Edición Impresa
Miércoles 28 de Abril de 2010

Los padrinazgos

El lunes por la tarde me llegó por correo electrónico un parte de prensa de la concejala socialista Viviana Foresi que difunde su propuesta de crear un Programa Municipal de Padrinazgos de Plazas, Parques y Espacios Verdes de Rosario.  En verdad, en Rosario ya existe una ordenanza en tal sentido, pero pese a esto son muy escasos los espacios públicos que actualmente se encuentran bajo el régimen de padrinazgo. ¿Por qué?... 

El lunes por la tarde me llegó por correo electrónico un parte de prensa de la concejala socialista Viviana Foresi que difunde su propuesta de crear un Programa Municipal de Padrinazgos de Plazas, Parques y Espacios Verdes de Rosario. El objetivo de la iniciativa es promover y concretar convenios de colaboración entre la Municipalidad y actores de la sociedad civil, con el fin de mantener el estado óptimo de esos ámbitos.

La iniciativa desde ya que no es novedosa (cientos de ciudades del mundo la tienen). Y en verdad en Rosario ya existe una ordenanza en tal sentido (seguramente este proyecto busca mejorarla). Pero pese a esto son muy escasos los espacios públicos de la ciudad que actualmente se encuentran bajo el régimen de padrinazgo (Telefónica apadrinó en su momento la plaza Pringles, ¿qué pasó?). Es que elaborar ordenanzas es una tarea importante, pero de nada sirven si después no se realiza una buena gestión de las mismas (aplicarlas y hacerlas cumplir). Así, el municipio tiene apiladas cientos de ordenanzas que nunca se implementaron o se implementaron a medias.

En este caso puntual, el fracaso está asegurado si un funcionario no encarna la iniciativa con un fuerte respaldo político del intendente y sólo se remite a esperar en su despacho que alguna empresa toque la puerta para ofrecerse como padrino de una plaza. Hoy está en boga el concepto de “responsabilidad social empresaria”. Según la teoría, “se llaman empresas socialmente responsables cuando las actividades que realiza se orientan a la satisfacción de las necesidades y expectativas de sus miembros, de la sociedad y de quienes se benefician de su actividad comercial, así como también, al cuidado y preservación del entorno”. Sin embargo, a la hora de los hechos la gran mayoría de las empresas no asume responsabilidades con su entorno si no son motivadas para hacerlo.

Seguramente, muchas empresas apadrinarían espacios públicos en Rosario, pero para ello los funcionarios municipales tendrían que comprometerse con la iniciativa, e ir a buscar personalmente a esta firmas para que se convenzan del beneficio de mostrarse comprometidas con la ciudad. Estoy seguro que los hipermercados que operan en la ciudad, los bancos, shoppings y las grandes empresas agropecuarias, comerciales, industriales y constructoras tienen la capacidad económica y están interesadas en el porvenir de nuestra ciudad. Por ello, podrían asumir sin problemas el compromiso de mantener espacios verdes para el embellecimiento de la ciudad.
Todas las acciones positivas que se traduzcan en mejorar la calidad de vida, en alcanzar la equidad y en reducir la exclusión siempre son bienvenidas.
 

Comentarios