Edición Impresa
Jueves 15 de Diciembre de 2011

Los sonidos del silencio

El silencio dice muchas cosas. Esta gestión produjo una realidad futbolística tan precaria que condiciona su presente político. La sucesión de desaciertos la encerraron en su laberinto

El silencio dice muchas cosas. Esta gestión produjo una realidad futbolística tan precaria que condiciona su presente político. La sucesión de desaciertos la encerraron en su laberinto. Contrataciones erróneas, ventas apuradas, decisiones espasmódicas, búsquedas frenéticas, cartas groseras, conferencias estériles, confrontaciones por doquier y el silencio conformaron esta situación lamentable y triste. No es mala suerte la llegada de jugadores sin condiciones, la devaluación del plantel, la exposición de los entrenadores referentes y la falta de autoridad para evitar que le diezmaran su propio gabinete. Pero los errores siguen. Se repiten.

Prescindieron de Torrente sin contar con un sucesor y hoy desgastaron a Cagna sin la garantía de que Martino aceptará, porque si hoy no firma Ré para contar con un cupo de tres refuerzos, la hipotética llegada del Tata peligra. Por eso no confirmaron anoche lo que directivos avisaban un día antes, la salida del actual DT. Y esto sin profundizar la desprolija acción en pos de contar con el Colorado, porque si el defensor no firma, no habrá tercer refuerzo.

Si esta comisión no resuelve esta encrucijada futbolística, terminará en una crisis política, la que deberá ser resuelta de una sola manera: con más democracia.

Comentarios