glamour salvaje.

¿Está bien o no? Es fantástico.

Es la derrota de la biología, como muestran atletas longevos que se ejercitan y viven todos sus años con plenitud, valiéndose de su tesón y voluntad para superarse a pesar de los obstáculos que le agrandan los años.

Prescindiendo de banalidades y poses, la esencia común es que esos viejos jóvenes ponen de manifiesto una cuestión singular, una fenomenal alegría de vivir.


Comentarios