Economía
Viernes 07 de Octubre de 2016

Los sindicatos industriales de la región se unen para enfrentar la crisis de empleo

En la sede de la UOM crearon una asociación de gremios del sector fabril. Denuncian un aumento de los despidos en todos los sectores

Más de treinta gremios industriales de la región se unieron oficialmente para enfrentar la "profunda crisis" que atraviesa el sector manufacturero como consecuencia de la política económica. Recesión, importación, tarifazo e inflación fueron señaladas por los dirigentes reunidos ayer en la sede la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) como las causas de una situación dramática en materia de desocupación y poder adquisitivo. "Si esto sigue así, a fin de año la situación se va a poner muy fea", advirtió Antonio Donello, secretario general de los metalúrgicos.

Metalúrgicos, mecánicos, madereros, obreros del calzado, entre otros, repasaron las penurias que atraviesan los trabajadores del sector industrial. Si bien la presión sobre el empleo fue constante durante todo el año, el panorama se agravó en el último mes, donde se contabilizaron informalmente unos 400 despidos. "En las empresas un poco más grandes, como las de la línea blanca, todavía se maneja la crisis con suspensiones o recorte de horas extras", señaló Donello, pero advirtió que "los pequeños talleres de siete u ocho obreros son los que están ahora cayendo directamente".

Los referentes que crearon ayer la Asociación Industrial Santafesina (AIS) señalaron que hay una pérdida de 4 a 5 empleos por día en el sector, a modo de goteo. "La situación es peor que en los 90, porque ahora además el mundo está en recesión y no ayuda a amortiguar el desastre de la economía nacional" señalaron.

Automotriz. Marcelo Barros, secretario general de Smata Rosario, sorprendió con un panorama complicado en la planta de General Motors en Alvear. La firma viene de realizar una millonaria inversión para fabricar el nuevo Cruze. Pero eso no fue obstáculo, dijo el gremialista, para que en un año se fueran cerca de mil empleados de la compañía a través de retiros voluntarios. Ese achique podría ser mayor: "En una semana se deja de fabricar el Corsa y en un mes el Agile, si la situación no cambia, en marzo van a sobrar 700 empleados en la planta", dijo.

El dirigente apuntó que las terminales automotrices están desbordadas en sus playones de autos importados de Brasil.

La apertura del mercado a los productos extranjeros "es una realidad y no una sensación", dijo César Aybar, secretario general del Sindicato Unido de Portuarios Argentinos (Supa), quien subrayó la paradoja de una mayor actividad en el puerto local pero en un solo sentido, el de la descarga. "Se proyecta un aumento en el tráfico de contenedores de 35 mil a 70 mil contenedores en 2017, está entrando de todo al país", dijo y advirtió que "está claro que tarde o temprano la desocupación que provoca esa apertura indiscriminada nos afectará a todos".

Desde el sindicato de los trabajadores del calzado se aseguró que ocho empresas del cluster del sector radicado en Acebal pidieron procedimientos preventivos de crisis. También expusieron sobre la situación de crisis social que se registra en Alcorta.

Mecánicos y metalúrgicos compartieron su preocupación por una crisis sectorial específica: la de la industria del Gas Natural Comprimido (GNC). Tras el aumento del precio del fluido, la colocación de equipos para ese combustible se frenó. "De cinco equipos por día, los talleres pasaron a colocar dos por mes", señaló Antonio Milici, secretario adjunto de Smata. Donello le sumó "el drama de los trabajadores de las empresas que fabrican los equipos, y luego abundaron sobre el efecto en toda la cadena, incluidos los trabajadores de las estaciones de servicio".

"Desde este año los trabajadores somos objeto de despidos, suspensiones y precarización", explicaron en un documento que suscribieron al crear la nueva asociación. Desde todos los sectores enfatizaron la necesidad de no repetir la experiencia de los años 90 y accionar frente al ajuste, ganando la calle junto a todas las organizaciones sindicales y sociales. "El sindicalismo cambió, hubo una renovación generacional y hay que volver a los orígenes, hay que dar pelea a esta situación", remarcaron.

Comentarios