Edición Impresa
Sábado 26 de Abril de 2014

Los proveedores de la industria lechera en alerta

Desde la cámara que agrupa a las pymes del sector advierten sobre una caída del mercado interno y mucha competencia externa.

Las pymes regionales que fabrican insumos para la industria lechera atraviesan un momento dificil con pérdida de mercados externos por un lado, y una disminución fuerte del poder de compra de los productores lecheros locales por el otro.

Así lo plantearon desde la Cámara Argentina de Fabricantes y Proveedores de Equipamientos, Insumos y Servicios para la Cadena Láctea (Cafypel), entidad que nuclea a una amplia mayoría de los proveedores de la cadena láctea del país.

"Es preocupante la situación actual de la lechería donde el principal perjudicado es el productor primario, lo que acarrea una notable disminución en las ventas de los socios de la Cámara y serias dificultades en la cadena de pago", aseguraron desde esa entidad sectorial.

Héctor Solari, dueño de Ordeñadoras Omega y uno de los fundadores de la Cámara, señaló que la perspectiva para este año del sector que representa es "complicada", ya que al efecto arrastre de la pérdida de competitividad por el atraso cambiario que padecieron hasta principios de año se suma la situación de los productores de leche.

"Estamos bastantes complicados ya que las ventas de maquinarias se mueven muy poco y los repuestos se restringen también, el productor está muy ajustado y cada vez invierte menos", señaló.

Solari agregó que la paridad cambiaria sostenida por el gobierno hasta la devaluación los perjudicó ya que las subas en dólares de sus productos los hizo perder mercados internacionales frente a nuevos fabricantes más económicos como ocurre con España, Italia, India y Turquía.

"La realidad es que la devaluación gradual de los últimos meses permite pensar en mejores perspectivas para el rubro nuestro y estamos pensando en la posibilidad de volver a tener competitividad afuera, pero llevará tiempo", sintetizó. A esto se le suma una situación que empeora todavía más el escenario, y que es el frente interno: "Eso es lo que más nos complica", señaló Solari.

Los referentes del sector subrayaron que si se analizan los precios de salida de planchada de fábrica de la industria en general, es posible un aumento del litro de leche pagado al productor primario del orden del 15 al 20 por ciento "sin necesidad del traslado de este incremento al consumidor".

"Es preciso destacar que es necesario y urgente que el sector industrial dé señales claras en el precio de la materia que remite el productor, para que los mismos reviertan la tendencia actual de disminución de inversiones tanto en bienes de capital como en alimentación y genética", enfatizaron desde esa entidad.

En este punto, desde la Cafypel desestimaron que el no aumento del precio del litro de leche pagado al productor sea una consecuencia de las dificultades para exportar de las grandes industrias del sector.

Para darle sustento a esto la Cámara retomó la información suministrada desde la Subsecretaría de Lechería del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que señala que durante el primer trimestre de este año las exportaciones de productos lácteos crecieron un 19,07 por ciento respecto a igual período de 2013, con 89.876 toneladas de envíos externos contra 75.480 un año antes.

También indicaron que esa mejora de volúmenes vendidos al exterior se tradujo en un mayor ingreso de dólares para los exportadores, que entre enero y marzo de este año ingresaron 408.033 millones, contra 263.443 millones para el primer trimestre de 2013.

"Hay que tener en cuenta que hubo un incremento de exportaciones, precios e ingreso de divisas el primer trimestre de este año con respecto a igual período de 2013", dijeron desde la entidad.

Hay que sumarle a estos datos el efecto de la devaluación del peso de principios de año, que le sumó competitividad a todos los sectores que exportan en líneas generales.

En una reunión que los referentes de la Cafypel mantuvieron con el subsecretario de Lechería Arturo Videla, desde el sector comunicaron su preocupación por las dificultades que tienen las pymes lecheras para la obtención de créditos que les permitan invertir en bienes de capital.

En este punto y tras el planteo de algunas dificultades que existen para la importación de productos esenciales que requiere el sector y que no se fabrican en el país, tanto desde esa cartera como desde la Cámara coincidieron en la importancia de armar un plan estratégico para la sustitución gradual de importaciones.

"Esto en muchos aspectos ya fue puesto en marcha, pero requiere de algunos productos que en el país no se producen ni hay condiciones para hacerlo", informaron desde esa entidad gremial.

Comentarios