Edición Impresa
Viernes 01 de Noviembre de 2013

Los técnicos suelen ver entrelíneas

Los entrenadores observan cosas invisibles para el resto de los mortales...

Los entrenadores observan cosas invisibles para el resto de los mortales. De hecho, tienen la obligación de encontrar argumentos para justificar y justificarse. Sus decisiones casi nunca responden a la vista de todos. Suelen remitirse a lo que ellos observan. Y muchas veces no coinciden con la opinión general. También es cierto que están los que juegan para la tribuna. Pero sus ciclos suelen durar menos que un suspiro. Y los tercos, condición esencial para ser entrenador.

Más específico y con nombres y apellidos. Fabián Muñoz le entrega al funcionamiento de Newell’s un aporte que Alfredo Berti considera muy valioso. El análisis llano del rendimiento del delantero, sólo califica su relación con el arco de enfrente, que hasta ahora es francamente deficitaria. Pero el técnico cree que su rendimiento es el que el conjunto necesita y lo ratifica como titular.

Las comparaciones suelen ser fastidiosas, pero en algún punto lo que ocurre recuerda a la situación que se observó en Central durante la última temporada en la B Nacional, cuando Miguel Angel Russo ratificaba fecha tras fecha a Javier Toledo entre los once. Es cierto que gran parte de la convicción del técnico está sostenida por los resultados y que no existe premisa que resista a la falta de victorias. Pero aquel margen que tenía Russo es el mismo que tiene hoy Berti. Que cree que Muñoz es más importante que los goles que falle.

Comentarios