La ciudad
Lunes 30 de Mayo de 2016

Los servicios de cuidados intensivos ya trabajan "al límite" en Rosario por la gripe

Amra sostiene que "desde hace una semana no hay camas críticas" para niños ni adultos y tampoco en Neo y Coronarias.

En una polémica que se actualiza todos los inviernos, la disponibilidad de camas para pacientes críticos en Rosario ayer volvió a quedar bajo la lupa. Según la secretaria gremial de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra), Sandra Maiorana, "hace una semana que no hay camas de terapia intensiva en la ciudad, ni pediátricas ni para adultos, como tampoco en los servicios de Neonatología y Coronarias", lo que incluso obligó a derivar a una persona a Venado Tuerto. Una mirada más tranquilizadora fue la que aportó el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, quien afirmó que "es innegable la situación que muestra la cama crítica en un período como este, de alta demanda y máxima utilización", pero que no deja a ningún paciente "deambulando o sin atención". En lo que ambos coincidieron fue en que este año se adelantó la circulación de virus invernales, incluida la gripe A, y con ella la necesidad de plazas.

De hecho, el viernes pasado hubo una reunión entre funcionarios de Salud provinciales, municipales y del sector privado para "articular recursos" ante la "alta demanda por afecciones respiratorias".

El encuentro se convocó para analizar la situación epidemiológica en relación a la alta demanda por afecciones respiratorias y la consecuente organización de los servicios de salud, la optimización de camas críticas y el refuerzo de acuerdos para la atención de la gripe A.

A su término, Caruana destacó que desde hace años la salud pública y privada trabajan articuladamente, y sostuvo que el uso de camas críticas estaba hasta el momento "controlada" en todos los efectores y centros de salud.

Sin embargo, a las pocas horas Maiorana salió al cruce de esas afirmaciones al sostener que los médicos del sector público están "totalmente preocupados por la situación límite que se vive al no poder dar a los pacientes la atención que necesitan" y refirió verdaderos malabarismos para "ver cuándo se puede sacar a un paciente de cuidados intensivos de modo de poder ingresar a otro".

El déficit de plazas "en todos los sectores críticos" se vive hace una semana, dijo la dirigente, y criticó que los funcionarios "se la pasen de reunión en reunión hablando de articulación dentro la red, cuando la realidad es que nadie pone más camas".

Obviamente Caruana no estuvo de acuerdo, aun cuando reconoció que en esta época siempre se tiene una "alta demanda" por enfermedades respiratorias. Necesidad que desde hace unos cuatro años se cubre por derivación al sector privado, con el que se "trabaja en conjunto".

El funcionario también dijo que la "cama crítica" se está usando "al máximo", pero "de ninguna manera quedan pacientes deambulando por las calles en ambulancia", ya que incluso en una situación de emergencia se puede "hacer un soporte en guardia con equipamiento y personal capacitado" en cuidados intensivos, aseguró.

El titular de Clínicas y Sanatorios, Eduardo Javkin, le dio la razón. "Tenemos una situación severa, pero hasta el momento sin situaciones gravísimas para atender a los pacientes", afirmó. Aun así, sostuvo que, exacerbado por los cuadros invernales, en Rosario "faltan camas de terapia intensiva pediátrica y de Neonatología".

También contó que aunque el sector público le derive unos 9 ó 10 pacientes para terapia intensiva al día, el privado sólo puede internar a unos 3 o 4. Un problema que igualmente se resuelve en horas por la alta rotación que tiene el servicio.

Comentarios