Edición Impresa
Sábado 07 de Junio de 2014

"Los símbolos patrios deben ser transmitidos con naturalidad"

Los directores culturales del Monumento a la Bandera reflexionan sobre protocolo.

Cuando faltan pocos días para el comienzo del Mundial de Fútbol, que además coincide con varias celebraciones patrias, el fervor por la celeste y blanca se palpita en cada rincón del país. En estos momentos, donde resuena el eco de “somos todos argentinos”, y en la ciudad flamean miles de banderas y camisetas argentinas, Hernán Colautti y Miguel Carrillo, director y subdirector cultural del Monumento Nacional a la Bandera, reflexionan sobre los símbolos patrios que identifican a un país y representan su cultura e historia.

A más de doscientos años de la creación de la bandera, estos especialistas en protocolo dialogaron con La Capital sobre las costumbres y el entusiasmo de los más chicos, y también reconocieron el constante desafío que asumen las instituciones educativas en su tarea de transmitir identidad en una sociedad cada vez más globalizada.

“Con la misma naturalidad que una familia inculca sus tradiciones, se deben transmitir los símbolos patrios. Se trata de sentirlos como propios y vivenciarlos sin el acartonamiento de décadas anteriores”, destacan con una visión aggiornada de los rituales cívicos. “La bandera es el símbolo más popular que existe y cada vez que flamea participa de nuestra realidad”.

Protocolo escolar. Para estas fechas, los docentes se plantean cómo trabajar el tema en el aula y tener más certezas a la hora de armar el protocolo escolar. “Para la escuela no resulta sencillo enseñar los símbolos patrios, de todos modos debería trabajar mucho más la bandera como símbolo de identidad, por tratarse de una sociedad como la nuestra, hoy globalizada. No podemos mirarnos tanto en el espejo de lo extranjero, hay que animarse a valorar lo que tenemos y creer en un futuro común”, reflexiona Carrillo, especialista en emblemática.

“Los chicos se interesan por la bandera porque la consideran parte de su vida cotidiana y siempre descubren algo nuevo. En esto de enseñar a querer y respetar a la bandera, proyectos como Alta en el Cielo han forjado identidad y nacionalidad y motivado a las nuevas generaciones a conocer más acerca de los símbolos. Estos momentos son imborrables en la vida de un chico, sobre todo para quienes tienen la posibilidad de ser escolta o abanderado, y llevar la bandera nacional en los actos patrios”, continúa.

El ceremonial de la bandera es sin dudas la representación más trascendente de la identidad nacional. “Los actos protocolares deben ser breves pero sin perder solemnidad”, recomienda Carrillo dedicado a la vexilología, disciplina que estudia las banderas. También destaca que deben funcionar bajo una estructura común para que todos los sectores de la comunidad puedan participar y saber de qué se trata.

Dudas y certezas. Sin embargo, a la hora de llevar la bandera se comenten algunos errores. Los más frecuentes suceden cuando la corbata de la lanza se ata muy arriba o la bandera no descansa del lado derecho del abanderado o los escoltas no colocan su banda de derecha a izquierda. “Motivados por algunas de estas situaciones tan frecuentes, comenzamos a reunirnos y a dialogar con algunos docentes”, señalan. Estos encuentros derivaron en la necesidad de organizar un taller sobre el “Ceremonial de los símbolos patrios”, actividad que se realizó el mes pasado en la dirección del Monumento Nacional a la Bandera, y de la que participaron alrededor de doscientas personas.

Con perspectivas de organizar otro encuentro similar antes de fin de año, Colautti, director cultural del Monumento, asegura que además existen leyendas y creencias en torno a los símbolos. “Están quienes todavía cuestionan si la bandera lleva o no un sol, también si la lanza se usaba sólo en tiempos de guerra, o si un chico con discapacidad puede ser abanderado. Muchas personas incluso llaman para confirmar si es correcto, por ejemplo, que la ciudad se ornamente con banderas, en los días previos a las fechas patrias, una costumbre que está bien porque no es de protocolo”. También se generan dudas sobre el uso de las banderas de Santa Fe y de Rosario, y esto lo atribuyen a la inexistencia de una legislación provincial.

El fervor. “A diferencia de otros países, en la Argentina existe mucho amor y cultura de uso por los símbolos. Cuando hay un logro deportivo o alguna circunstancia política participativa, la gente toma la bandera que tiene en su casa porque sabe que es un símbolo de identidad social y emblema de nuestras tradiciones. Tenerla en nuestras manos significa también recordar a quienes dieron su vida por la emancipación del país, o lucharon en Malvinas. Ese cielo que nos cubre a todos hecho bandera es una imagen inclusiva, más allá de las diferencias”.

El especialista en emblemática cita el ejemplo de Chile, que sólo puede utilizar la bandera durante la semana patria, aunque después del terremoto esta costumbre se liberó bastante.

Promesa.Con el apoyo de la Secretaría de Cultura, la Dirección Cultural del Monumento Nacional a la Bandera convocó este año a más de 18 mil chicos que expresarán su promesa de lealtad a la bandera, en el Patio Cívico del Monumento. Del 10 al 14 de junio, estudiantes de cuarto grado de nivel primario llegarán de todas partes del país para ser parte de la ceremonia más representativa de la enseña patria. “Con excepción del evento que se realiza una vez al año sólo para alumnos de Rosario, esta celebración se organizó durante veinte años con grupos reducidos en la Sala de las Banderas y no tenía visibilidad para el resto de los ciudadanos. Por eso este año la invitación es el Patio Cívico y se extiende a los familiares y personas que deseen acompañar a los chicos en la promesa de lealtad a la bandera. La idea es que no sea sólo un acto escolar sino también un evento cultural y educativo”, resalta Hernán Colautti.

En el marco de esta gran puesta en escena, el martes 10 junio, a las 12, diferentes intervenciones artísticas y musicales acompañarán la presentación de la orquesta de niños del barrio Ludueña y la participación especial de Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale. Más información y asesoramiento: www.monumentoalabandera.gob.ar, o por correo a consultassobresimbolos@gmail.com

Comentarios