Edición Impresa
Sábado 08 de Marzo de 2014

Los precios de la soja subieron por una mayor demanda global

Los precios de la soja transitaron otra semana de alzas firmes tanto en el mercado de referencia como en el Disponible rosarino, ante una baja en las estimaciones de cosecha sudamericana...

Los precios de la soja transitaron otra semana de alzas firmes tanto en el mercado de referencia como en el Disponible rosarino, ante una baja en las estimaciones de cosecha sudamericana realizada por consultoras internacionales.

Brasil afronta lluvias que complican las labores de recolección, y no llegaría a los 90 millones de toneladas de oleaginosa que estimaban las consultoras especializadas.

También se conoció esta semana un informe de Oil World que pronostica que Argentina producirá 53 millones de toneladas, menos de lo que anunció la presidenta Cristina Fernández (55 millones) en su alocución en el Congreso hace una semana atrás.

"Venimos observando semana a semana alzas realmente sorprendentes en el nivel general de precios de la soja. Esto está relacionado con una demanda que explotó más fuerte todavía de lo pensado, y que está minando las existencias de EE.UU, ya que temporalmente no están disponibles todavía los granos de Sudamérica en cantidad suficiente", señala el último informe difundido por Austral Agroperspectivas.

Por el lado de la producción, el reporte GEA que elabora cada semana la Bolsa de Comercio de Rosario subraya que el rinde de soja de la región núcleo "superaría holgadamente el promedio de los últimos cinco años", aunque también "podría caer fuertemente si siguen las lluvias y se desmadran las enfermedades".

"A pesar de los problemas, se considera como muy buena la campaña de soja en la región núcleo. El rinde promedio de los últimos cinco ciclos de soja de primera marca una media de 32 quintales por hectárea, y esta vez se espera superarlo con 36 qq/ha".

Sur de la provincia. El GEA informó que durante los últimos días "se reanudaron los controles y el descenso de la temperatura indicaría una mejora del clima".

Eso calmó las orugas, y es mancha marrón la enfermedad más nombrada ahora.

Pese a las condiciones extremas del verano, el maíz tardío y de segunda mantiene su potencial en 80 a 90 qq/ha. No tan auspicioso en rindes, el maíz de primera se aproxima a la cosecha.

Intercalada con algunas lluvias y lloviznas, la semana presentó días de sol que fueron claves para hacer controles de plagas y enfermedades.

Se monitoreó intensamente los lotes de soja, y se observa que mancha marrón (Septoria glycines) protagoniza la escena.

"Las zonas que ocupan las posiciones bajas del relieve están muy comprometidas con podredumbres de raíz y tallo, y se encendió la alerta por la aparición de roya en cultivares susceptibles".

Por otro lado, la disminución de temperatura contribuyó a bajar la actividad de las orugas. Las chinches se mantienen al margen y no pasan los umbrales de control.

Respecto al rinde esperado para la soja, puede llegar a ser óptimo, aunque el trabajo destaca que "la verdad surgirá en la cosecha porque es una campaña muy compleja y, de no llegar a controlarse efectivamente los actuales problemas, la productividad puede disminuir significativamente".

Olas de calor, malezas imposibles de erradicar, ataques severos de bolillera, excesos hídricos y baja radiación, junto con enfermedades proliferando en un ambiente tan húmedo, podrían repercutir en la fotosíntesis y limitar el buen llenado de granos.

La soja de segunda inicia el llenado con condiciones fisiológicas muy buenas. Los rindes esperados están por debajo de los de primera en 7 a 10 quintales.

El maíz tardío y de segunda se encuentra en floración e inicio de llenado.

Su potencial de rinde sigue firme en 80 a 90 qq/ha. Sin factores limitantes, la radiación sería la objeción a este potencial.

Hay híbridos que rompieron su resistencia a cogollero. En el norte bonaerense y el este cordobés la cosecha de la siembras de primera comenzaría dentro de 15 días. En otras zonas, comenzará en cuanto las condiciones climáticas lo permitan.

Norte de Santa Fe. Las estimaciones agrícolas elaboradas semanalmente por la Bolsa santafesina resaltan las consecuencias de un febrero húmedo, que derivó en enfermedades, encharcamientos, anegamientos, pérdidas de cosechas "condicionan los cultivares de la campaña 2013/2014".

El fin de febrero y el comienzo de marzo estuvieron marcados por nuevas precipitaciones e inestabilidad climática en toda el área de estudio.

"Precipitaciones, puntuales caída de granizo (sin consecuencias en los cultivos), porcentaje de humedad ambiente de medio a elevado, días soleados, temperaturas de medias a altas, y registros pluviométricos que fluctuaron entre 10 y 90 milímetros, crearon condiciones muy variadas y dispares para las actividades en la semana".

Los procesos de cosecha en girasol (finalización) y maíz de primera están atrasados y con dificultades (alto porcentaje de humedad de grano y condición de piso), al igual que las tareas de seguimiento, control y aplicaciones en soja (primera y segunda), ante la presencia de ataques de orugas y enfermedades de fin de ciclo.

Los cultivares implantados continúan reflejando buenos a muy buenos estados, alentando buenas perspectivas para el futuro de los mismos en esta campaña 2013/2014.

En el área arrocera (departamento Garay y departamento San Javier), días soleados y disminución de los porcentajes de humedad, permitieron avanzar con el proceso de cosecha que había comenzado, pero nuevamente la inestabilidad y las precipitaciones frenaron el mismo.

Muy lentamente el proceso de cosecha en los maíces de primera (grano comercial) se ha reactivado; días soleados permitieron una disminución del porcentaje de humedad de grano y así avanzar con la misma.

Pero nuevas condiciones de inestabilidad, precipitaciones, elevada humedad relativa ambiente y condición de piso, hicieron que se detuviera nuevamente el mismo.

Los rendimientos promedios obtenidos de los pocos lotes cosechados es de 65 a 70 qq/ha.

Por el porcentaje de humedad relativa ambiente y la secuencia de precipitaciones registradas en todo el mes de febrero presentan alta humedad de grano y dificultad de piso.

Comentarios